jueves, 23 de agosto de 2007

MIL DISCULPAS

Soy un impresentable. Cambio el aspecto del blog cuando quiero, hay días en los que no publico nada; sin embargo otros, hay tantas entradas que no da tiempo a leerlo . He cambiado mi nombre e incluso he pensado cerrar mi blog.
Y, ahora viene lo peor, mañana me cortan el teléfono por impago. No podré conectarme a Internet. Espero poder hacer frente a la factura y regresar en octubre… ya veremos (acepto aportaciones sobre cómo puedo hacer frente a mis deudas)

MIL DISCULPAS.

Gracias por vuestras lecturas. Gracias por vuestros, siempre bienvenidos, comentarios.

miércoles, 22 de agosto de 2007


NADA COMO EL SILENCIO

COSTA QUEBRADA


Durante los días que estuve en Santander, cercanos temporalmente y a la vez muy lejanos -han pasado tantas cosas desde entonces-, me acostaba muy tarde y era despertado a primera hora por los cantos ensordecedores que provocan los jilgueros. Mi habitación es una buhardilla. Al lado de uno de los “velux” hay un gran árbol. Desde ahí los pájaros se desplazan al ventanal y caminan por el cristal produciendo un ruido que me despierta y ya no puedo conciliar el sueño.

Una de esas mañanas recorrí en bici toda la Costa Quebrada (Situada al Oeste de Santander con alineación SO/NE, esta costa, catalogada en el Inventario de Puntos de Interés Geológico del IGME (Instituto Geológico y Minero de España) e incluida en los LIC (Lugares de Interés Comunitario), se extiende desde la isla de la Virgen del Mar, patrona de Santander, hasta los arenales de Canallave y Valdearenas, en el Parque Natural de las Dunas de Liendres), desde Corbán hasta la desembocadura del Río Pas, entre Liencres y Mogro. Estuvimos pasmándonos de la destrucción del entorno de la costa. Las urbanizaciones, la mayoría de dudoso gusto, aparecen como champiñones. Hay una vista desde Portío hacía Cerrias que es lacerante, hace temblar y también jurar. Recuerdo la belleza natural de ese paisaje ahora desolado por las fauces especulativas.

Después de pedalear sosegadamente por el pinar de las Dunas de Liencres, un interior espectacularmente bello, nos desviamos hacia Prezanes para contemplar la crueldad a la que han sometido el alto del Cuco. Es de juzgado de guardia. Según ARCA “esta urbanización es sin duda el más grave atentado paisajístico y ambiental que se está cometiendo en el litoral de Cantabria y responde al modelo de especulación salvaje que promueve el Ayuntamiento de Piélagos y que ya ha cosechado cuatro sentencias de demolición en Liencres. Recordemos que la primera redacción del POL protegía toda la zona como Área de Interés Paisajístico, pero el Ayuntamiento maniobró para evitarlo durante el periodo de tramitación del Plan. Además la construcción de la urbanización supondría la destrucción de los restos arqueológicos situados en el Alto del Cuco, formados por fortificaciones y trincheras de la guerra civil española, los cuales poseen un gran valor histórico, hasta el punto de que las citadas estructuras militares han merecido la incoación por la Consejería de Cultura de un expediente para su catalogación como Bien de Interés Local, protegiendo su entorno al amparo de la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria”.

“Cantabria Infinita”, curiosamente, avanza cada vez más rápido hacía la destrucción, mientras su Presidente hace el ridículo delante de las cámaras nacionales. Desgraciadamente en estos y otros emplazamientos similares, dentro de muy poco tiempo, no existirán lugares verdes. Aquí todo es sometido a la dictadura inquebrantable de los promotores con el consentimiento de las corruptas corporaciones municipales. Cambian cemento por espacios verdes. Cantabria no merece este desaguisado. Apostemos por aportar soluciones - mañana puede ser muy tarde-. Una de ellas es que se haga justicia, pero eso es otro cantar.

DE SIR JOHN MORE, PARA SIR JOHN MORE. GRACIAS


Está la verdad en eso que sucede todos los días, en los acontecimientos cotidianos, en la mezquindad y carencia de la vida de la inmensa mayoría de los hombres, o reside la verdad en el sueño que nos es dado para huir de nuestra triste condición? ¿Cómo se elevó el hombre en su caminata por el mundo: a través del día a día de miserias y vulgaridades, o por el libre sueño sin fronteras ni limitaciones? (Jorge Amado)

martes, 21 de agosto de 2007

MALESTAR GENERAL


Llevo varios días raro. Es cómo si regresase de un viaje trasoceánico y necesitara acostumbrarme al nuevo horario. Siento un malestar general que me atrofia las extremidades. Tengo décimas de fiebre y a media noche me despierto para no volver a retomar el sueño. Pero la única novedad, desde mi anterior destino, es que ahora estoy algo más de mil metros más alto. Algo bastante normal, soy viajero empedernido. Durante estas noches de desasosiego he pensado destruir mi blog. He tenido la sensación de que lo que escribo no tiene ningún interés, aunque soy consciente que cuando llegue el otoño me hará mucha compañía, estaré inmerso en una endemoniada soledad y será buen recurso para recuperar sensaciones placenteras.

No he ido a trabajar. Ahora no hay excesivo trabajo y pueden perfectamente pasar sin mí. Me he duchado y me he contemplado en el espejo del baño. La primavera ha sido demodelora conmigo y estoy recuperándome, engordé tres kilos y voy reparándome deprisa. Ya prácticamente estoy al ochenta por ciento de mi normalidad y he recuperado mi musculatura.

Dentro de tres días comenzaré mis vacaciones más extensas y eso me produce cierto placer. Estoy preparando algunos objetos que me van a acompañar, libros por leer y algunos discos, entre los que no faltaran Lloyd Cole y Richard Hawley. Hoy he conseguido dos que me recomendó mi “profe”, “Seaven Teares” y “Tabula Rasa”. Ahora estoy escuchándolos y me producen la relajación que este momento precisa. Mi “profe” es encantadora, hace que disfrute con las cosas bellas que me aconseja. Es una nueva “profe” pero parece que la conozco desde hace mil años. Siempre he aprobado con ella pero no tengo que bajar la guardia, por eso me llevo mi trabajo para desmenuzarlo cuando las estrellas estén en lo más alto.

Estaré en “la ciudad en el mar” varios días. Me produce la tranquilidad necesaria para recuperarme de mi dura labor. Trabajar con personas provoca fatiga. Desde allí tengo varias andanzas previstas, acercarme a Valencia y pasar unos días en Barcelona, con visita obligada a Sitges (siempre me trae buenos recuerdos y no por el ambiente, que quedé constancia). Unos días más tarde me desplazaré a Francia para estar allí dos o tres semanas. Francia siempre tiene una atracción dominante, conozco casi todas sus regiones y en varias ocasiones he visitado Paris, la ciudad que siempre la pienso en blanco y negro. Por este orden Bretaña, Provenza y Perigord son mis destinos favoritos pero, casi con seguridad, mi propuesta será Provenza-Costa Azul y la zona de Carcassonne y el Canal du Midi.

Termina la música que estaba sonando y con ella se desvanece la inspiración necesaria para escribir. Mi blog, de momento, continuará abierto para que algún curioso, o más bien despistado, pueda percibir mi estado de ánimo y mis desatinos. Ojalá no me arrepienta antes de desaparecer por unas semanas. Si es así: nos vemos.

NOTICIAS BREVES

Ayer, durante mi jornada laboral, una compañera me leyó una noticia. Estuvimos riéndonos largo rato. Uno de los más conocidos delincuentes de nuestro país, “El solitario”, ingresaba pequeñas cantidades en entidades bancarias pero, al parecer, la que más confianza le daba era Ibercaja (la había atracado en siete ocasiones). Me entró la risa y añadí: cuando pase por una sucursal tendrá que pensar ¿aquí he atracado o es donde tengo el dinero?

lunes, 20 de agosto de 2007

CANTABRIA INFINITA





Llegué a Soria hace bastantes años, demasiados, diría yo. La primera toma de contacto fue en el centro de la ciudad. Pregunté por una dirección y la respuesta fue: ¿sabes dónde está el semáforo? Se me calló el alma a los pies.
Ya metido de lleno en el invierno (recuerdo un día que salí a la calle con -21 grados c.) unos amigos, estudiantes de medicina, me invitaron a “tomar algo” en su apartamento. El que preparaba mi bebida me preguntó ¿quieres hielo? Sí, por favor, respondí. Abrió la ventana y allí se encontraba depositada la cubitera.

En ese tiempo Soria era incluso más provinciana que lo que ahora es. Visitaba habitualmente el castizo Bar Lázaro , de los pocos que aún quedan de la época. Allí se toma un vinito dulce de Cariñena que quita el sentido, acompañado de un plato de cacahuetes salados o bacalao salado también (para hacer sed). Llamaba la atención su decoración, compuesta por calendarios de fondo blanco de los últimos quince o veinte años, con dibujos de estampas sorianas. Era curioso observar las tonalidades adquiridas en cada uno de ellos debido al paso del tiempo. A más edad más oscuro, más añejo, más mohoso. También había infinidad de recortes de periódico pegados a la pared. En esa exposición del tiempo vi por vez primera una foto de Esteban Vicente. El tratamiento de la noticia era que un soriano había construido una goleta con madera de pino de Vinuesa. Ciertamente, la goleta, aparecía en todo su esplendor, preciosa.

Años más tarde, de vacaciones en la mágica isla de Lanzarote, pude comprobar, en vivo, la majestuosidad del barco con todas sus velas desplegadas al fuerte viento canario.

Hace muy pocas fechas tuve el placer de saludar y conocer personalmente a Esteban. Mi hermano, colega y amigo del capitán soriano, concertó una cita para visitar el velero que ahora, por razones institucionales, se llama “Cantabria Infinita” (buffffffff). Tuve la oportunidad de recibir información de primera mano del armador. Esteban fue enumerando las distintas fases de construcción de la goleta, las calamidades pasadas durante varios años, la estancia en el refugio de Piqueras (entre Soria y La Rioja) primero y Lequeitio después.

La sueca Elina, su dulce contramaestre y compañera en el viaje de la vida, nos enseñó pausadamente todas las dependencias del barco. Más tarde nos despedimos. Precisamente partían, a las pocas horas, al puerto de Lequeitio con un grupo de animados aventureros. Y es que, al parecer, al cabo de los tiempos todo vuelve a su origen.


http://www.cantabriainfinitamar.es/index2.html

sábado, 18 de agosto de 2007

AÑORANZA


"La añoranza es una forma de dulce compañía"

ANNADELLA

LIBERTAD



"La verdadera libertad llega cuando somos capaces de renunciar a lo que somos en favor de lo que podemos llegar a ser"

Alex Rovira (Conferenciante y escritor)

HPNOTIQ



El champán azul, HPNOTIQ, está triunfando en Estados Unidos desde hace algún tiempo. Una combinación de vodka, coñac francés
(por supuesto) y zumo de frutas exóticas, predominando la fruta de la pasión, cáscara de naranja y blueberry, licor de arándanos que le confiere el azul intenso mediterráneo.

Este espiritoso de la gama Premium ya ha entrado en el mercado español. Afirman que hará la competencia al champán (jajaja) aunque no tiene burbujas y su graduación alcohólica es de 17º. En España se presenta con aire joven y moderno, elegante y exclusivo, glamuroso (durante el primer año de distribución limitan a 100 los clientes en nuestro país, ya se sabe que cuando algo es difícil de conseguir se desea mucho más, una buena estrategia de introducción en el mercado).

La bebida de las "celebrities", se ha hecho famosa porque ha conquistado los paladares de Jennifer López y Paris Hilton. ¡Horror!

¿Su precio? 1.750 euriles del ala por botella.

GUIÓN DE VIDA


De acuerdo con Claude Steiner, uno de los padres del Análisis Transaccional, vivimos según unos “guiones” que responden a decisiones tomadas en la infancia y que conforman patrones de actuación que nos impiden vivir de una manera plena y libre. ¿Cómo salir de esta trampa y comenzar una vida de auténtica libertad?


Todas las personas tenemos un guión de vida, independientemente de si nos sentimos o no identificados con el personaje asignado. Es un poco como la obra de teatro de nuestra vida. Eric Berne reflexiona sobre ello en su libro titulado precisamente así: “El guión de la vida”. Elaboró a partir de observaciones clínicas una estructura para comprender la dinámica de la personalidad. Berne observó que los diferentes estados del yo que utilizamos pueden clasificarse en tres grandes grupos: Padre, Adulto y Niño. (siempre con mayúsculas).

Denomina órganos psíquicos a tres grandes grupos: la Extereopsique, la Neopsique y la Arqueopsique (Berne, 1961, 1976). Se manifiestan, tanto internamente (pensamientos y sentimientos) como externamente (lo que hablamos y lo que hacemos), de manera distinta.

las conclusiones fundamentales para entender a Berne son las siguientes:
- Cada experiencia de nuestra vida queda registrada en el cerebro, que funciona como un magnetófono de alta fidelidad. Estimulando el lugar apropiado vuelve a revivirse la experiencia, apareciendo conjuntamente, y en la misma secuencia temporal, recuerdo y sentimiento;
- La memoria (imágenes y emociones) tiene un enraizamiento biológico;
- Se da la posibilidad de coexistencia simultánea, en la experiencia propia, de sentimientos presentes y pasados.
Buscando un sistema rápido de análisis, Berne se planteó que la conducta de un individuo está notablemente influida por las experiencias grabadas, junto a los sentimientos, en la infancia. Estudió diversos tipos de grabaciones y cómo influyen en nuestro comportamiento y en nuestras relaciones interpersonales.

Berne definió los estados del yo Niño como: “una serie de sentimientos, actitudes y pautas de conducta que son reliquias de la propia infancia del individuo” (Berne, 1961, 1976).

La Arqueopsique (si es de interés hablaré en otro momento de la Extereopsique y la Neopsique) se manifiesta como estados del yo Niño, pero siempre está bajo la influencia de la Extereopsique. De modo que la influencia Parental es la que determina si el Niño Adaptado o el Niño Natural está en activo en un momento dado.
• 1. El Niño Adaptado. Es un estado arcaico del yo que se encuentra bajo la influencia Parental. Se manifiesta por medio de un comportamiento que está congruentemente bajo la influencia o dominación de dicha influencia Parental, o sea, una conducta de aceptación, obediencia u ocultamiento (y también de rebeldía).
• 2. El Niño Natural. Es un estado arcaico del yo que está libre (o, según Berne, trata de liberarse) de la influencia Parental (en todo caso está bajo la Protección y con el Permiso de dicha influencia). Se manifiesta con formas de conducta como la espontaneidad (Berne pone aquí la rebeldía) o la satisfacción de los propios sentidos. Se diferencia del Adulto autónomo por la ascendencia en el Niño de los procesos mentales arcaicos (primarios) y por la clase diferente de probatura de realidad.
La función apropiada de la Arqueopsique, y por tanto del Niño “saludable”, es motivar en la Neopsique, y por tanto en el Adulto, el procesamiento de datos y la programación de probabilidades a fin de obtener la mayor cantidad posible de satisfacción para sí mismo.

El mandato o "la maldición" (terminología de los cuentos de hadas) hace referencia a las prohibiciones en el comportamiento infantil. Siempre está en realción directa con los deseos, temores, consejos... de las figuras parentales. Los mandatos, según Berne, son los mensajes que llegan al niño de forma no verbal, a causa de mensajes repetidos día a día por personas influyentes.

EJERCICIO: GUIÓN DE VIDA


1.- Descríbete a ti mismo.
2.- ¿Cuál es tu recuerdo de infancia más temprano? Si hubieras llegado a una decisión a partir de esa experiencia ¿cuál habría sido?
3.- Si ese fue un recuerdo feliz, ¿cuál fue el primer recuerdo triste? y si fue triste, ¿cuál fue tu primer recuerdo feliz? Si hubieras llegada a una decisión desde esa experiencia, ¿cuál habría sido?
4.- ¿Cuál es tu cuento, leyenda o historia favorita? ¿Qué parte te provoca mayor entusiasmo? ¿Con que parte te identificas?
5.- ¿Cuál es el mito de tu nacimiento?
6.- ¿Pensaste antes de los 8 años que había algo malo en ti? ¿Y después de esa edad?
7.- Si fueras ministro, ¿Cuales serían las 3 razones por las que lo serías?
8.- ¿Dónde y cómo vas a estar dentro de 10 años?
9.- ¿A qué edad crees que vas a morir? ¿De qué?
10.- Escribe el epitafio de tu lápida -No tiene por qué ser convencionalmente corto, escribe lo que quieras-

GUSTAVO MARTÍN GARZO


“El reino de la literatura es el reino de aquellas preguntas que no se han respondido todavía porque no admiten cualquier respuesta”.
GUSTAVO MARTÍN GARZO

Hace pocas fechas visité un Instituto de Enseñanza Secundaria en Santander, cerca de El Sardinero. Lo que más me llamó la atención fue su biblioteca, bastante numerosa en cuánto a número de libros y muy acogedora. Estuve viendo murales y varias fotos. En una de ellas estaba Gustavo Martín Garzo junto a mi cuñado (director del centro) y varios alumnos. Había participado en una conferencia meses atrás. Al parecer encantó a los alumnos con sus hitorias. No me extraña.

Gustavo fue mi profesor de Psicología Evolutiva en Valladolid durante dos cursos. Le recuerdo con perilla, abrigo oscuro y vestuario clásico masculino. Parecía frágil, cariñoso, educado, metódico y muy amable. Aunque su característica más peculiar era la timidez (supongo que seguirá siendo tímido a pesar de la fama). En sus clases siempre me colocaba en primera fila, lo más cerca posible de él. Hablaba muy bajo y con voz uniforme. Al parecer fui buen alumno (o él buen profesor), en su asignatura siempre conseguí la calificación de sobresaliente.

El Premio Nacional de Narrativa por su novela “El lenguaje de las fuentes” nos insistía una y otra vez para que denomináramos al C.I. cociente intelectual. Era moda entonces, y ahora también, llamar al C.I. coeficiente intelectual y eso a Gustavo le sentaba fatal.
Siempre nos explicaba que el cociente intelectual (abreviado C.I. o I.Q. en inglés) es el resultado que se obtiene dividiendo una cantidad por otra. Se trata de obtener un número que resulta de la realización de un test para medir las habilidades cognitivas de una persona (inteligencia), en relación a su grupo de edad. (Relación existente entre la edad mental y la edad real de una persona). El C.I. medio de cada grupo de edad es 100. De esa manera una persona que con un C.I. de 110 está por encima de la media. Los tests se diseñan de tal manera que la distribución de los resultados sea aproximadamente la distribución normal o gaussiana, es decir, que siguen la curva normal.

Años más tarde, Gustavo se hizo famoso con tres novelas. Luego recibió el Premio Nacional de Narrativa y después, en 1999, obtuvo el Premio Nadal por “Historias de Marta y Fernando”.Es un defensor de los cuentos de hadas. Le gusta el boxeo, el cine y “glotonear”. “El alimento es la manera de incorporar el mundo a ti mismo”.

En 1974, pocos años antes de impartir clases, se casó con la poeta Esperanza Ortega, que es la persona central de su vida y su mejor colaboradora.
En casi todas sus obras aparece el mundo rural como un mito repleto de magia.

Sus libros más famosos: Tres cuentos de hadas, Los amores imprudentes, La soñadora, El hilo azul, El valle de los gigantes, El pozo del alma, El pequeño heredero, La vida nueva y La princesa manca, entre otros.

He leído casi toda su obra, sus publicaciones y artículos de prensa (los hay muy buenos sobre la infancia, los discapacitados, la pobreza, la naturaleza…). He enviado correos a su editor para que felicite en mi nombre a Gustavo por su narrativa y su éxito –insistiendo que soy ex alumno suyo-, pero nunca he conseguido entrar en contacto con él. ¿La fama?

Seguiré insistiendo. No admito el silencio por respuesta.

viernes, 17 de agosto de 2007

PUPPY & KIEFER





Tuve algún problema para llegar. Alguna disidencia. "Tierra de los dos ríos" y "Emanación" (en verde) mis obras favoritas. Se presenta ahora la mayor antológica de la que haya sido objeto Anselm Kiefer en los últimos años. Bajo el comisariado de Germano Celant, reconocido crítico internacional y director de la 47º Biennale di Venezia (1997), la exposición se plantea como una revisión de los últimos diez años de producción artística de Kiefer y su relación frente a las obras que de él posee el Museo en su Colección, y a la que se incorpora una nueva pieza creada específicamente para la ocasión: un trabajo de dimensiones monumentales que traza un vínculo con el diseño arquitectónico que Gehry dispuso en el Museo.
Al salir del Guggenheim el chucho que tienen allí amarrado orinó sobre mi cuerpo, me pusó perdido y tuve que cambiarme de ropa. La próxima vez te las verás conmigo.

Te recomiendo visitar:

http://hablemosdvictorias.blogspot.com/2007/06/escombros-de-la-historia.html

POESÍA (cita)


la poesía de natural es desnuda
Annadella

UN TEMA APASIONANTE

JOTA


“No es la dificultad lo que impide atreverse, pues de no atreverse viene toda dificultad”
(A.Schopenhauer)

El relato que voy a iniciar trata de una persona, por ello quiero preservar su intimidad, su honor y su propia imagen. Eludiré cualquier comentario sobre su diagnóstico. Mi enfoque va a ser puramente educativo, basado en la buena practica y en procesos o secuencias interrelacionadas entre si para dar respuesta al cliente. Los parámetros para orientar todas las acciones del momento presente son sencillos: qué hacemos, para quién lo hacemos, para qué, con qué propósito lo hacemos.
Jota es un chico intelectualmente catalogado como Límite o Borderline (El concepto formal del Trastorno Límite de la personalidad, abreviado como TLP, es relativamente nuevo en el campo de la sicopatología. No apareció en el Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales (DSM) publicado por la Asociación americana de Psiquiatría hasta el 1980.
Es a partir de ahí, una vez logrado el estatus oficial de "trastorno de personalidad" cuando se dispara el interés por esta patología. Este estatus se logró tras grandes controversias y disputas iniciadas en los años 70. La nomenclatura oficial y criterios diagnósticos se acordaron mediante compromisos entre los diferentes modelos y atendiendo a datos empírico-descriptivos. Con esta definición se deja atrás definitivamente la idea del borderline como oscilando entre la neurosis y la psicosis).

En la actualidad está en mi Centro (internado en este momento vacacional) de manera provisional. Normalmente trabaja en un Centro Ocupacional y la intención de su ingreso es que esté con nosotros en calidad de reposo familiar (así lo denominan institucionalmente, lo siento).
Lo conocí hace unos días, cuando ingresó. Como he estado de vacaciones una semana tan sólo coincidimos dos días. Antes de comenzar mis vacaciones le prometí que cuando volviera haríamos una marcha hasta la zona más alta de la ciudad, concretamente en la sierra de Santa Ana, lugar donde están ubicadas las antenas de televisión -lo solicitó él-. Le hacía ilusión y a mi me serviría para realizar una terapia fuera de la institución. Considero que son las que mejor resultado dan, igualan a usuario y terapeuta y puedes incidir en aspectos que nunca se tratan custodiados entre cuatro paredes.

Ayer tuve un día difícil, último día de vacaciones, paseo por una zona de dunas (varios kilómetros), viaje con parada en Bilbao, larga visita a un museo, algo de tensión y los típicos coletazos depresivos al abandonar a mis seres queridos. Hoy llegué a mi lugar de trabajo cansado. Cuando vi a Jota le recordé que habíamos quedado para realizar la larga marcha a la montaña.
¿Te apetece ir …? le dije con una voz suave y monótona, deseando que se apiadara de mi, contestándome que me estaba esperando. Ejem, biennnnn, respondí, prepara buen calzado, ropa ligera y algo de agua para el camino.
La caminata duró tres horas. Una hora y media para subir, veinte minutos de descanso una vez arriba y hora diez minutos para bajar. Respondí a quinientas preguntas sobre asuntos de todo tipo, desde la formación de las nubes a la superstición, pasando por el medio ambiente, los puntos cardinales, las enfermedades, las relaciones sociales, los indios del Amazonas e incluso fútbol. Curiosamente en el ascenso hablamos de temas como los que he enumerado anteriormente y una vez sentados de su problemática personal. Soy de los que considera que es mejor dejar hablar al usuario interrumpiendo lo menos posible. Mis contestaciones son siempre contundentes, irremplazables y basadas en mi experiencia y en el sentido común. No suelo indagar en la llaga y si lo hago doy muchos rodeos para no ir directo al problema. Durante la bajada ya no éramos cliente y expendedor, éramos colegas (llegar a esa situación, al menos desde mi óptica personal, es llegar a la meta que te has trazado). Me dio más información de él, en esos momentos, que muchos de los chicos que trato durante años. Información sobre de que manera se enfrenta a los problemas, sus proyectos a corto plazo, temores, actitudes, futuro, problemática que había planteado a su familia…
Se despidió de mi con un: muchas gracias por el paseo y por la conversación. Mis ojos se llenaron de lágrimas, tragué saliva, le tendí la mano y no pude articular palabra. Llevo más de veinte años de experiencia profesional y nunca nadie me había dado las gracias por mi vocacional trabajo. No olvidaré a Jota.

jueves, 16 de agosto de 2007

EL MISMO BARCO DE SIEMPRE

SIGO SIN TENER VOLUNTAD (I´m sorry)




voluntad

Decisión, tesón, perseverancia, empeño, gusto, afán, mandato, anhelo, orden, disposición, ansia, intención, deseo, obstinación, conformidad, consentimiento, interés, constancia, gana, permiso, testamento, tenacidad, aquiescencia y el mismo barco de siempre paseando turistas mientras me explicas un paseo accidentado por la playa.

AGOSTO INCONTROLADO


Después de sortear mil contingencias llegué a Santander, el lugar que se repite una y otra vez en mis sueños. Diez de agosto, pleno verano, efervescencia cultural desmesurada, playas a rebosar, templanza. Mi domicilio familiar, por suerte, es un fortín, tan sólo incordian los de dentro y eso se agradece ante tanta actividad desaforada. Llego y caigo prisionero a manos de mis seres queridos. Existe cierta autarquía que me impide realizar mis funciones vitales pero no me resisto. Aquí nunca se recobra la libertad, prisionero iracundo de esos seres irresistibles. Acumulaba inquietudes elementales presuntamente por resolver, aspectos necesarios (y necesitados) de mi añorada y perdida personalidad. Mis iniciativas se anulaban debido a las tentaciones dominantes. Perdí el control de la situación –queriendo- y más tarde todos mis anhelos fueron difuminándose.

Desde mi intimidad, nunca privada, realicé llamadas de socorro al exterior. Al menos alguien, al otro lado, me lanzaba cabos para intentar rescatarme. Quise agarrarme con fuerza a ellos y por las noches, rendido de sueño, rescataba con empeño los momentos que podían haber sido motivantes, emotivos, y tal vez excitantes, pero que perdí por culpa de fuerzas humanas, para siempre. La voluntad positiva –siempre- fue abatiéndose en el lodo inopinado de la insensatez. Mientras, las ilusiones quedaban suspendidas de una inquietante desazón de soledad compartida y vitalmente observante.

viernes, 10 de agosto de 2007

SISTERS OF MERCY



Estaré fuera cerca de una semana. Os dejo, mientrás tanto, esta maravilla. Espero sea de vuestro agrado. Saludos y gracias por vuestras visitas.

jueves, 9 de agosto de 2007

UN BESO COLOCADO ESTRATÉGICAMENTE (Mirror in the mirror)


¿A Usted le han dejado alguna vez un beso en la almohada? A mi me ocurrió anoche. No me había sucedido nunca y le di su merecido valor. No era para menos.
Dejar un beso en tu almohada - máxime si es desde la distancia- tan solo pueden hacerlo algunos ángeles, almas aladas con cualidades sobrenaturales.
Un beso oculto en la almohada puede parecer una simpleza pero tiene connotaciones maternales e incluso sobreprotectoras. Y como todavía soy un niño, algo crecido, esos actos me parecen exquisitamente delicados. Los considero regalos de una naturaleza cercana a lo divino.

Cuando desperté por la mañana pude percibir que su verdadera interpretación solo podía reproducirse en momentos posteriores, durante la inmersión en los sueños nocturnos.

Precisamente soñé con la persona que me dejó el beso. Estaba en una ciudad conocida, donde se desarrollaron mis primeros años de juventud. Quedé con ella junto a un escaparate –lugar poco habitual para una cita- a las seis y media de la tarde. En el escaparate aparecieron cuatro o cinco hombres de color. Yo estaba acompañado por un familiar, después de la cita tomaríamos un autobús, allí mismo, hacía nuestro domicilio. Eran las siete menos cinco y me levanté para tomar el autobús de las siete. En ese preciso momento (odio la impuntualidad) apareció la persona que dejó el beso en mi almohada y comenzó a hablar con los hombres junto al escaparate. Esos segundos me sirvieron para escudriñarla desde donde me encontraba. Me pareció más gruesa de lo que realmente era, llevaba gafas y su cara no correspondía a la realidad. Todo eso, pensé, no me importaba. Lo que ciertamente me apasionaba de esa persona era su mundo interior, su creatividad artística, su manera de ser. Nos saludamos y comprobé que su cara coincidía con la que yo conocía. Luego hablando quedé prendado de su belleza espiritual. Mi familiar regresó solo a casa y yo perdí todos los autobuses hacía el que suponía era mi destino. "El resistir lo es todo"

Pueden ustedes intentar dejar besos en almohadas de seres queridos, aunque no puedo prometerles que sueñen con ellos. Los ángeles tan solo existen en algunos recovecos del universo. Hay que saber encontrarlos (o que ellos te encuentren a ti). Yo estuve durante unos minutos a su lado.

miércoles, 8 de agosto de 2007

QVORVM



Portada de la revista cultural santanderina QVORVM

martes, 7 de agosto de 2007

EL HILO DE LA FICCIÓN. José Ángel Barrueco


EL HILO DE LA FICCION
BARRUECO, JOSE ANGEL

CELYA


RESUMEN:

El hilo de la ficción abarca cincuenta microrrelatos de amor, muerte, fantasía, terrores y realismo. En algunos de estos cuentos el hilo de la ficción recorre ese páramo de sorpresas donde un tipo es asesinado por su amante, los caballeros se baten por el honor y la sangre, los suicidas charlan amigablemente, los enamorados se destinan en un pueblo o en París o en calles deshabitadas, las cucarachas dominan la noche de un estudiante, un coleccionista de cadáveres vaga por el cementerio, una fotocopiadora muestra el futuro más atroz, el escalador busca mujer que le acomode, un dibujante despierta pesadillas con sus lápices, los amuletos previenen contra las tribus extrañas, al agente más preparado del mundo lo desarma un beso, el amor nos salva y la ficción nos muestra que la realidad no lo es todo y a veces es nada, y el hilo nunca se rompe aunque tiemble y nos embargue de inseguridad y de duda.
A menudo, agotados de la vida, tendemos a refugiarnos en la ficción, y como se cuenta en uno de los relatos de este libro, no para comprender la realidad, sino para respirar aliviados con el calor emotivo de las palabras.

RESACA


Un intelectual es un hombre que dice una cosa simple de un modo complicado.
Un artista es un hombre que dice una cosa complicada de un modo simple.

C Bukowski

37 hijos de Satanás brindan a la salud de Bukowski en un libro que dejará una resaca brutal. Hank Over es un libro de relatos en homenaje a Bukowski que se publicará en ¿septiembre?. Espero que me inviten estos señores resacosos a la presentación.
SALUD

GEOGRAFÍA Y RELIGIÓN


¿A qué lugar le gustaría viajar y por qué? A Roma, porque es la tierra donde nació nuestro Señor Jesucristo

Shakira

lunes, 6 de agosto de 2007

LOS ARTÍCULOS DE LA DISCORDIA. "Beautus Ille". Arturo Pérez Reverte

Este fue el primer artículo. En el Pérez-Reverte relata como ha sentado la opinión por él vertida. Se publicó en el número 778 de "El Semanal" el día 11 de agosto del 2002


Beatus ille
Haciéndose el longuis mientras los nazis gaseaban a judíos, a comunistas y a maricones.

Si es que no puede ser. Si es que pico siempre el anzuelo, porque voy de buena fe, y luego pasa lo que pasa. Que es lo habitual, pero esta vez en Toronto, Canadá: el escenario listo para el espectáculo, con la megafonía y las luces a tope, pantalla gigante de vídeo y el público a reventar el recinto de la cosa, y decenas de miles de jóvenes allí, enfervorizados. Una pasta organizativa, pero será que la tienen. Para gastársela. Y yo me digo de ésta no pasa, porque tal y como está el patio no queda más remedio que mojarse. A ver por dónde sale mi primo. Y en éstas, en efecto, sale el artista rodeado por su grupo, o sea, el papa Wojtila, o lo que queda de él, con su elenco habitual de cardenales y monseñores para pasarle la página del misal y ponerle derecho el solideo cuando se le tuerce. Y en éstas agarra el micro y yo me digo a ver por dónde empieza: por los obispos pederastas que meten mano a los seminaristas y a los feligreses tiernos, o por esos ilustrísimas y párrocos que sólo se sienten pastores de ovejas vascas, y a las demás que les vayan dando equidistante matarile, o por Gescartera y el ecónomo de Valladolid, o pidiendo disculpas y diciendo que no se repetirá lo de aquel hijo de la gran puta al que encima pretendieron hacer santo, el papa Pío XII, que se retrataba con un gorrioncito en la mano, en plan San Francisco de Asís, haciéndose el longuis mientras los nazis gaseaban a judíos, a comunistas y a maricones.

Aunque a lo mejor, pienso esperanzado, il papetto decide abordar temas más actuales y le dice a Ariel Sharon que la única diferencia entre él y un cerdo psicópata es que Sharon se pone a veces corbata, y a George Bush que quien siembra vientos en plan flamenco recoge torres gemelas. O a lo mejor, en vez de eso, Su Santidad decide al fin tener unas palabras de aliento para todos los curas y monjas y misioneros que luchan y sufren junto a los desheredados y los humildes, y se juegan la salud y libertad y la vida en África, y en América Latina y en tantos otros sitios, atenazados tanto por los canallas seglares como por los canallas con alzacuello: los superiores eclesiásticos que invierten en bolsa mientras a ellos los amordazan y los llaman al orden cuando piden cuatro duros para vestir al desnudo y dar de comer al hambriento, o cuando exigen justicia para los parias de la tierra, o cuando proclaman que, si es importante salvar al hombre en el presunto reino de los cielos, más importante todavía es salvarlo antes en la tierra, que es donde nace, sufre y muere. O lo matan.

El caso es que ahí estoy, sentado ante la tele, y me digo: de ésta no pasa. Tal como está el patio, aunque sea con circunloquios y perífrasis pastorales, seguro que el amigo Wojtila se moja esta vez, por lo menos la puntita de la estola. Con tanto joven delante es imposible desperdiciar la ocasión. Aunque sea algo suave. Justicia social. Coraje ciudadano. Cojones a la vida. Ojo, que el cabrón del Reverte ha puesto este año la crucecita de Hacienda en la otra casilla. Y como él, ciento y la madre. Cosas de ese tipo, aunque sea con mucho matiz. Algo para el 2002, que es el año en el que vivimos. Cualquier cosa de las que vienen cada día en los periódicos. Y en ésas, tatatachán, Juan Pablo II se arrima al micro y suelta: «Queridos jóvenes, teneis que ser beatos». Y se queda tan campante. Y los obispos y los cardenales y toda la claque eclesiástica sonríen paternales y mueven la cabeza como diciendo ahí, la fija, qué certero es el jodío, ha dado en el clavo, como de costumbre. Ni follati ni protestati. Canto gregoriano.

Beatos, eso es lo que en este momento precisa con urgencia la Humanidad doliente. Y todos los queridos jóvenes -que empiezo a sospechar son siempre los mismos y los llevan de un lado para otro, como los romanos esos de las lanzas en las óperas y los babilonios de las zarzuelas, que dan la vuelta y salen varias veces desfilando como si fueran muchos-, en vez de silbar y tirarle berzas al Papa y acto seguido pegarle fuego al tablado y a la pantalla de vídeo, y colgar a todos los sonrientes monseñores de las farolas más próximas, que es de lo que a mí personalmente en mi propia mismidad me dan ganas en ese preciso instante, se ponen a aplaudir, y a tremolar banderitas -norteamericanas, que ésa es otra-, y todas las Catalinas y Josefinos venidos de las montañas, a quienes, por lo visto, no afecta ni de lejos el tema del aborto, ni la homosexualidad, ni el sida, ni el preservativo, ni la desoladora ausencia de justicia social, ni la infame condición de la mujer en las cuatro quintas partes del mundo, ni el mangoneo imperturbable de los poderosos, ni el protocolo de Kioto, ni el Tribunal Penal Internacional, ni las mafias del Este y el Oeste, ni echar un polvo sin pensar en la procreación cristiana y responsable, sacan las guitarras y se ponen a cantar, ya saben, dú-dúa, qué alegría cuando me dijeron, etcétera. Con ser beatos estamos servidos de aquí a Lima. Incluso más lejos. Y hasta luego, Lucas. Hasta la próxima. Rediós. Hay días en los que me gustaría ser lansquenete de Carlos V.

LOS ARTÍCULOS DE LA DISCORDIA. " Resentido, naturalmente". Arturo Pérez Reverte

Este fue el segundo artículo. En el Pérez-Reverte relata como ha sentado la opinión por él vertida. Se publicó en el número 778 de "El Semanal" el día 22 de Septiembre del 2002.


"Hay tres asuntos que, cada vez que se plantean en esta página, suscitan una airadísima reacción. Uno es más ambiguo: el gremial del lector que se siente aludido en el todo por la parte. Cuentas, verbigracia, que el camarero de un bar era un guarro, y veinte camareros protestarán porque llamaste guarro a un honrado colectivo de tropecientos mil trabajadores. Por no hablar de las oenegés. O los pescadores. O el personal de vuelo de las compañías aéreas. Y es que eso es muy nuestro: que un fulano te dé palmaditas en la espalda y diga te sigo mucho, colega, hasta que a él también le tocas los cojones. Entonces dice qué desilusión, y que ya no va a leer un artículo ni un libro tuyo en su vida. Y tú concluyes: pues bueno. Mala suerte. Si de ese tipo de cosas depende que éste me lea o no, por mí puede leer a Paulo Coelho, para no salir de El Semanal. Que muestra el camino y no se mete con nadie.

Pero a lo que iba. El otro asunto es el de los nacionalismos periféricos. Y qué curioso. Si digo que España es una tierra de caínes y una puñetera mierda, nadie rechista. Tal vez porque las bestias ultrapatrióticas leen otro periódico, o porque los lectores -llevo diez años aquí- saben a qué me refiero exactamente, y a qué no. Pero basta tocar, aunque sea de refilón, algún aspecto del otro patrioterismo, provinciano y egoísta, que en España ha contaminado tradiciones, historias y culturas muy respetables, para que airados cantamañanas salten acusándote de nostálgico del Imperio y del Santo Oficio. Como si hubiera algo más negro y reaccionario que un cacique que medra a base de manipular a los lameculos y a los paletos de su pueblo. E incluso, a veces, mis primos se descomponen no porque te chotees de algo, sino porque mencionas cosas que ellos identifican con centralismo activo: un autor clásico, un momento de la Historia, la certeza de lo que hay de común en esta compleja encrucijada de razas y culturas que ya los romanos llamaban España. Por no hablar de lenguas. Puedes elogiar el catalán, el euskera, el gallego, el bable, la fabla aragonesa y hasta la de Barbate, enumerando las obras maestras que todas ellas han aportado a la literatura universal, y no pasa nada. Pero si hablas de la necesidad del latín te llaman reaccionario, y si dices que el castellano es una lengua bellísima y magnífica, no te libras de diez o doce cartas llamándote fascista.

En fin. Hablando de latines, el tercer asunto es la Iglesia Católica. Todavía arde el buzón, tras mi comentario del otro día sobre la parafernalia vaticana, con cartas de lectores indignados. Contumaces todos, curiosamente, en no darse por enterados de la distinción que he hecho siempre entre la Iglesia que me parece dignísima, necesaria y respetable -la fiel infantería- de una parte; la Iglesia histórica que es preciso conservar y estudiar como pieza clave de la cultura occidental, de la otra; y la Iglesia reaccionaria y autista instalada en el Vaticano y en las salas de estado mayor donde se mueven los generales: graduación ésta, lleven uniforme, sotana o corbata parlamentaria rosa fosforito, que, salvo contadas excepciones, siempre desprecié profundamente. Porque no sé ustedes; pero yo he visto enterrar a mucha gente a la que entre obispos, políticos y generales llevaron de cabeza a los cementerios. Leo libros. Miro alrededor.

Conozco el daño terrible, histórico, que discursos como los que aún colean en boca de santos padres y santos obispos hicieron, directa o indirectamente, a este desgraciado mundo en el que vivo. Daños que no se borran pidiendo disculpas cada tres o cuatro siglos. Alguien, en una de las cartas del otro día, me calificaba de resentido. Y acertaba de pleno: resentido e incapaz de perdonar -porque a veces el perdón conduce a la resignación y al olvido-, que esta España a menudo analfabeta, violenta, cobarde y miserable hasta la náusea, no sería hoy el lamentable espectáculo que es, problema vasco y terrorismo incluidos, de no haber estado siempre la Iglesia Católica en el confesionario de estúpidos reyes o sentada a la mesa de tantos canallas. Manteniendo a un país entero en la superstición, el fanatismo y la ignorancia. Sometiéndolo en la apatía y el miedo. Vinculando el Padrenuestro al vivan las caenas.

Esto ya no es una opinión personal. Está en los libros de Historia, al alcance de quien tenga ojos en la puta cara. Así que en vez de tanta carta y tanto soponcio y tanta milonga, vayan a una biblioteca y lean, que allí viene todo. Y si además tienen tiempo, y les apetece, hojeen seiscientas páginas que escribí hace ocho años sobre el asunto. Lo mismo hasta les interesan, fíjense. Hablan de obispos, curas y monjas. De dignidad y de fé. De la vieja y parcheada piel del tambor sobre la que todavía, pese a todo, resuena la gloria de Dios. Échenle un vistazo, si quieren, y déjenme de cartas y de sandeces beatas. Tengo canas en la barba, mucha mili en la mochila, algunas cuentas que ajustar antes de palmarla, y poco tiempo para perderlo en chorradas. "

MÁS COSAS CENSURADAS EN ESTA ESPAÑA NUESTRA

Creed en nosotros a cambio

Javier Marías


Mi arrojado vecino el Duque de Corso se ha topado con la Iglesia últimamente, o más bien con sus beatas y monaguillos más coléricos. Durante semanas he asistido a la furia de los lectores, bien representada aquí en la sección de cartas, y luego he leído, hace dos domingos, el eco que se hacía Pérez-Rafferty de las que no han visto más luz que la de sus fatigados, hartísimos ojos ("Resentido, naturalmente", tituló su columna). No pretendo terciar, cada cual libra las batallas que elige y al Capitán Sadwing no le hace falta ayuda en las suyas, ya pega mandobles y suele cargarlos de razón, encima. Pero la larga escaramuza me ha llevado a reflexionar un poco (no suelo: encuentro el tema carente de todo interés) sobre esta Oficial y Privilegiada Iglesia de nuestro país, aconfesional país en teoría. Y, de paso, sobre mi relación con ella y con las religiones en general.Y lo primero de que me he dado cuenta es de que difícilmente me habría yo visto metido en una como la que le ha anegado el buzón a Corso, por una sencilla razón, a saber: la Iglesia Católica me trae tan sin cuidado; espero tan poco de ella en cualquier terreno (en el intelectual, en el social, en el humanístico, en el de la consolación, en el compasivo, en el de la inteligencia, no digamos en el comprensivo); y, en suma, la considero tan ajena a mis inquietudes y preocupaciones, y tan lerda en sus argumentos e interpretaciones, y tan afanosa en sus influencias y sus bienes seculares (tanto en el sentido de los muchos siglos como en el de mundanales), que apenas presto atención a lo que dice, propone, manda, predica, condena o prohíbe. En realidad los católicos más indignados deberían agradecerle a mi vecino artúrico que se haya tomado la molestia de dedicar unos pensamientos y líneas, y por tanto de dar cierta importancia, a institución tan apolillada y necia. "Necio" significa "que no sabe lo que debía o podía saber", esto es, el que ignora con voluntad de ignorancia.La Iglesia, cómo explicarlo, es para mi una de esas cosas que cuanto más lejos mejor. Ni siquiera quisiera rozarme con ella para combatirla, porque uno acaba siempre en el cuerpo a cuerpo y hay contrincantes que lo contaminan a uno con su solo contacto, aun si acaba derrotándolos. Esa Iglesia no me atañe, excepto cuando invade territorios políticos (y claro, eso sucede a menudo), o abusa del dinero de los contribuyentes (y eso ocurre cada año), o impone sus ortopédicos e intolerantes criterios fuera de sus jurisdicciones (y eso lo intenta sin pausa). Tuve una abuela y una madre muy religiosas, y tengo un padre creyente, pero para mi suerte fui a un colegio laico y mixto en tiempos en que éstos estaban prohibidos (ya he contado aquí cómo los chicos y chicas corríamos a cambiarnos de aula cuando aparecían inspectores franquistas), y mi contacto con curas fue en la niñez casi tan escaso como más tarde (he procurado que fuera nulo). No dudo de que los haya estupendos, y también monjas: en todo colectivo o gremio hay gente admirable, o eso creo optimistamente: los que AP-R llamó "la fiel infantería", los que de verdad ayudan sin ayudarse de paso a sí mismos, los que ni siquiera -pero estos no sé si existen- hacen proselitismo a cambio. Lo malo es que a esos se los ve poco por aquí, fuera de hospitales y residencias de ancianos. Tal vez estén la mayoría en sus perdidas misiones, en el África, en Sudamérica, jugándose a menudo el cuello. Los que aquí llevo viendo mi vida entera, en persona (pese a todo, unos cuantos) o en los medios, son, cómo decirlo, individuos que jamás van de frente. Y cuanto más alta la jerarquía (vaya ejemplares los obispos vascos; bueno, los obispos peninsulares casi en pleno), más esquinados y oblicuos, más manipuladores, más melifluos y más falsos.¿Saben cuál es el principal problema de esa religión y de cualquiera, incluidas las sectas engañabobos que proliferan tanto? Que, por su definición y esencia, jamás actúan desinteresadamente. Siempre hacen proselitismo (lo llaman "apostolado"), siempre esperan conseguir algo a cambio de sus supuestos favores, enseñanzas, consuelos o buenas obras. Cualquier religión, así, me merece en principio desprecio, porque va siempre a captar clientes, aunque ellas los llamen "fieles" o "acólitos", no sé si no son peores estas dos palabras: la segunda, fíjense, significa etimológicamente "los que siguen o acompañan". Esto no quiere decir que, tal como ha ido el mundo, las religiones no haya que conocerlas, saber de ellas. Sin ese conocimiento nadie entendería nada, de la historia pasada ni de la presente. Y cómo no va a ser comprensible (quizá hable otro día de eso) la larga necesidad de los hombres de pensar en un Dios o en unos dioses. Pero ese es otro asunto: el Dios o los dioses -su idea- poco tienen que ver con las Iglesias; y si bien se mira, éstas son casi la negación de aquéllos. Porque, ¿hay acaso alguna que no dé órdenes y no legisle, que no influya en las vidas de sus creyentes y no aspire a controlarlas, que no prohíba y no manipule y no amenace y no castigue y no atemorice, y que no saque provecho de todo ello? Con la Iglesia Católica de España a la cabeza, no lo duden, sobre todo en lo relativo al provecho.


* Este artículo fue censurado en su día por el Grupo Correo, en cuyos diarios colaboraba el autor.

EL INCONCEBIBLE UNIVERSO DE BORGES


El Aleph (fragmento)

" En la parte inferior del escalón, hacia la derecha, vi una pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor. Al principio la creí giratoria; luego comprendí que ese movimiento era una ilusión producida por los vertiginosos espectáculos que encerraba. El diámetro del Aleph sería de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño. Cada cosa (la luna del espejo, digamos) era infinitas cosas, porque yo claramente la veía desde todos los puntos del universo. Vi el populoso mar, vi el alba y la tarde, vi las muchedumbres de América, vi una plateada telaraña en el centro de una negra pirámide, vi un laberinto roto (era Londres), vi interminables ojos inmediatos escrutándose en mí como en un espejo, vi todos los espejos del planeta y ninguno me reflejó, vi en un traspatio de la calle Soler las mismas baldosas que hace treinta años vi en el zaguán de una casa en Frey Bentos, vi racimos, nieve, tabaco, vetas de metal, vapor de agua, vi convexos desiertos ecuatoriales y cada uno de sus granos de arena, vi en Inverness a una mujer que no olvidaré, vi la violenta cabellera, el altivo cuerpo, vi un cáncer de pecho, vi un círculo de tierra seca en una vereda, donde antes hubo un árbol, vi una quinta de Adrogué, un ejemplar de la primera versión inglesa de Plinio, la de Philemont Holland, vi a un tiempo cada letra de cada página (de chico yo solía maravillarme de que las letras de un volumen cerrado no se mezclaran y perdieran en el decurso de la noche), vi la noche y el día contemporáneo, vi un poniente en Querétaro que parecía reflejar el color de una rosa en Bengala, vi mi dormitorio sin nadie, vi en un gabinete de Alkmaar un globo terráqueo entre dos espejos que lo multiplicaban sin fin, vi caballos de crin arremolinada, en una playa del Mar Caspio en el alba, vi la delicada osadura de una mano, vi a los sobrevivientes de una batalla, enviando tarjetas postales, vi en un escaparate de Mirzapur una baraja española, vi las sombras oblicuas de unos helechos en el suelo de un invernáculo, vi tigres, émbolos, bisontes, marejadas y ejércitos, vi todas las hormigas que hay en la tierra, vi un astrolabio persa, vi en un cajón del escritorio (y la letra me hizo temblar) cartas obscenas, increíbles, precisas, que Beatriz había dirigido a Carlos Argentino, vi un adorado monumento en la Chacarita, vi la reliquia atroz de lo que deliciosamente había sido Beatriz Viterbo, vi la circulación de mi propia sangre, vi el engranaje del amor y la modificación de la muerte, vi el Aleph, desde todos los puntos, vi en el Aleph la tierra, vi mi cara y mis vísceras, vi tu cara, y sentí vértigo y lloré, porque mis ojos habían visto ese objeto secreto y conjetural, cuyo nombre usurpan los hombres, pero que ningún hombre ha mirado: el inconcebible universo. "

TRANQUILIDAD


Curioseando por el mundo blogger he descubierto esta fotografía de mi propiedad colgada sin mi permiso. No quiero disimular que me ha gustado verla. Ahora tiene más consideración para mí.

LOS NIÑOS PROTAGONISTAS DE ESPACIOS TELEVISIVOS


Soy de los que considero que no hay que manejar a los niños (as) como incentivo (reclamo) para captar más audiencia en las televisiones.

Los niños aparecen en uno de cada tres anuncios publicitarios de televisión, según un estudio presentado en el 56 congreso de la Asociación Española de Pediatría, celebrado en Barcelona, que revela que los menores han sustituido a la mujer como reclamo publicitario.
El atractivo de la imagen infantil se debe al papel que como consumidores tienen dentro del presupuesto familiar, al incremento de la capacidad adquisitiva de los menores, a la creciente influencia de los niños sobre el consumo familiar y al interés por incorporar cuanto antes a los niños a la actual sociedad de consumo.
También se ha visto que en los anuncios publicitarios existe discriminación de género, ya que el discurso publicitario el niño es casi siempre protagonista, activo, rebelde y violento mostrando valentía, destreza, ingenio e imaginación.
Por el contrario, en los anuncios las niñas suele aparecer como secundarias, pasivas, obedientes y abnegadas, con plena identificación con los aspectos más tradicionales de la mujer.

Digo esto como mención a un artículo publicado en http://protocolocomentarios.blogspot.com/ sobre un programa televisivo en Colombia que se titula “El Factor XS”. En él participan niños y adolescentes cantando. Un programa similar al español “Lluvia de estrellas”, supongo.

Piedad Maya, comunicadora social y periodista, es la autora del artículo. Dice alegrarse de conocer que, dentro del grupo de asesores de imagen haya una psicóloga, que, según ella, vela porque los participantes estén vestidas a la moda pero sin mostrar tanto como lo hacen las cantantes adultas.

Considero que la psicóloga está allí para velar por la imagen de los niños a nivel general, no solo por las ropas que deba o no llevar. Esta profesional, ante todo, evalúa si la participación del menor afecta su salud psicofísica, custodia a esos niños que están rodeados de adultos y que, muchas veces, los tratan como a mascotas (casi siempre para cumplir los caprichos de sus padres), para evitar posibles crueldades durante los castings –hay selecciones en las que de 200 niños participantes se elegirá uno sólo- (eso produce en los otros 199 angustia, inquietud e incluso fases de depresión). Los psiquiatras no recomiendan que los chicos trabajen, ya sea en televisión o en otro rubro, porque puede atentar contra su desarrollo.
Estos chicos tienen una vida de alto agotamiento y estrés que les genera, por ejemplo, bajo rendimiento en el colegio. Salen anticipadamente al mundo adulto porque ese trabajo, que debería ser un juego, está manejado por un mundo de mayores que, en general, quiere obtener un lucro con sus actuaciones.
No todos los niños llevan bien ser reconocidos por la calle, a algunos les llega a pasar factura.

Obviamente la visión de la autora del articulo tiene un matiz profesional interesante: cuidar la imagen de los niños. Pero supongo que estará de acuerdo, aunque solo sea en parte, con lo aportado con mi personal punto de vista. No hay que descuidar todos esos aspectos, descritos anteriormente, tan importantes para el desarrollo del niño. Ahí está la labor del psicólogo, no solo en ese pequeño detalle que describe la Comunicadora Social ,sino más bien en lo globalidad.

domingo, 5 de agosto de 2007

CHAPUZAS EN SORIA

No quiero volverme repetitivo pero Javier Marías y Manuel Vicent son mis columnistas preferidos, siento predilección por ellos. Procuro no perderme ninguno de los artículos que publican. Este primer domingo de agosto, muy caluroso, Javier nos ha abandonado. No aparece en su columna habitual de El País Semanal. Sin embargo para compensar esta perdida Manuel Vicent se agranda en la última página del Diario El País, cubriéndola entera con un artículo sobre Graham Green, titulado “Nada como el pecado”. No tiene desperdicio.

Javier Marías se ha tomado vacaciones en agosto -me entero por su blog- (horror de mes) y se ha perdido por los recuerdos de su infancia en Soria.
“Los escenarios de la niñez dan algo de miedo, que va en aumento cuanto más tiempo pasa sin volver a ellos. Uno teme la excesiva nostalgia, también que el sitio haya cambiado tanto para considerar cualquier detalle alterado una afrenta personal a la memoria propia”.

Con motivo del Centenario de la llegada de Antonio Machado a Soria, el equipo municipal con apoyo de otras instituciones regionales y nacionales, ha confeccionado una serie de actos durante todo el año.
Uno de ellos, y en homenaje al poeta, ha sido la inauguración, en el paraje denominado “Cuatro vientos” de una escultura de hierro oxidado, junto a una plataforma de cemento y unos focos cuestionadamente situados, que ha sembrado la polémica entre las gentes humildes de Soria.
Para muchos, entre los que me incluyo, la escultura está colocada en un lugar que molesta la visión del paisaje. Javier Marías arremete contra ella también. Coincido con él que podía haber sido más pequeña y su ubicación en otra situación que no moleste.

Otra polémica ciudadana, de la que Javier Marías hace referencia en su artículo “Contra los ojos de Machado” (publicada en este blog con fecha de hoy) es la escultura del “Caminante” (Dos hombres simbolizan el legado poético de Machado. Uno de ellos, el caminante, provisto de una maleta, lee unos versos del autor sevillano, el otro escucha) en la Plaza Mariano Granados –conocida popularmente como “del chupete”-. Realmente la escultura queda pequeña y estoy de acuerdo con Marías en que la plaza ha quedado peor de lo que estaba.

Hay más controversias en Soria: El Parador Nacional Antonio Machado se ha modernizado convirtiéndolo en mastodóntico. La margen derecha del Duero se renegera de manera totalmente anárquica. La ciudad del medio ambiente…

Gracias a nuestros políticos Soria está peor de lo que estaba, y lo que no sabe el Sr. Marías es lo más desgraciado: las cifras desproporcionadas que han costado estas esculturas y su colocación.

Mientras tanto, seguiremos representando los mismos papeles, los políticos harán lo que les venga en gana y los que criticamos seguiremos siendo siempre los mismos. Parece cómico pero todo esto nos cuesta mucho dinero a los contribuyentes. Tan solo sugerimos un poco de sentido común.

JAVIER MARÍAS Y SORIA



Contra los ojos de Machado

Javier Marías

Cuando yo venía de niño a Soria, en verano, cuatro eran los paseos clásicos: al Mirón y los Cuatro Vientos, al Castillo, a las Eras y a San Saturio. El tercero hace ya tiempo que por lo visto dejó de existir; el segundo está muy afeado por el nuevo y muy feo parador; al cuarto se le han hecho arreglos dudosos, demasiado en beneficio de los coches. El primero lo acaban de echar a perder.

Sin embargo, me llegué anteayer hasta allí, y cuando me disponía a sentarme en los bancos de piedra de los Cuatro Vientos, me encontré con que los tres más privilegiados habían desaparecido para dejar su sitio a un mamotreto de hierro oxidado o algo así -dicen que es una escultura- que arruina la vista que se divisaba desde esa punta. Lo más paradójico del asunto es que se trata de un artefacto en homenaje a Machado, pues sabido es que a él le gustaba acercarse al Mirón, en compañía de su mujer Leonor, y contemplar desde lo alto el amplio paisaje, el río, el puente romano y -parcialmente- los arcos de San Juan de Duero. La mole en cuestión, a menos que uno la sortee y se ponga delante de ella, o se siente en su enorme y disparatada base de cemento- impide u obstaculiza la visión de todo eso, y desde luego hace imposible que los visitantes admiren lo que los ojos de Machado veían. Si al menos el mamotreto se hubiera colocado a un lado, o más atrás, sin sacrificar los bancos de piedra en los que tantos nos hemos sentado, podría pasar. Porque no es que yo lo encuentre muy feo -tampoco bonito, a fe mía-, pero es un verdadero sinsentido que, para homenajear a Machado, se destruya lo que le gustaba mirar.

Uno se pregunta en qué cabeza cupo semejante idea (me temo que en alguna del anterior equipo municipal). Es como si esa cabeza hubiera pensado: "Para honrar al poeta, vamos a cargarnos lo que a él lo hacía disfrutar. Para que la gente sepa que aquí venían él y su mujer, y se sentaban a admirar el panorama, vamos a procurar que ese panorama no lo vea ya nadie en condiciones". Para mayor despropósito, la mole tiene unos versos ilegibles en los que se menciona el Espino, lo cual contribuirá a que los turistas crean que éste es el nombre de los Cuatro Vientos. Y tiene también un vano, en el que supuestamente se recortarían las siluetas de Don Antonio y Leonor, y en el cual -me dicen- muchas parejas, de novios o no, se harán fotos ocupando su lugar. Es una idea propia de barraca de feria (¿quién no ha asomado alguna vez la cara entre un traje de luces y una montera, por ejemplo?), pero es que además no creo que la altura de esas supuestas siluetas -hace falta cierta imaginación para verlas- encaje con la de nadie, ni siquiera con la de Pau Gasol. Y si de lo que se trata es de "enmarcar" la vista, resulta que lo que uno ve de frente, a través de ese vano, no es el río ni San Juan de Duero, sino el muy feo parador. Y maldita la falta que le hace a un lugar así, con su sensación de espacio, amplitud y libertad, que se lo "enmarque", esto es, que se lo delimite, obstruya y obstaculice.

Me cuentan que en cualquier caso la vista quedará pronto arruinada, aunque el actual Ayuntamiento tuviera la sensatez de desplazar este mamotreto a otro punto donde no atacara lo que los ojos de Machado vieron: al parecer, cerca de la carretera de Almajano que desde allí se divisa, se va a construir un polígono que la echará a perder. Pero en fin, para esa atrocidad queda algo de tiempo, entiendo, y en cambio la mole ya está instalada en los ahora destrozados Cuatro Vientos. Entre esto y la tremenda base que se ha puesto a la otra escultura machadiana reciente, la del Chupete, sustituyendo además el bonito césped anterior por un más bien cursi parterre floral, uno empieza a desear que nunca se hubiera cumplido este centenario de la venida de Don Antonio a Soria, porque va a dejar peor de lo que estaba la ciudad, y al poeta solamente lo va a traicionar.

sábado, 4 de agosto de 2007

EL MEJOR REMEDIO PARA LAS ENFERMEDADES CARDIACAS


Según un estudio, una mirada a los pechos de las mujeres es tan saludable como media hora en el gimnasio y reduce la presión sanguínea, lo que supone menor cantidad de enfermedades cardíacas y pulsos más lentos. Así el realizar esta actividad por pocos minutos al día, reduce el riego de ataques y paros cardíacos a la mitad. Concluyen que mirando detenidamente pechos femeninos regularmente, el hombre promedio puede extender su vida de cuatro a cinco años. La clave esta en que la excitación sexual hace que el corazón se acelere y mejore la circulación de la sangre.

JOSÉ ÁNGEL BARRUECO


José Angel Barrueco (Zamora, 1972) es escritor, columnista diario del periódico La Opinión de Zamora desde enero de 2001 y colaborador de la revista Literaturas.com. Ha publicado novelas, cuentos y microrrelatos. Su obra aparece en diversas antologías.
Esta semana cumple su columna número 2.400. Enhorabuena por tu fidelidad, por dedicarnos, a tus lectores, lo mejor que sabes hacer: escribir.
Mucha suerte y a por la columna 5.000 (aunque seremos un poquito más calvos).

thekankel.blogspot.com

viernes, 3 de agosto de 2007

LOS MUERTOS Y SU LEGADO



• "El silencio es el ruido más fuerte, quizá el mas fuerte de todos los ruidos." (MILES DAVIS)



El pasado domingo, en su columna habitual de El País Semanal, Javier Marías escribía sobre los muertos y su legado. Decía que seguíamos leyendo a escritores desaparecidos, escuchábamos música de autores fallecidos. Su herencia será para siempre, para nosotros y para nuestros descendientes. Es maravilloso que haya medios para hacerlo.

El artículo me transportó a artistas, escritores o intelectuales que han sido maestros en su condición, en su género, en su apartado artístico y que les conocí con vida, falleciendo curiosamente pocos meses después de haber compartido con ellos unos momentos deliciosos.

Si no recuerdo mal coincidí con Jorge Luis Borges, esa gloria de las letras, en 1984 en Santander, justamente dos años antes de morir. Se encontraba acompañado de María Kodoma. Estaba en un palco pegado al mío en la Plaza Porticada, escenario entonces del Festival Internacional de Música de Santander (FIS), viendo la actuación de la London Symphony Orchestra dirigida por Claudio Abbado e interpretando a Mahler. (Ese mismo día se encontraba en la “Porticada” el vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra). Del autor de “El Aleph” siempre recuerdo una cita que me parece prodigiosa: "Democracia: es una superstición muy difundida, un abuso de la estadística."

En el invierno de 1986, un año antes de morir, asistí en Soria, en el Colegio Universitario, a una charla del poeta Gerardo Diego, perteneciente a la Generación del 27 y Premio Nacional de Literatura en 1925. Cuando acabó la conferencia estuve hablando un rato con él y me firmó un autógrafo que conservo como si fuera una joya.

Por último, en 1990, en el Festival de Jazz de Madrid, pude contemplar la última actuación del trompetista y compositor de jazz Miles Davis. Tocó en el mismo escenario, Palacio de Deportes, uno o dos años atrás, pero debido al mal sonido de la instalación abandonó la actuación sin disculparse. Como telonero actuó el pianista Chick Corea y el sonido fue excepcional, pero, no obstante, con Davis nunca sabías lo que sucedería. Estuve acompañado de dos amigas y cuando llevaba una hora y media actuando les dije: -Ahora empieza lo bueno. Estuvo casi tres horas "soplando" sin parar. Fue el mejor concierto de mi vida.