sábado, 31 de enero de 2009

STUDIO 54


Aprovechando un viaje relámpago a Reus me acerqué a Peñíscola para disfrutar de una fiesta denominada “Studio 54”, ambientada con una excelente música de los años 70 y 80. Casi todos los conocidos iban disfrazados, incluido Antonio, dueño del local donde se celebró, que tenía cierto parecido con Bogart. Debido a que viajaba a la mañana siguiente y, además, tenía que madrugar, no me disfracé ni me quedé hasta muy tarde, aunque la fiesta prometía. Había un ambiente estupendo.

Studio 54 es una legendaria discoteca neoyorquina ubicada en la Calle 54 Oeste en Manhattan. Abrió el 26 de abril de 1977 y fue clausurada en marzo de 1986. Su apogeo coincidió con la fiebre por la música disco y con una época de libertad sexual que se vio truncada por la aparición del sida. El local fue reabierto posteriormente, pero ya en circunstancias muof Live se produjo en ese local hasta 1975.
Desde los años cincuenta hasta mitad de los años setenta, el espacio había sido el estudio 52 de la CBS. Luego fue vendido y se convirtió en una discoteca. A la inauguración acudieron Mick Jagger y su entonces pareja, Bianca, Salvador Dalí, Liza Minnelli, Donald Trump y su esposa Ivana, Debbie Harry, Brooke Shields y un largo etcétera. Varias estrellas como Warren Beatty, Cher, Woody Allen y Frank Sinatra querían disfrutar del festejo pero no pudieron entrar; se cuenta que varios de ellos fueron rechazados por el despótico control que se ejercía en la puerta.
La fiesta de clausura de Studio 54 tuvo lugar en febrero de 1980 y fue llamada «El final de la Gomorra moderna»; acudieron Diana Ross, Ryan O'Neal, Jack Nicholson, Richard Gere y Sylvester Stallone. Se cuenta que la última copa que se sirvió la bebió Stallone.
En sus mejores días Studio 54 tuvo un papel formativo en el crecimiento de la música disco y la cultura de los clubes nocturnos en general, y fue uno de los primeros en borrar la distinción entre vida nocturna homosexual y heterosexual.
La discoteca fue representada en el filme 54 de 1998, protagonizado por Ryan Phillippe y fue parodiada en el filme del 2002 Austin Powers in Goldmember con el nombre Estudio 69.

viernes, 23 de enero de 2009

REDACTED


Justo cuando Guantánamo empieza a desmantelarse por orden de Obama, nuevo presidente de los Estados Unidos, y anunciarse la retirada de las tropas de ocupación en el conflicto de Irak, he tenido la oportunidad de ver, con algo más de un año de retraso, la película Redacted, con guión y dirección del relevante y comprometido Brian de Palma.

Por desgracia, los gobiernos de los Estados Unidos de las últimas décadas han sembrado el odio hacía todo lo que suena a imperialismo yanqui, hacía su genuina democracia que desea imponer a los estados con otras políticas diferentes a la suya, hacía el feroz capitalismo consumista. Desde fuera, se suele ver al Gran Imperio como prepotente y dominante. Y claro, por todo ello, así les va. Ahora tienen la oportunidad de cambiar. Obama nunca ha desatado en mí el optimismo general de la población mundial. Espero confundirme.

Redacted, rodada en Jordania, aunque basada en un hecho real ocurrido en la interminable guerra de Irak. Concretamente una violación cometida por un grupo de soldados norteamericanos el 12 de marzo de 2006, en pleno día (en el film ocurre de noche), en Mahmudiyah a una niña de 14 años cuyo nombre era Abeer Qassim Hamza. Además de matar a toda su familia (salvo a dos hermanos que a esa hora estaban en el colegio) quemando sus cadáveres y su casa.

El documento en el que se basa la película fue censurado y por ello resulta incomoda y genera gran controversia. Redacted, no obstante, se anuncia como una historia de ficción basada en hechos reales.

El cine bélico no es, ni mucho menos, mi género favorito. Salvo raras excepciones, como Apocalypse Now, suelo evitarlo. Sin embargo Redacted es distinta. Realizada con poco presupuesto (dentro de lo que cabe) y video digital de alta definición. El director investigó en videos realizados por los propios soldados, páginas web, imágenes colgadas en You Tube… y decidió usar parte de esos momentos para dar vida a la historia. Se basa , sobre todo, en un documental francés y en un diario realizado en un video casero por el soldado Izzy Diaz. Izzy (interpretado por Ángel Salazar) tiene intención de realizar un reportaje de guerra que le sirva para entrar en la Escuela Superior de Cinematografía. Desgraciadamente muere antes de finalizarlo.

Desde mi humilde punto de vista la película está muy bien construida. Habla de la realidad de Irak sin tapujos, con una visión realista de lo que allí ocurre: tensión, destrucción, crueldad, muerte… y una violación. Tristemente, lo que ocurre en una guerra suele ser previsible, ¿o no?
Esperemos que locuras como la guerra de Irak sirvan para que no se vuelvan a repetir escenas dramáticas y muertes de una sociedad civil que la mayoría de la veces no tiene nada que ver con lo que allí ocurre (o intentan que ocurra).

martes, 20 de enero de 2009


CUMBRE HISPANOLUSA EN ZAMORA


Zamora está sitiada. Nunca la había visto envuelta en tanta seguridad. He leído en la prensa que alrededor de mil quinientos agentes velarán por la custodia de los miembros de las delegaciones que participarán en el Encuentro Hispanoluso.
Cuando llegué a Soria coincidió con la época que enviaban a los presos de ETA a la cárcel de la ciudad. Durante algo más de un año, cada vez que entrabas a la ciudad te realizaban un exhaustivo control. Por entonces, todos mis compañeros eran de fuera de Soria. En una ocasión íbamos cinco personas en mi colorado Dyane 6 y la policía nos pidió a todos el carné de identidad. Resultado, salvo el vehículo, todos los demás éramos de otras provincias. Allí había un santanderino, una zamorana, una pareja de murcianos y una zaragozana. Mundo Babel nacional, vaya. Como estaba empadronado en Santander, a continuación venían las obligadas pesquisas. Afortunadamente, después de perder quince o veinte minutos, podíamos continuar viaje. Eso sucedía siempre.
Hoy, cuando me dirigía a comer a Miranda do Douro, en dirección contraria, para entrar a Zamora, había gran colapso de coches. En una fila se colocaban decenas de vehículos para pasar por el obligado control policial. Rutinas que causan excesivas molestias al ciudadano. Aunque algunos piensan que Zamora estará presente por unos días en el mapa político nacional e internacional y eso merecerá la pena. ¡Qué horror!
Los políticos zamoranos, tan ineptos como los sorianos, los cantabros o los castellonenses, reivindicarán a los señores Zapatero y Sócrates la mejora de comunicación por carretera que une Zamora con tierras portuguesas. Esperemos que les hagan caso, por una vez, y dispongamos en el menor plazo posible de vías de primera, tan necesarias para establecer una comunicación más fluida, en todos los ámbitos, con nuestros amigos y vecinos lusos.
Precisamente, en mi viaje al país vecino, pude comprobar el mal estado de la vía que une Zamora y Miranda do Douro. El viaje de ida lo hice por el embalse de Villalcampo en pleno parque de los Arribes del Duero. Sin embargo el regreso decidí hacerlo por
Bermillo de Sayago (haces unos kilómetros más pero la carretera es algo mejor).
Mañana comienza la Cumbre (iba a decir “la crisis”) y deseo lo mejor para Zamora. Suerte y paciencia.

martes, 13 de enero de 2009

EMOCIÓN




Con el paso de los años cada vez te sorprenden menos cosas. Es como si lo hubiéramos experimentado todo. Pero, por fortuna, nunca acabas de aprender, siempre existen situaciones desconocidas, descubrimientos, nuevas sensaciones. Tal vez la monotonía- la rutina- sea, muchas veces, la responsable de no sorprenderse.

No recuerdo si era veintinueve o treinta de diciembre del pasado año (hace pocos días, vaya). Estaba en Santander y pasaba en un autobús por el Ayuntamiento. No había olvidado, claro, que el señor Claudio, “Claudillo” para los amigos, había volado de la plaza. ¡Ya no estaba!. No podía creerlo. Era la primera vez que veía la plaza, por cierto antes llamada del Generalísimo (aunque nunca la llamé por el nombre oficial) y ahora plaza del Ayuntamiento, sin la estatua ecuestre de ese tipo tan “bajito” y puñetero. Nada más pasar la plaza me dirigí a mi acompañante diciendo: estoy emocionado. Ciertamente me emocioné de verdad. No puedo decir porqué pero sentía que la libertad, ese derecho tan trastocado y necesario, palpitaba en la ciudad. Luego, desde lo alto, viendo la bahía y, al fondo, las montañas nevadas, me precipité hacía tiempos en que la libertad era una batalla por ganar. Se trataba de una pequeña victoria: deshacernos de un símbolo que representó a un pasado triste, gris y trasgresor. No pude menos, desde allá arriba, que respirar profundamente unos aires que llegaban menos contaminados.

domingo, 11 de enero de 2009

CHET BAKER "Autumn Leaves"




Olvidémonos por unos minutos que mañana es lunes.
PREMIO "ABRAZOS"



Myself de http://myselfonlymyself-myself.blogspot.com/ me ha concedido un premio testimonio de su amistad. Se trata del premios "Abrazos" (tan necsarios) y lo recibo con gran agradecimiento.

sábado, 10 de enero de 2009

MI MUSA ATACA DE NUEVO


IMPRESIONANTE IMPRESISIÓN

viernes, 9 de enero de 2009

EXPOSICIÓN COLECTIVA EN EL CLUB FINANCIERO DE VIGO

jueves, 8 de enero de 2009

MANDARINA NEWS (Cena de colaboradores)






Desde hace unos meses vengo colaborando en una publicación mensual que se llama Mandarina News. Coincidiendo con una fiesta de los 80 en el Club-terraza-restaurante “Mandarina” se reunieron, invitados por la dirección del club, todos los colaboradores de la publicación para dar buena cuenta de una cena de “cocina de autor”. Todos ellos, en la foto, con un look para la ocasión, brindaron por los que no pudimos asistir, Juanjo Masip y un servidor. Gracias a todos por la deferencia.

En la foto, Antonio Horche, gerente de Mandarina (con gafas por encima de los ojos), Vanessa Roso, directora de Mandarina News y Radio Mandarina (con diadema clara), DJ Nathalie Orrego (pelo afro), Belén Traver, más modosita (arriba a la izquierda), Jordi Casals (con gafas. Arriba a la izquierda), los hermanos Gost (repartidos) , Esther Geensen (abajo en el centro), Toni Cervera (arriba a la derecha), Benjamín Geensen, socio fundador de Mandarina (en el centro con vaso) y otros amigos.

Creo que volveremos a reunirnos el próximo día 30. Intentaré estar, entonces, en la foto que acredite mi presencia.


http://www.mandarinaclub.net/principal.shtml
VENTANAS


Foto: Luis López.

Cuando vivía en Santander me gustaba, en la época invernal, abrir una ventana orientada al oeste y, si el tiempo lo permitía (era despejado), contemplar en todo su esplendor el macizo central de los Picos de Europa. Durante las navidades he pasado unos días con mi familia y he tenido la suerte, casi todos esos días, de poder divisarlos nuevamente. Es un espectáculo fascinante. Todos sus picachos cubiertos de espesa y blanca nieve. Al abandonar Cantabria, ascendiendo hacía Reinosa, los tres macizos de la cordillera cantábrica, rebosantes de esplendor y luminosidad, se despedían de mi mientras un puño presionaba el interior de mi pecho.
Desde los dieciocho años que marché a estudiar a Valladolid he permanecido fuera de mi tierra y, por tanto, estoy acostumbrado a tener que despedirme de mi familia. Después de unos días a su lado siempre queda ese pequeño resquicio de amor, llamémoslo así, que tarda en extinguirse.

En Soria, la vista que tengo desde mi salón abarca varios kilómetros. Y, aunque por delante hay algunas industrias, salvadas estas se divisa gran amplitud de terreno, incluidas las vías del tren y un viaducto por donde pasa. En invierno, cuando nieva (este año ha sido pródigo en ello), me gusta ver como la capa blanca va cubriéndolo todo. No es que se trate de una vista espectacular pero siempre es agradable comprobar que al lado de la ciudad sigue existiendo campo y buenas vistas.

Esas dos ventanas, una mirando a los Picos de Europa y otra dirigida al altozano castellano, forman parte de mis días. En los últimos años se ha incorporado otra nueva. Una ventana hacía el Mediterráneo. Esa es, con mucho, mi favorita. Allí pasó temporadas de asueto, fuera de rigores horarios, más abierto a la naturaleza y a la creatividad. Por un lado diviso el mar y por otro, por el oeste, la Sierra de Irta. Por ahí se pone el sol, el potente y colorista sol levantino que levanta mis pasiones.

Hoy he regresado al trabajo y me encuentro con esos pensamientos. La rutina no es mi debilidad. Quisiera retomar de nuevo esos días vacacionales y tan sólo puedo hacerlo con la imaginación. Siento que el tiempo pasa, que los ciclos se renuevan y que mi espíritu sigue siendo el mismo de siempre. Bienvenido a la rutina.

martes, 6 de enero de 2009


Mi amigo Marino Valer me ha hecho entrega de este regalo de Reyes. Agradecido viniendo de un gran republicano, precisamente en ese día.

"Symbelmine son aquellas flores que, según Tolkien, crecen sobre las tumbas de los reyes Rohirrin. Flores también conocidas como "no me olvides". La idea es otorgar este premio en agradecimiento a los blogs, premiando su trabajo y como un motivo más para estrechar lazos existentes, para que así, no nos olvidemos de esos blogs que hacen que cada día queramos seguir haciendo lo que hacemos".

lunes, 5 de enero de 2009



NOCHE DE REYES


Escribo estas letras horas antes de la tan deseada, para los más pequeños, noche de Reyes, llena de ilusiones. El sol permanece en lo alto después de unos días de lluvias intensas. Lo tomo, casi desnudo, en mi privilegiada terraza peñiscolana, tan bien orientada al sur. De fondo, el arrullo de las olas de la playa norte y, a volumen muy bajo para no distraer mi atención del soniquete del mar, la voz melodiosa del gran Chet Baker . A mi lado, descansando sobre el suelo, el nuevo libro del castellonense universal Manuel Vicent.

Manuel Vicent es para mi, junto a Javier Marías y José Ángel Barrueco, entre otros, uno de los mejores –por no decir el mejor- columnista que conozco. Los domingos, cuando compro “El País” lo primero que hago es empaparme del buen estilo de Vicent en su columna semanal de la contraportada del diario madrileño. Su última aportación se titula “El tiempo” y trata, justamente, de su paso. Comienza diciendo que “el tiempo no existe. El tiempo sólo son las cosas que te pasan, por eso pasan tan deprisa cuando a uno ya no le pasa nada”. Luego habla de los cambios de luz dependiendo de las estaciones y lo rápido que pasa el año. Compara en todo ese largo proceso, que es la vida, la diferencia de perspectiva ante esas permutas dependiendo de la edad. Cuando uno es viejo, o más bien se siente viejo, todo es monotonía, todo resbala a gran velocidad sin que deje posos. Sin embargo, en la infancia, en la adolescencia, en la juventud, los veranos y los inviernos son largos. Todos los días hay sensaciones nuevas que van contra el tiempo. Nuevas emociones, nuevas expectativas. El gran Vicent finaliza el artículo deseándonos para el nuevo año ”...felices sobresaltos, maravillosas alarmas, sueños imposibles, deseos inconfesables, venenos no del todo mortales, y cualquier embrollo imaginario en noches suaves, de forma que la costumbre no te someta a una vida anodina…” El autor de “León de ojos verdes” (libro que leo actualmente y que recomiendo a todos los que quieran disfrutar de una lectura agradable y magistralmente escrito, además de ambientado en nuestra provincia castellonense) nos ofrece intenciones algo retorcidas, no cabe la menor duda, pero son recetas para combatir la reiteración, la repetición, la redundancia de nuestros actos. Son fórmulas sabias para desafiar el sentido de nuestra vida. Un sentido que nunca nos someterá a ser viejos. Porque la vejez, ya lo he dicho en este espacio alguna vez, no trata de la edad sino del espíritu, y hay que combatirla con nuevas sensaciones que nunca debemos dejar pasar.
Pero ahora, con vuestro permiso, seguiré disfrutando de este día soleado de enero y del mar azul que me devuelve a mi infancia, cuando junto a los míos esperaba nervioso a que se hiciera de noche para que su magia nos envolviera en sueños maravillosos. Y es que el tiempo existe, Sr. Vicent. Existe en nuestra memoria, en nuestro presente y en un soñado y disfrazado futuro.

jueves, 1 de enero de 2009

FELIZ AÑO NUEVO DESDE SANTANDER


Fotos. Luis López