viernes, 30 de noviembre de 2007

MARJANE SATRAPI


Marjane Satrapi (Rasht, Irán, 1969) estudió Bellas Artes en Teherán, y cansada de la censura y de la discriminación de la mujer que tenía que soportar en Irán, en 1994 abandonó finalmente su país (había vivido cinco años en Austria en la segunda mitad de los 80) para marcharse a vivir y desarrollar su carrera artística en Francia. Tras su llegada a París entra en contacto con L'Association, donde la animan (especialmente David B., autor de La ascensión del gran mal y que ejerció de "padrino historietístico" de Satrapi) a crear un cómic donde reflejar sus vivencias y su visión de la sociedad iraní, de la que surge a finales de 2000 la serie Persépolis. Una vez concluidos los cuatro álbumes de esta obra, sus siguientes cómics han sido los álbumes autoconclusivos Bordados (2003), Pollo con ciruelas (2004), ambos publicados por L'Association en Francia y Norma Editorial en España, y donde insiste en el relato inspirado en hechos reales (ahora de familiares y conocidos) y sobre la vida en Irán.
En otros campos artísticos, comentar que paralelamente a la realización de Persépolis Satrapi también escribió y/o ilustró varios libros dirigidos al público infantil: Sagesses et malices de la Perse (2001), Les monstres n'aiment pas la lune (2001), Ulysse au pays de fous (2001) y Ajdar (2002, este último también publicado en España por Norma Editorial). Y por supuesto, últimamente la actividad que le ha ocupado ha sido la película de animación de Persépolis, donde firma guión y dirección conjuntamente con Vincent Paronnaud.

RUMANÍA DE CEAUCESCU -y 3-




Visitamos los Carpatos, Brasov, Poiesti, el castillo de Drácula, varias iglesias ortodoxas y otras tantas bizantinas en Transilvania, los monasterios del norte de Moldavia. Conservo fotos de edificaciones de madera, con altos campanarios, de gran belleza. Al cabo de tres días estábamos de vuelta en el hotel de Bucarest. Mi rodilla seguía inflamada y no podía aguantar un ritmo normal, necesitaba descansar.
Así lo hicimos, pero como todavía conservábamos mucho dinero preguntamos en nuestro hotel cual era el mejor restaurante de la capital. Todos coincidieron que el restaurante del Hotel Intercontinental, aunque excesivamente caro.
Habíamos quedado en llamar a Eva a la vuelta de nuestro recorrido por Rumania pero no lo hicimos. Coincidimos que se trataba de personas vinculadas al partido comunista y que vigilaban nuestros movimientos para intentar desenmascarar nuestra condición de turistas, posibles coqueteos con la droga u operaciones irregulares de cambio de moneda. Por suerte nunca les comentamos nuestra “supuesta” irresponsabilidad en el cambio de divisas.

Esa noche nos desplazamos en taxi al restaurante del Intercontinental. En aquel momento era el edificio más alto de la ciudad. El restaurante, totalmente acristalado, estaba situado en la última planta, tenía forma circular y unas vistas espectaculares. Nos sentamos a una mesa excesivamente grande para dos personas, tenía velas estratégicamente situadas y muchas flores tropicales con los colores de su bandera. Nos sentíamos delicadamente tratados. Los camareros, por su vestimenta, parecían impecables miembros de una orquesta musical. Todos llevaban guantes. Ciertamente no estábamos acostumbrados a frecuentar establecimientos de tanta clase. Se trataba de un sueño. La carta era muy extensa- raro en un país comunista-, predominando la cocina internacional, algo que nos agradaba, estábamos un poco hartos de la comida rumana. Recuerdo que bebimos un Martini, vino de Burdeos y finalizamos con una copa de champán. La factura, al cambio, hubiera correspondido a cerca del cuarenta por ciento de mi sueldo mensual, pero debido al cambio en negro que realicé suponía una minucia. Con seguridad volveríamos, así que obsequié al personal con la mejor propina que he dejado en ningún otro lugar. La noche siguiente el maitre nos propuso compartir mesa con dos parejas de compatriotas de nuestra edad. Resultó una velada muy agradable.

Llegó el día de regreso. Tenía muchas ganas de volver a España, mi pierna estaba destrozada y tenía imperiosa necesidad de tregua. En el aeropuerto de Bucarest cambié por dólares los leis que me quedaban y me di cuenta que volvía a mi país con la misma cantidad de dinero que había llevado. Algo inaudito después de los gastos realizados durante los diez días de permanencia en Rumania. En el aeropuerto del Prat nos cruzamos con la Selección Italiana de fútbol y multitud de “tifosis”. España había celebrado el mundial e Italia era la nueva campeona. “Naranjito”, la mascota, estaba por todos los sitios. En ese momento me di cuenta que todo volvía a la normalidad.

El día de Navidad de 1989 sucedió algo que me impactó. Después de 24 años de ejercer el poder absoluto, enfundados en sus abrigos de piel –los mismos que usa la gente rica en cualquier lugar del mundo cuando hace frío-, Nicolae Ceaucescu y mujer Elena, tras ser juzgados por quienes se creían con derecho, fueron acribillados a balazos en la plaza más popular de Bucarest con la televisión en directo. El comunismo tenía los días contados.

jueves, 29 de noviembre de 2007

UN AÑO


El pasado día 27 mi blog cumplió un año. Todo se inició con un perrito Yorshire-terrier que pasó a mi lado. Desde entonces he intentado plasmar en él experiencias, anécdotas, frustraciones, percepciones, curiosidades, estados de ánimo, carencias, nostalgias y algunos intercambios muy interesantes. Creo que ha merecido la pena. Gracias por compartir conmigo este humilde espacio

RUMANÍA DE CEAUCESCU -2-


Palacio de Ceaucescu


Al día siguiente visitamos, por nuestra cuenta, Bucarest. Por la noche estuvimos con Eva y su novio en la discoteca más “in” de la capital. Bailando me lastimé la rodilla derecha. Meses atrás había sufrido una lesión jugando aL fútbol y en ese momento me resentí por un violento movimiento. Se me inflamó y me condujeron al hospital. Me recordaba a los antiguos hospitales “18 de julio” que, por suerte, iban desapareciendo en España. Fotografías del dictador, decoración con emblemas comunistas, paredes de azulejos blancos, baldosas tricolores en el suelo, mareantes pasillos, tétricos despachos médicos, enfermeras ataviadas con cofias y delantales blancos sobre blusas azules claras… Eva explicó lo que me había sucedido al galeno de turno. Desde ese preciso momento me bautizaron con el nombre de Elvis. El médico -musulmán- que me atendió, medía más de dos metros de altura y tenía complexión atlética, golpeándome el pecho me tumbó en la camilla. Le observé hurgando en una jeringuilla de las que usan los veterinarios para vacunar ganado. Solté un grito: ¿Eso es para mí? El gigante musulmán no sé si mirando o no a la Meca, me contestó: “…Dios quiera”, “viva Franco”. Me hizo un daño terrible. Similar operación se repitió dos veces más. Eva que se encontraba junto a mí, separada por un biombo, estaba asustada por mis gritos. Le informé que si me introducía otra vez ese rústico animal la jeringuilla en mi malherida rodilla me tiraría por la ventana y que le explicara que no tenía nada que ver con Franco. Afortunadamente no ocurrió por cuarta vez. El bestia me dijo que podía irme. Me había sacado el liquido sinovial desprendido en el interior de mi rodilla y podía caminar un poco mejor. A modo de pago cogió del bolsillo de Eva un paquete de rubio americano que se transparentaba en su camisa.
Acabamos el día en uno de esos establecimientos para turistas bebiendo whisky. A Eva y a su novio les obsequié con un cartón de winston a cada uno. Eso suponía mucho dinero en el mercado negro.

La mañana siguiente la destinamos a seguir visitando la ciudad. Aunque ahora estaba condicionado para caminar con normalidad. Todo sería más lento y nos perderíamos varias cosas programadas anteriormente.
Salimos de una boca de metro y nos dirigíamos a otra que distaba unos trescientos metros. Llamábamos la atención y nos hablaban constantemente en italiano. Un tipo nos persiguió aprovechando nuestra pausada marcha. Nos contaba que necesitaba dólares para irse del país, se le veía muy apurado. Me habían advertido que el dinero del mercado negro era arriesgado, en la mayoría de las transacciones se trataba de billetes falsos o que ya no circulaban por el país. En algunos casos solían ser policías. Cuando el tipo me hizo una última oferta se trataba de once veces más que el valor oficial. Entramos en un portal y conté el dinero. Estaba correcto y aparentemente era igual que el que tenía en mi bolsillo. Al fin y al cabo se trataba de cien dólares. Nos desplazamos a un centro comercial cercano y no recuerdo lo que compré –creo que música clásica- Quería conocer el valor de mi recién adquirido ¿tesoro? La cajera marcó el valor de los discos, metió el billete que le di en la caja y me dio el recibo. Éramos ricos para afrontar la semana que nos quedaba para disfrutar en el país.

jueves, 22 de noviembre de 2007

RUMANÍA DE CEAUCESCU -1-


Viaje desde Zurich a Bucarest con las líneas aéreas rumanas “Tarom”. Supe que todo iba a ser distinto al atravesar el invisible “telón de acero”.
Me impactó la primera visión al aterrizar en el aeropuerto de la capital rumana: dos interminables filas de militares, distanciados unos seis metros entre uno y otro, pertrechados con armamento suficiente como para acometer una guerra. Me recordaron a los famosos •”grises” de la época franquista. Desde mi minúscula ventanilla hice una foto -sin flash- a tan surrealista e impactante imagen. Cuando pisé suelo fui detenido. Al parecer había atentado contra la seguridad del poderoso Partido Comunista.

Tras varias horas retenido en un cuarto lúgubre y sin ventilación, gracias a una policía que hacía las veces de intérprete, pude convencerles de que no era su enemigo, simplemente un turista que venía de otra parte de Europa. El policía que llevaba el mando sacó con violencia el carrete de mi cámara y la golpeó contra el suelo. Afortunadamente pude realizar con ella un reportaje, por todo el país, que todavía guardo como si se tratase de un botín de guerra. Unas semanas más tarde de este accidente expondría, junto a Roberto Lázaro –Premio Goya al mejor cortometraje 96- una colección de fotografías conjunta, en la que figuraron seis o siete imágenes de aquel momento, ya histórico, de Rumanía.
Había comenzado con mal pie mi estancia en el país de Ceaucescu, aunque ese no fue, ni mucho menos, el peor momento de mi visita. Tampoco el mejor.

En uno de esos hoteles que los miembros del Partido utilizaban para celebrar sus convenciones -y más de uno para acostarse con sus amantes- mi acompañante y yo nos establecimos por unos días. Tras cumplir con los rigurosos trámites para registrarnos, subiendo en un lento ascensor sufrimos un ultraje. Dos empleadas, aprovechando una parada en una planta anterior a la nuestra, nos conminaron a cambiar nuestros dólares por leis, solicitándonos también que les vendiéramos lencería, lápices de labios, maquillajes y perfumes. Accedimos a lo primero, ya estábamos advertidos. Cambié en negro treinta dólares por el triple de su valor en leis. La lencería y demás prendas intimas se quedaron en nuestras maletas, aunque, durante los ocho días que permanecimos allí, iban desapareciendo por arte de magia bragas y sujetadores “made in Spain”.
Más tarde, tras una cena frugal en el restaurante del hotel, tomando una copa en un bar para extranjeros, es decir: pagando en dólares, conocimos a una pareja de guías. Ella hablaba perfectamente castellano. Tras una larga conversación nos invitaron a una fiesta universitaria que se celebraría al día siguiente.

Se trataba de una especie de guateque en un apartamento de un edificio muy lujoso, aunque bastante destartalado por dentro. La decoración era muy sencilla y desfasada. El piso era muy amplio, con paredes altas y grandes ventanales desde donde se contemplaban las amplias avenidas poco iluminadas. La música que sonaba era rock, si bien bastante rancio. Más tarde comenzó a sonar jazz, parecía encontrarme en algún lugar veinte o treinta años atrás. Eva, que así se llamaba la intérprete y guía, no se separó de nosotros, haciendo las veces de cicerone y presentándonos a todos los asistentes. Era divertido ver la cara que ponían al enterarse que se trataba de extranjeros. Vestían de manera desfasada y varios de ellos nos dijeron que era la primera vez que hablaban con un extranjero que no fuese soviético. Algunos nos pedían hachís (obviamente, no teníamos) contestando que no usábamos. Los más osados, ya metiditos en vodka, me ofrecían a su novia a cambio de mis usados "Levi´s Strauss"

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Fernando Fernán Gómez


UN GENIO TÍMIDO Y CON MAL CARÁCTER
FERNANDO FERNÁN GÓMEZ (1921-2007) Actor, director y escritor español.


El actor, cineasta y escritor Fernando Fernán-Gómez ha fallecido esta tarde en Madrid a los 86 años. Fernán-Gómez estaba ingresado en el hospital madrileño de la Paz desde hace unos días para ser tratado de una enfermedad que padecía.
Una de las grandes figuras de la escena y el celuloide, Fernando Fernán Gómez es Príncipe de Asturias de las Artes, Premio Nacional de Cine y Teatro, Medalla de Oro de la Academia de Cine y la máxima cantidad de Goyas acumulada por ninguna otra figura del cine español.

“Hay que intentar que las grandes ideas parezcan pequeñas, superficiales, cotidianas”

martes, 20 de noviembre de 2007

TELEVISIÓN


Acababa de llegar a Zamora y me encontraba, en buena compañía, tomando un blinis y un vino de Toro, en el Rincón de Meneses de la Plaza Mayor, cuando descubrí sobre el mostrador el diario “La Opinión”. Asiduamente leo el blog de José Ángel Barrueco pero cuando estoy en Zamora me gusta más hacerlo en su columna del periódico.

Al principio me pareció que contenía una errata lo que estaba leyendo, luego pensé que podía ser efecto del vino que estaba bebiendo. No daba crédito. Escribía que “la televisión pasa por uno de sus mejores momentos”.No soy asiduo de ese medio visual, al menos de los canales al uso, tan sólo veo alguno de esos informativos cargados de sucesos y quince minutos de fútbol (que llaman deportes). Desde que el Gobierno del Sr. Ánsar prohibió la emisión de “Caiga quién caiga”, dirigido por el Gran Wyoming, únicamente he visto algún programa de”Camera café”, pero como se repetía tanto dejé de verlo.
Respeto a los que prefieren pasar el rato delante de la tele viendo series interminables que cada vez proliferan más, o esos programas insultantes del, mal llamado, corazón. Hay que respetar el interés general. Pero de ahí a que la televisión pase por sus mejores momentos…

Dejé de ver películas apetecibles debido a las interrupciones que se alargan y alargan para darnos consejos publicitarios. Acababa durmiéndome.
Todo se programa para tener un buen share y derrotar, en esa franja horaria, a sus competidores. Lo demás no importa. Pueden suspender una emisión sin previo aviso, cambiar su horario. No se respeta al espectador. No tienen escrúpulos.
Cada cadena televisiva es libre de emitir lo que le venga en gana, el problema llega cuando esa cadena es pública y la pagamos, por tanto, entre todos. Personalmente me gustaría una televisión más interactiva, que se preocupara más de la cultura y menos de los personajes públicos, que emitiera con regularidad una guía de exposiciones de arte, recorridos por museos, cine sin pausas, programas sobre temas literarios. ¿Es mucho pedir?

A las personas que coinciden con Barrueco les doy, desde aquí, la enhorabuena. Los que no pensamos así -sino todo lo contrario- nos conformaremos con no ver esa (¿apasionante?) televisión que atrofia los sentidos. Es fácil, uno se acostumbra, no queda otro remedio. Si todo va bien ¿para qué cambiar?

lunes, 19 de noviembre de 2007

LA INMIGRACIÓN


La inmigración se está convirtiendo en uno de los mayores problemas de la Unión Europea. Hace pocas fechas, en Italia, una mujer de 47 años, Giovanna Reggiani (esposa de un oficial naval), murió tras ser golpeada y violada por un rumano que le robó el bolso y la dejó tirada en el arcén. El joven rumano fue detenido, cerca del lugar de la agresión, en un barrio periférico de Roma. Otra rumana, que sorprendió al sospechoso manchado de sangre y hurgando en el bolso de la victima, avisó a la policía.
A las pocas horas de ser detenido el agresor, Walter Vectroni, alcalde de Roma, convocó una rueda de prensa y exigió mano dura contra la inmigración descontrolada.

Existe en Italia un dato que ha calado en la sociedad: el 75% de los detenidos es rumano. Desde la apertura de las fronteras este año a Bulgaria y Rumanía la inmigración de este último país se ha disparado, con 550.000 personas, son los extranjeros más numerosos en Italia.
La pasada semana el gobierno de Romano Prodi (ex titular de la Comisión Europea) envió al parlamento un paquete de legislación en materia de seguridad, incluyendo una medida de expulsión de inmigrantes. La medida se aplicó por decreto y se calcula que 300.000 rumanos son los catalogados de “peligrosos para la sociedad” y podrán ser expulsados.
Ciertamente me parece que con estas medidas pagaran justos por pecadores. No me entra en la cabeza que más de la mitad de los rumanos que viven en Italia sean considerados peligrosos para la sociedad.

Visité Rumania pocos años antes de que Ceaucescu fuera asesinado. Pude comprobar in situ que el régimen comunista hacía estragos en la población. Conviví con varias personas, tanto de la capital como de otras ciudades (Sibiu, Poiesti…), también con gentes de Transilvania y de los Cárpatos. No sé si por miedo a la situación política o por otras razones, me pareció un pueblo tan honrado como cualquier otro. Ahora, transcurridos más de veinte años, me impresiona que sean tan peligrosos (o, al menos, considerados así). Vivimos en una sociedad desenfrenada en la que cada vez existen más diferencias sociales. También entre los países miembros de la Unión Europea las diferencias son abismales. Legalmente todos somos iguales, podemos circular libremente y debemos buscarnos el sustento. Conocemos por datos oficiales que un alto porcentaje de rumanos es detenido. El problema de Italia (como el de España) es la falta de previsión sobre la inmigración. Hay que esperar a que se carguen a la esposa de un oficial (no de un obrero) para adoptar medidas drásticas. La inmigración discurre por un trágico camino y los gobiernos, antes de que sea demasiado tarde, tienen que marcar una línea política y social a seguir, para evitar que no sean ellos los realmente “peligrosos para la sociedad”.

jueves, 15 de noviembre de 2007

BRETT ANDERSON



Junto a su banda “Suede”, Brett marcó el sonido distinguido del Pop británico de los noventa, muy influenciado por el Glam Rock, pero sin olvidarse del sonido de “The Smiths” o el Brit Pop.
Una vez disuelto el grupo forma con Bernard Butler, guitarrista de “Suede”, The Tears” y editan “Here comes The Tears” en 2005. Pero en 2006 Brett anuncia la edición de su álbum debut: Brett Anderson que publicó en 2007.
Muchos de sus incondicionales esperábamos ansiosos este primer disco en solitario, después de la disolución de “Suede”. Con su nuevo grupo “The Tears” no consiguió las expectativas deseadas (sobre todo en ventas). “Love is dead” (su primer single) e “Infinite kiss”, un corte sublime, son los momentos con más carga dramática y sonidos orquestados.
Pero esta no era la última sorpresa de Brett. El pasado 20 de octubre grabó un nuevo disco (doble), esta vez en directo junto a “String Ensemble”, nada menos que en el Queen Elizabeth Hall de Londres.
Una amiga, que desde hace algunos años ha dejado de ser teneeger, viajó a Londres para ver el concierto y me ha traído el disco recién quemado, lo pusieron a la venta pocos minutos después del concierto. Me parece intimista, profundo, sugerente, envolvente, sencillamente se trata de un acústico maravilloso. Canciones llenas de nostalgia e inteligencia con cuidados arreglos de cuerda y elegantes guitarras.
Dentro de la gira de presentación del nuevo disco grabado en el Queen Elizabeth Hall, visitará España, concretamente Barcelona (Casino de la Alianza, 19 de diciembre) y Madrid (Teatro de la Casa de Campo. 2º de diciembre).

miércoles, 14 de noviembre de 2007

IX CERTAMEN DE CORTOMETRAJES "Ciudad de Soria"


Comienza el la NOVENA EDICIÓN del "Certamen Cortos Soria-Castilla y León".
Más de una semana de actividades programadas, secciones paralelas que se suman a la proyección de cortometrajes, la confianza de un público que crece año tras año, y nuestros premios, de los más altos en su categoría dentro del panorama nacional.
Muchas actividades se llevarán a cabo del día 15 al 23 de Noviembre, más información en la página oficial del Festival

VAN DEN BUDENMAYER


Ayer estuve viendo el cortometraje “Sinfonía desconcertante” de Belén Sánchez, qué logró el año de su estreno, 2003, el prestigioso “Cristal Heart Award” en el Heartland Film Festival de Indianápolis.
El corto tiene cuatro partes, coincidentes con los movimientos de una obra para orquesta, en este caso una sinfonía, con tres movimientos y un final (allegro, adagio, scherzo y rondó)que articulan el desarrollo de la historia y de sus protagonistas. La música me ha recordado a una obra del Van den Budenmayer, seudónimo de Zbigniew Preisner, el músico habitual del director polaco Krzysztof Kieslowski. Cuando Krzysztof Kieslowski y Zbigniew Preisner (una relación tan estrecha y comparable quizás con la que hay entre David Lynch y Badalamenti) trabajaban en “La doble vida de Verónica”, se les ocurrió inventarse un supuesto compositor al que bautizaron con el eufónico nombre. En la edición de la banda sonora original se mantuvo el engaño atribuyendo a Van den Budenmayer sus supuestas composiciones.

La broma nació con La doble vida de Verónica, en la escena inicial, cuando la directora del coro ordena comenzar por la obra de Budenmayer; situación que se repite años después en la trilogía “Tres colores”. Se siguió aludiendo a Van den Budenmayer, que es la fuente de inspiración del compositor casado con el personaje de Juliette Binoche en Azul. En Blanco se emplea música fúnebre “suya” para la escena del funeral y en Rojo, Irene Jakob compra un disco del holandés (quien ahora ha evolucionado y no sólo se trata de un nombre, sino que también tiene una carátula con la reproducción de su retrato en aguafuerte). Pero no termina ahí la historia, ya que la Oxford University Press estaba elaborando una enciclopedia musical y creyendo que Van den Budenmayer había existido, se pusieron a recabar información sobre él para incluirle en la obra. Como no encontraron nada, se dirigieron a Preisner, que, muy sorprendido, les dijo que estaban buscando a un personaje inexistente. La Oxford University Press se negó a creerle y siguió consultando a expertos, pero es de suponer que acabaron convenciéndose de la versión de Preisner, ya que el enigmático músico barroco de los Países Bajos no apareció en la edición de su enciclopedia.

Cuando Kieslowski murió, Preisner lanzó un nuevo disco al mercado "Requiem for my friend" dedicado a su memoria.

Preisner además de los Tres colores y La Double vie de Verónique, compuso la música de Bez Konca y los diez(capítulos) Decálogos, también de Kieslowski

lunes, 12 de noviembre de 2007

CUMPLEAÑOS




Desde la fecha de mi cumpleaños llevo celebrándolo cinco veces. Ya parece una justificación para hacer algo distinto. Lo curioso son los regalos que he recibido. Entre mis amigos y familiares corre el bulo de que entiendo de vino, esa ha de ser la causa para que todo el mundo me obsequie con botellitas. El primer regalo llegó dos días antes proveniente de Colombia, aunque enviado desde los Pirineos. Llegó perfectamente embalado y contenía tres cosas, un sobrecito con una nota, una rosa seca de color amarillo y una botella de Rioja reserva. Dos días más tarde de recibirlo -la fecha concreta de mi cumpleaños- lo celebré con una pareja de amigos zaragozanos de setenta años. Tomamos café, pastelitos, dulces, bombones y una copa de champán (que ellos me habían regalado junto a otra botella de vino de su tierra: Somontano) teniendo como fondo una espléndida bahía que se contemplaba desde su casa. Luego echamos una partida de cartas de un juego muy divertido que me enseñaron. Por supuesto gané yo.
Días más tarde, con los años cumpliditos, salimos a cenar dos parejas, a un asador. Obviamente la excusa era celebrar mi cumpleaños. No contentos con esto, al día siguiente vinieron a comer las mismas personas, a mi casa. ¿Mi regalo?- piensen un poco-. Correcto, dos botellas de vino Viña Tondonia (uno de mis favoritos).
Una semana después de esta celebración, en mi casa familiar de Santander me prepararon una fiesta sorpresa: “celebración de mi cumple”. Ciertamente es una satisfacción tener a todos tus seres queridos juntos reunidos a la mesa, máxime si se trata de compartir percebes de mi zona, almejas, pulpo, cigalitas…
Anoche, después de regresar a casa de una fiesta de cumpleaños de la hija de unos compañeros, me reuní a cenar con tres amigos. Teníamos que celebrar mi cumpleaños. Joder, si ya ha pasado casi un mes. Qué manía. Lo pasamos excepcional. Hablamos de música, comida, Chávez y con el pretexto del vino que estábamos bebiendo -Dehesa La Granja-, uno de ellos nos habló de su amigo Alejandro Fernández, dueño de las Bodegas Pesquera. Acabamos con un cava riojano, me entregaron mis regalos: una moleskine, un mueblecito para almacenar Cd,s y ¡sorpresa! una botella de un rico caldo reserva de Rioja.
A última hora debíamos estar muy “moscos” (en Soria se denomina así a los borrachos) ya que acabamos cantando el Himno Valenciano. (Hay una máxima entre los deportistas: cuidaros seis días a la semana y el último desmadraros)
Esta mañana me he levantado con un leve dolor de cabeza. Espero que sea la última celebración hasta mi próximo cumpleaños, ¡menos mal que sólo cumplo una vez al año! Mientras tanto beberé algo de vino que tengo almacenado. Pero sólo un poquito y una vez a la semana.

domingo, 11 de noviembre de 2007

VICTORIA GARRIGA (AV62 ARQUITECTOS)




La arquitecta barcelonesa Victoria Garriga, Profesora de proyectos arquitectónicos en la UIC. ( Universidad Internacional de Cataluña) y miembro del estudio AV62 inaugura una nueva etiqueta en mi blog denominada “Personaje”. Trataré de presentar seres humanos, no excesivamente célebres, pero sobresalientes en su actividad; y, sobre todo, de los que me sienta cómplice.

AV 62 es un estudio que no hace aeropuertos ni rascacielos, ni mucho menos trofeos para alcaldes en busca de un párrafo en los libros de historia, hacen otra cosa. Algo que a pesar de estar totalmente alejado de las tendencias de la moda arquitectónica pop de la última década, les ha valido el reconocimiento de la revista “Wallpaper", una de las biblias de la cultura del hedonismo, que les ha incluido en su lista de los 101 arquitectos más excitantes del momento.


Descubrí a Victoria hace escasos días gracias a un periódico , creo que se trataba de “Las Provincias”. Publicaba una foto suya técnicamente perfecta, el autor obtenía un primer plano de la arquitecta sacando partido a su rostro, captando lo más adecuado de su expresión, sin una pose forzada. El retrato tenia una naturalidad impactante.
Luego profundicé en la noticia, poco detallada, que hacía referencia a su profesionalidad.

Me olvide del nombre de la arquitecta, con seguridad nunca más podría saber sobre ella. Sin embargo hoy mismo, en el País Semanal, aparece nuevamente su foto (no tan excelente como la del periódico) y una pequeña reseña:

“Nada puede ser bello si no responde a una utilidad, sea material o espiritual. En estos días de arquitectura y espectáculo a mí lo que me motiva es el espacio del individuo”. “Por eso me centro en la vivienda. Es un lugar necesario para el desarrollo integro de las personas, donde duermes, donde comes, donde haces tu vida intima”.

viernes, 9 de noviembre de 2007

RAYUELA NYC



Rayuela
Rayuela es el restaurante de moda en Nueva York, accede al video.

¿PORNOGRAFÍA?



No quiero que mi blog sea censurado. Así sí, ¡Coño!.


He visitado Paris en algunas ocasiones pero tengo pendientes, entre muchas otras, dos citas para mi próxima visita: El cementerio del Père-Lachaise y el Museo D´Orsay. La filóloga, historiadora y poeta Ana Rodríguez de la Robla en su exquisita bitácora “Hablando de Victorias” (más de una vez he hecho referencia a ella, estoy seguro que no será la última) nos muestra una foto del conocido –aunque poco visto- lienzo “El Origen del Mundo”, del pintor realista francés Gustave Courbet. Curiosamente el cuadro se encuentra en el “D´Orsay” y no he tenido, por tanto, el placer de disfrutarlo -con o sin rubor, ya veremos- in situ. Courbet no se encuentra entre mis pintores favoritos aunque considero que “El Origen del Mundo” tiene una rudeza estética (Francisco Sianes) que impresiona “realmente”, nadie ha podido resistirse a su magnetismo. Lo que desconocía es que se trata de una obra tan pequeña (45x50 centímetros), la imaginaba diez veces más grande (soy de cerca de Bilbao).

Hasta aquí todo normal, si es que puede considerarse normal la manera tan clara y precisa de la narrativa de la santanderina De la Robla, el problema surge cuando alguien arremete, no sé muy bien si contra la tela o contra el escrito, indicando su contenido pornográfico (si se trata del escrito o de todo el blog desearía hacerme actor porno).
Alguna vez he comentado aquí que colaboro con una Web fotográfica de Estados Unidos. Antes de colgar una foto tienes la obligación de indicar si contiene algún tipo de desnudo. Estoy de acuerdo en que hay que informar al usuario del contenido que puede encontrarse –tal vez se trate de un niño u otra persona que debido a su moralidad, religión, etc. se sienta agredido por la naturalidad de la foto-. De la misma manera habría que avisar del posible contenido violento, racista, desagradable, publicitario, sensacionalista de otras páginas de Internet. No llego a entender que una obra de arte como es “El Origen del Mundo”, aunque muestre un desnudo, pueda tacharse de pornográfica, más bien habría que analizar en profundidad la mente del tipo que ha realizado esa afirmación.

A rebufo de los contenidos violentos, xenófobos, agresivos y pornográficos en Internet quisiera aportar algunos datos de la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación:
-El año pasado navegaron por Internet más niños que adultos. De esos niños el 50% navega solo. El 44% de los menores se han sentido acosados por Internet (el 14 % ha concertado un cita con un desconocido, el 8% lo ha hecho en más de una ocasión, el 10% de estos jóvenes se presentaron solos en las citas, el 7% no avisaron a ninguna otra persona sobre su intención de acudir a la cita). Un 28% de los menores visita contenidos prohibidos para la infancia (19% entra en páginas pornográficas, 38% visita páginas de violencia, 16% en páginas de contenido racista o xenófobo. 26% accede a chats sobre sexo).

Los datos, como puede comprobarse, son escalofriantes; a pesar de la utilización, cada vez más numerosa, de filtros para niños. Por todo ello entiendo que hay que proteger y supervisar a los más pequeños. Pero debemos tener muy claro qué es la violencia, qué es el racismo y qué es la pornografía. Si pensamos que “El Origen del Mundo” es parte de ella, la sociedad tiene un problema y debemos empezar por solucionarlo. Mientras tanto disfrutemos con el arte, es de las pocas cosas que merece la pena en esta miserable vida.

jueves, 8 de noviembre de 2007

1984

Me encontraba en Madrid en la presentación del European Special Sports, una especie de olimpiada para discapacitados psíquicos con participación de muchos países europeos. La fiesta de presentación se celebró en la discoteca Joy Slava, en la madrileña calle del Arenal. Corría el año 84. Cuando entré en la sala, el presidente de la organización me presentó al Alcalde de Madrid, a algunos políticos conocidos, a varios deportistas de elite y a Miss España. Yo llevaba una credencial colgada del cuello, creo que informaba de mi condición de Delegado de Valladolid en la organización. Miss España se fijó en mi credencial y me dijo que ella también era de Valladolid. Le expliqué que había finalizado mis estudios y seguía unido a Valladolid ya que me habían ofrecido un puesto de trabajo en un colegio de su ciudad (aunque nunca ejercí allí). Seguimos charlando largo tiempo y nos separamos del grupo donde ella se encontraba. Hablamos básicamente de proyectos. Me sentía bien a su lado, no encontraba diferencia alguna con las chicas de nuestra edad que conocía. Durante las cerca de tres horas que permanecimos juntos tan sólo me abandonó dos veces para intervenir en actos de presentación del evento. Bebimos una copa de champán (entonces no me hacía mucha gracia –no bebía alcohol- aunque hoy, sin embargo, es mi bebida favorita) y varios zumos acompañados de canapés. Hacía las once de la noche una mujer se acercó a la Miss y le dijo algo al oído. Me pidió que, por favor, le acompañara a su hotel. No le podía defraudar. Se despidió protocolariamente de los asistentes más importantes y tomamos un taxi. Alguien nos siguió en otro automóvil. Me explicó que al día siguiente tenía dos actos relevantes en Madrid pero que le apetecía tomar una última copa conmigo en su hotel, fuera de obligaciones y protocolos (ciertamente padecimos interminables miradas en el Joy Slava).
Pasadas las cinco de la madrugada me metía en la cama de mi hotel. Durante el recorrido en taxi aproveché para ordenar unos papeles de mi carpeta. Esa tarde, en la Plaza Mayor, uno de los artistas que proliferan por allí me había hecho una caricatura muy original y de gran calidad. Al lado de mi caricatura había escritas una palabras -no las recuerdo bien pero eran cariñosas-, una dirección de Valladolid y un número de teléfono, finalmente su firma.
La dirección y el teléfono eran de sus padres. Curiosamente una compañera de estudios vivía en un portal cercano así que conocía bien su calle. Nunca llamé por teléfono y tan sólo utilicé una vez su dirección postal para enviarle un telegrama (entonces no existía correo electrónico ni mensajes MSN); y es que, meses más tarde, se proclamó Miss Europa. Curiosamente ayer, mientras ojeaba las páginas de una revista, vi su foto. Según la noticia ahora se dedica al teatro y estrenaba una obra en Madrid. No me cabe duda que los proyectos de los que me habló esa noche se cumplieron con creces. Los míos, tan sólo, al cincuenta por ciento.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

CITA


"Nunca olvides sonreír porque el día que no sonrías será un día perdido."

Chaplin

MEMORIA HISTÓRICA





Tío Olegario era hermano de mi abuela materna. Durante la guerra civil española fue capitán de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y combatió contra los nacionales. He leído que en el año 1936 la CNT tenía en España dos millones de afiliados.Tío Olegario fue capturado y hecho prisionero por el bando contrario, permaneciendo en la cárcel de la calle Alta, en Santander, durante varios años. Afortunadamente no se le imputaron crímenes de guerra.
Durante los años que su hermano permaneció en la cárcel, mi abuela le llevaba, todos los días, la comida. Tenía que desplazarse desde Corbán hasta la calle Alta unos doce kilómetros, entre ida y vuelta, andando. En la sala de espera de la cárcel, donde se reunían los familiares, contaba que coincidía con un perro pastor alemán, ya no recuerdo su nombre. Ese perro también proporcionaba diariamente la comida a su dueño encarcelado. Mi abuela investigó sobre ese tema, le resultaba conmovedor. Un día siguió al perro y acabaron en la Estación del Ferrocarril. Una vez allí, el animal se subió a un vagón de un tren con destino a Torrelavega. Mi abuela preguntó a varios trabajadores de la Estación y todos conocían al famoso can. Al parecer, diariamente tomaba un tren en Torrelavega hasta Santander y luego realizaba el recorrido en sentido contrario. Todos los inspectores le conocían, sabían su ocupación y por eso le dejaban viajar gratis junto al resto de viajeros. Un buen día mi abuela le echó en falta. Por primera vez no había acudido a su cita diaria. Le informaron que el perro había muerto el día anterior.
Tío Olegario salió de la cárcel y tuvo que abandonar, por orden judicial o tal vez ministerial, su tierra. Se instaló en Palencia, conoció a una maravillosa mujer, se casó y pasó el resto de su vida en la ciudad castellana. Cuando yo era aún niño recuerdo que viajaba con mi abuela a visitarlo. La consigna que siempre recibía era que no hablara nunca de la guerra. Así que me sentaba frente a él, en la cocina de su casita, y escuchaba la radio, su pasatiempo favorito. Me quedaba mirándolo absorto como si se tratara de mi héroe favorito. La emisora siempre era la misma: Radio Paris Independiente. Yo no entendía nada de lo que decían pero permanecía ausente escudriñándolo. Los domingos por la mañana siempre veíamos juntos el concierto que daban por UHF. Era su respiro dominical.
Cuando Franco accedió al poder, casi todos los vecinos de mi abuela, en Corbán, desaparecían en camiones. Mis familiares nunca volvieron a verlos. Ella temía por su vida, al fin y al cabo era hermana de un traidor. Pasaban los meses y, afortunadamente, nadie se fijó en ellos. Mi abuela llevó una vida intensa de trabajo pero su humildad, su arrojo, su saber mirar al frente, su generosidad y un gran sentido común (y del humor) le sirvió para hacer más llevadera su vida y la de su familia. Ha sido una de las mujeres más importantes de mi vida. De ella aprendí a ser perseverante, a no olvidar de donde provengo, a ser tolerante, abierto, disciplinado y honrado.
Los políticos ahora nos hablan de la “memoria histórica”. Mi memoria histórica es la que he escrito y nadie puede dar marcha atrás. Nuestra memoria nos tiene que servir para seguir adelante por un camino más humano, más tolerante y más pacifico. Lo demás no es que sobre, incluso puede estar bien, el problema de fondo es que los votos mandan y para ese cometido suelen ser las intenciones. Soy ateo de la política.

lunes, 5 de noviembre de 2007

BARES, QUÉ LUGARES...


En el pueblo zaragozano de Villarroya de la Sierra hay dos bares con nombres tan celestiales como inusuales. Se llaman “El cielo” y “La gloria” . Lo más curioso es que están pegados, uno al lado del otro, pared con pared. Vaya competencia, ¡así da gusto!

Siempre paso con prisa y nunca he querido detenerme (son cutres en exceso, además), aunque estoy seguro que allí siempre estarás bien acompañado tomando una cervecita y será difícil encontrar el momento de marcharte. Lo que me pregunto es qué pensará de esa incierta competencia el párroco del pueblo (la Iglesia está justo enfrente). Estará hasta las narices, seguro. Esos dos locales, en vez de hostias y mistela tienen cerveza, licores, sepia, tortilla de patatas, calamares… ¡Así cualquiera!

Con la gloria y el cielo en el pueblo no creo que a nadie se le ocurra cuestionarse un más allá.