jueves, 26 de febrero de 2009

PÁGINA SOBRE ALCALDES DE ESPAÑA (CARLOS MARTÍNEZ MÍNGUEZ. SORIA)

La escritora barcelonesa, Julia Herrera de Salas, abre un nuevo espacio en su web. Se títula "Alcaldes de España". Su primer invitado el Alcalde de Soria.
Mucha suerte en tu nueva experiencia.

lunes, 23 de febrero de 2009

GRACIAS POR TODO, JULIA

LIENCRES



Durante mi estancia en Santander, mi tierra, he estrenado una nueva cámara (un poco más profesional). Las primeras fotos que he relizado son estas.

ANTONIO MACHADO. ÚLTIMAS SOLEDADES.




Ayer se cumplieron 70 años de la muerte del poeta. Estaba en Santander y con el trajín habitual que tengo cuando voy lo olvidé por completo. Comía con mi madre, después de tomar con el resto de mi familia un vermucito mientras disfrutábamos en el jardín de un día especialmente soleado, y apareció en la tele una imagen de Antonio Machado. El reportaje lo elaboró mi amiga Marga Gallego que, habitualmente, se encarga de los temas culturales y sociales de TVE. Salieron imágenes de Colliure y de su alcalde y el concejal de cultura (curiosamente, en septiembre estuve con ambos). El trabajo de Marga, como todos los que realiza, me pareció sobresaliente. Conciso, sencillo y emotivo.

Antonio Machado, salió desde Cataluña hasta Francia acompañado de miles de republicanos derrotados. Machado y su madre Ana llegaron a la frontera muy enfermos, sin dinero, casi desnudos, como los hijos de la mar. Unos de los mejores amigos de Machado, Corpus Barga, llegó antes que ellos a Perpignan y regresó con ayuda para trasladarlos al pueblecito pesquero de Colliure. Se alojaron en el pequeño hotel Bougnol-Quintana. Era la noche del 28 de enero. El reposo pareció aliviarle los problemas cardiacos que padecía pero no pudo sobrevivir a su enfermedad ni sobreponerse a la angustia que supone el destierro. Murió el 22 de febrero (miércoles de ceniza). La noticia se propagó muy rápido por el país vecino. Jean Cassou, escritor francés, se encargó de movilizar al mundo de la cultura del país vecino e, incluso, pretendía que el entierro se celebrara en Paris con todos los honores que merecía el poeta español. Debido a la austera y sencilla manera de ser de Antonio, sus familiares declinaron la invitación y celebraron el entierro en el humilde pueblo de pescadores. Seis milicianos, que escaparon del castillo de Colliure donde estaban vigilados, lo llevaron a hombros hasta el cementerio cubierto el féretro con la bandera republicana. El poeta fue enterrado en la tumba de una buena amiga de la dueña del hotel en el que se hospedaba. Su madre yacía en cama y no pudo acudir a darle el último adiós. Murió pocos días después que su hijo.
Más tarde, su hermano José encontró en el abrigo del poeta un papel arrugado que contenía tres anotaciones. La primera reproducía, en inglés, las palabras de Hamlet “ser o no ser”. La segunda: “Estos días azules y este sol de la infancia”. En la tercera y última aparecían estos versos: “Y te daré mi canción: Se canta lo que se pierde con un papagayo verde que la diga en tu balcón”

Descanse en paz, profesor.

jueves, 19 de febrero de 2009

lunes, 16 de febrero de 2009

ARCO 09


Hacía doce años que no visitaba ARCO. Lo hice el sábado con dos amigos. Uno de ellos es pintor. Visitan la feria todos los años. Comentaban que siempre es igual, que no notaban diferencias sustanciales en relación a ediciones anteriores. Volviendo en autobús a Zamora, una chica explicaba a un conocido que venía de ARCO y que no le había gustado nada.

Mi punto de vista es distinto. Al faltar durante tanto tiempo he apreciado la evolución de la feria. La última vez que estuve no había prácticamente fotografía. Ahora lo es cerca del cincuenta por ciento de lo allí expuesto. Poco a poco, va tomando la importancia que merece. Ha dejado de ser un arte menor para incorporarse a la primera línea en cuanto a ventas y exposiciones.
Otra de las diferencias, a mi modo de ver mejoradas, es que las galerías han abandonado, casi por completo, los impactos fáciles para sorprender a los visitantes, utilizando medios audiovisuales o soportes tecnológicos avanzados, a cambio de obra más tangible.

Poder disfrutar de maestros de la vanguardia, en cuanto a imagen se refiere, como Ellen Kooi, Jan Fabre, Jonathan Meese, Marina Abramovic, Holzer, Mona Breede, Nitsch, Eduardo Nave, Juan Millas… es algo que no ocurre todos los días. La fotógrafa nórdica Ellen Kooi, que hace unos meses expuso en Madrid con gran éxito, se ha convertido en una de las artistas favoritas de las galerías -vi obra suya en cinco o seis-. Prácticamente conocía todo lo presentado. No me sorprendió.
Pude apreciar que están de moda los formatos panorámicos, fotografía en blanco y negro en soportes cuadrados, retratos en color, naturaleza en colores uniformes –a ser posible en verde o blanco-, paisajes urbanos, edificios y personajes en movimiento. Por ahí se mueven los nuevos tiempos fotográficos en los escaparates del negocio.

He de decir que he descubierto en ARCO 09 a Mona Breede. No recuerdo bien si la galería era estadounidense (creo que sí) o londinense. Casi todas las paredes estaban ocupadas con obra de Mona. Paisajes urbanos (de Nueva York) con figuras en movimiento. Su luz enseguida me recordó a Hooper. Me gusta la importancia que da al tono (más blanco o más oscuro que lo real -dependiendo de la imagen-) y la manera de componer los elementos de la fotografía, proyectando más realce al ambiente que a lo que acontece en cada obra.
En cuanto a galerías, la que más me gusto fue Marlborough. Presentó obras de grandes artistas con precios realmente elevados (me gusto mucho un Bacon en tonalidades amarillas). Me encantaron también las santanderinas Silió y Siboney. Brillaron a gran altura y fueron de las más visitadas de la feria.

Anoche, escuchando algún noticiario, dieron datos sobre ventas y visitantes. Había bajado un cinco por ciento el número de visitantes y en porcentaje similar las ventas. Los galeristas, por tanto, estarán contentos. La crisis había influido en ARCO algo menos que lo que ellos estimaban.
Unos carteles, a la entrada del pabellón diez, tenían la siguiente inscripción: “El arte siempre está en crisis”. Sin duda llegarán mejores tiempos

domingo, 15 de febrero de 2009

CAOS CALMO


Casi toda la película trascurre en un parque. A la prematura muerte, por accidente, de su mujer, Nanni Moretti, interpretándose a sí mismo, decide pasar el mayor tiempo posible con su hija. Se sienta en un banco del parque y deja que el tiempo pase abandonando totalmente su trabajo de ejecutivo de una multinacional. Con el paso de los días va reconciliándose consigo mismo y adueñándose de su tiempo. Va observando (y es observado) a la gente que deambula por el parque. Pronto se convierte en algo cotidiano. Recibe visitas de colegas de su empresa, de familiares y amigos. Pero, durante la jornada diaria de colegio, siempre está pendiente de que su hija se asome a la ventana y llegué, por fin, la ansiada hora de salida para estar a su lado. Se trata de un drama sencillo, entrañable y con magistrales golpes de humor italiano (si es que el humor tiene nacionalidad). El film contiene una escena que fue muy polémica en Italia. Se trata de una escena de amor apasionado que, ciertamente, no tiene nada que ver con la trama.
El guión es una adaptación de la novela de Sandro Veronesi. El gran problema es que se hace larga. Su metraje es cercano a las dos horas de duración. Considero que se hubiera podido resumir más y no pasar de la hora y media. Hay escenas que se hacen muy pesadas por la inmovilidad de los personajes, por qué no pasa nada, hay diálogos reititerativos.

La banda sonora es excelente. Aunque se muestra de una manera poco organizada. Fue compuesta por Paolo Buonvino. Contiene temas de Rufus W, Radiohead, Stara y, como broche final, el temazo que coloqué en la entrada anterior, L, amore trasparente de Ivano Fosatti.

jueves, 12 de febrero de 2009

AMORE TRASPARENTE

object width="425" height="344">

RELATO IMPREVISTO


Durante estos últimos días he tenido la suerte de compartir con grandes amigos buenas sensaciones y muchas emociones (en entradas anteriores describo la actividad principal del encuentro). Además de pasarlo bien se han gestado algunos proyectos interesantes que me conciernen. Curiosamente, en uno de ellos ya he empezado a trabajar. Durante una visita, más o menos guiada a la ciudad de Soria, se nos ocurrió a Ángel González (poeta, escritor y pintor madrileño) y a mí (tengo que añadir que ambos somos muy creativos y vemos la vida desde un prisma similar) narrar brevemente, o no, lo acontecido durante la jornada del día seis de febrero del presente año. Cuando acompañé a Ángel a la estación de ferrocarril recordamos el compromiso. Al día siguiente, comí con Julia Herrera, escritora y comunicadora en distintos medios de radio y televisión, y tras despedirme de ella me tumbé en mi sofá favorito del salón y descansé un rato. Cuando desperté, puse en orden algunas cosas que había abandonado días atrás y decidí comenzar el relato. Después de varios intercambios, vía correo electrónico, con Ángel, tenemos escritos alrededor de seis folios con el avance del relato. No sé que opinarán quienes lo lean, pero, lo cierto, es que estamos disfrutando mucho. El domingo nos veremos en Madrid, hemos quedado en ARCO, y, aprovecharemos para sentar algunas bases. Los dos tenemos estilos diferentes. Yo soy más clásico escribiendo y él, aparte de ser una apisonadora narrando, es más surrealista, más vanguardista y mucho más aperturista que yo dándole a la pluma. No sé qué saldrá de aquí. Lo que nos llevamos por delante es mucha dosis de risa. Algo que, por desgracia, no está al alcance de todos.

miércoles, 11 de febrero de 2009

ARCO 2009


Poco a poco regreso a la normalidad. Han sido días de mucho ajetreo pero muy gratificantes. El problema es que, ahora, estoy griposo. Ayer visité al doctor y me recetó una medicación que me está yendo muy bien. Creo que para el fin de semana estaré recuperado y podré acercarme a Madrid para visitar ARCO. Hace algunos años que falto y tengo “mono”. Realmente, la feria de arte contemporáneo más prestigiosa de Madrid (y probablemente de toda la nación), en las últimas ediciones se ha “subido a la parra”. La entrada al recinto me parece un atraco. Si, además, tienes que aparcar tu vehiculo supone un añadido económico adicional importante. Tienes la obligación de dejar la mochila por el módico precio de 2,40 euros. Entrada más catálogo, 66 euros. Esta sociedad se está volviendo loca. Tengo que entrar a la página web de ARCO para familiarizarme con lo que será la exposición. No he leído nada acerca de ella salvo que el país invitado en la presente edición es India.

El arte se mueve por modas, aunque esto no es necesariamente lo que más me gusta. La moda es algo efímero. Hay que ser un genio para mantenerse fuera de ella. Esos artistas son los que me gustan. Hace años, no quiero recordar cuantos, acudí a ARCO con el fin de ver la obra de un amigo de mi abuela. Era, por entonces, desconocido. Su nombre: Félix de la Concha. Hiperrealista. La Galería que exhibía su obra, santanderina, por cierto, lo vendió todo. Félix comenzó allí su fama. Con motivo de la anterior Bienal de Zamora -2006- pude ver la obra que realizó en su estancia en Italia. Todo un lujo.
Félix de la Concha nació en León pero ha pasado mucho tiempo en Santander, concretamente en San Román de la Llanilla, donde tiene familia (su padre es de allí). Recuerdo que un día le saludé a la altura del Cementerio de Ciriego, estaba pintando el paisaje que se contempla desde allí, con el Cantábrico al fondo . En ARCO, precisamente, estaba expuesta esa obra y, personalmente, resultó ser algo muy emotivo poder disfrutarla. Una sorpresa muy agradable.
Volver a ARCO supone eso. Descubrir nuevas experiencias para poder disfrutar con la belleza. No me espero grandes cosas, aunque dentro de ese gran cajón de sastre que supone la muestra, siempre hay una obra, un artista, por el qué habrá merecido la pena el viaje. Os tendré informados.

domingo, 8 de febrero de 2009

JULIA HERRERA DE SALAS


Vi por vez primera a Julia un día caluroso de estío, cerca del mar, junto al más antiguo asentamiento romano en la Península Ibérica. Ambos compartíamos espacio interior. Yo me encontraba en la parte más baja de la sala y ella, con porte jactancioso y algo petulante, se exhibía en la parte media. Más tarde entendí a la perfección su actuación.

Comparto con ella muchas cosas. Ambos somos “aire de venus”, tenemos gran sentido del humor, nos emocionamos con facilidad, somos positivos, creativos y una de nuestras misiones es el servicio a los demás desde distintos ámbitos sociales.
Julia es una gran comunicadora. Se ha hecho a sí misma y eso se percibe enseguida. Es fuerte. Sabe diferenciar situaciones. Estudia en profundidad a las personas y realiza, de manera rápida y contundente, un perfil fiable. Suele apostar a caballo vencedor y es directa y emotiva.

Me ha regalado, durante seis días, algo de su tiempo y he podido disfrutar de su frescura, de sus ideas, de su poesía, de su sonrisa y... se lo agradezco en el alma. Me ha servido para certificar que hay que vivir la vida con entusiasmo, con felicidad y con el ánimo fiel a nuestras ilusiones y convicciones. Seguiré siendo una persona triste -ella conoce mi secreto- pero con una vitalidad a prueba de bomba.

Lo que más me gusta es su mirada y, a veces, su voz.

Te deseo lo mejor. Gracias, Alma.

sábado, 7 de febrero de 2009

VITALI LAGUTIK Y ESPOSA




El pasado 17 de diciembre de 2006 hablé en este blog sobre los hermanos Lagutik. Hoy, Vitali se ha casado y he tenido el placer de asistir a su boda. Buena suerte, pareja.