domingo, 31 de julio de 2011

IRÈNE NÉMIROVSKY

Es difícil entender, supongo, lo que quiero explicar.  El tema de los sueños siempre es complicado. Los pocos sueños que  suelo retener, un porcentaje ínfimo, tratan de personas entrañables, paisajes que  han quedado  grabados en mi mente, situaciones que me han marcado…  Pues bien, hace unos días pedí por internet (no me  da la gana  ponerlo   con mayúscula) una Kindle a Estados Unidos. Era un jueves por la noche. El sábado siguiente recibía un correo electrónico  que me informaba de los códigos del producto, recién salido del horno americano para Europa, y hacer el seguimiento de  la agencia  de paquetería. El martes, a primera hora, descolgaba mi teléfono y un tipo, con acento extranjero de Centroeuropa,  me explicaba que mi paquete se encontraba en mi ciudad. Alucinante. En menos de cien horas  mi paquete había atravesado el océano.  Siempre  he leído, pero desde que tengo mi libro electrónico  se ha triplicado mi afición a la lectura. Es un verdadero placer.  Es tan sencillo y manejable que se aprovechan muchos momentos muertos. Pues bien,  la otra noche, camino de Oporto, soñé con él y ese acto hizo que me haya apropiado de él como algo familiar, de algo importante en mi vida. Y es así,  ya forma parte de mi equipaje, sin abultar mucho y siendo tan sumamente  practico. 
El primer libro que he leído es una auténtica joya que  recomiendo a mis lectores.  Se trata de “Suite francesa”, una obra de la ucraniana nacionalizada francesa    Irène Némirovsky (Kiev, 11 de febrero de 1903 - campo de concentración de Auschwitz, 17 de agosto de 1942), que creo  fue recomendada   en el blog del escritor zamorano José Ángel Barrueco.    El descubrimiento de un manuscrito perdido de Irène Némirovsky causó una auténtica conmoción en el mundo editorial francés y europeo. Novela excepcional escrita en condiciones excepcionales, Suite francesa retrata con maestría una época fundamental de la Europa del siglo XX. En otoño de 2004 le fue concedido el premio Renaudot, otorgado por primera vez a un autor fallecido. Imbuida de un claro componente autobiográfico, Suite francesa se inicia en París los días previos a la invasión alemana, en un clima de incertidumbre e incredulidad. Enseguida, tras las primeras bombas, miles de familias se lanzan a las carreteras en coche, en bicicleta o a pie. Némirovsky dibuja con precisión las escenas, unas conmovedoras y otras grotescas, que se suceden en el camino: ricos burgueses angustiados, amantes abandonadas, ancianos olvidados en el viaje, los bombardeos sobre la población indefensa, las artimañas para conseguir agua, comida y gasolina. A medida que los alemanes van tomando posesión del país, se vislumbra un desmoronamiento del orden social imperante y el nacimiento de una nueva época. La presencia de los invasores despertará odios, pero también historias de amor clandestinas y públicas muestras de colaboracionismo. Concebida como una composición en cinco partes —de las cuales la autora sólo alcanzó a escribir dos— Suite francesa combina un retrato intimista de la burguesía ilustrada con una visión implacable de la sociedad francesa durante la ocupación. Con lucidez, pero también con un desasosiego notablemente exento de sentimentalismo, Némirovsky muestra el fiel reflejo de una sociedad que ha perdido su rumbo. El tono realista y distante de Némirovsky le permite componer una radiografía fiel del país que la ha abandonado a su suerte y la ha arrojado en manos de sus verdugos. Estamos pues ante un testimonio profundo y conmovedor de la condición humana, escrito sin la facilidad de la distancia ni la perspectiva del tiempo, por alguien que no llegó a conocer siquiera el final del cataclismo que le tocó vivir”.  (Lecturalia)

viernes, 29 de julio de 2011

James Vincent McMorrow - This Old Dark Machine


He conocido esta joya gracias a mi amigo Boris de SALA BERLÍN -Zamora-

jueves, 28 de julio de 2011

ESCAPULARIOS, PUBIS Y LA ESPAÑA DE CHARANGA Y PANDERETA

Blanca Portillo, directora del Festival de Mérida, que acoge con gran éxito la exposición 'Camerinos' de Sergio Parra, obligada a retirar de la misma un retrato de Asier Etxeandía
Mérida, 28 de julio de 2011.

Tras la recepción de varios correos electrónicos firmados por ciudadanos,
la Dirección del Festival de Mérida ha considerado oportuna la retirada de
una pieza de la exposición fotográfica “Camerinos” que, según dichos
correos, "atenta contra los cristianos". No obstante, desea hacer públicas
una serie de reflexiones que considera importantes:
-En el ánimo del Festival jamás ha estado ni estará la intención de
ofender, insultar ni vulnerar los derechos individuales o colectivos de nadie.
-El arte es siempre y por encima de todo un espacio de libertad cuyo objetivo nunca es
ofender sino mostrar y mover a la reflexión.
-La exposición fotográfica "Camerinos" no contiene precisamente una serie de posados o
fotografías "compuestas" por el autor, sino que este, simplemente se limita a ser
espectador, observador del trabajo de los actores en sus camerinos, por tanto la dicha
foto simplemente recoge un hecho que estaba sucediendo en el momento en que un actor
se estaba preparando para hacer su trabajo, un trabajo a las ordenes de un director de
escena que es quien decide cómo se viste y se maquilla el personaje (en el caso de la
dicha foto, Tomaz Pandur fue quien dirigió esta función, titulada "Infierno" basada en “La
divina comedia” de Dante Alighieri y representada en el teatro María Guerrero de Madrid)
-Retirar una pieza de una exposición supone romper una línea de trabajo diseñada por el
artista, lo cual es siempre una forma de destrucción de un discurso.
No obstante, entendiendo todos los seres humanos tenemos legítimos derechos y en
base a nuestro profundo respeto a ellos, com decía, hemos procedido a retirar la
fotografía. Así mismo, queremos hacer público nuestro agradecimiento al artista Sergio
Parra, por su colaboración y comprensión. Insistimos en que el Arte nunca tiene como
objetivo ofender y lamentamos profundamente que así haya sido percibido. Lamentamos
también que las personas que no se sienten ofendidas por esa fotografía tengan que
verse privadas de su contemplación, ya que, tras una encuesta realizada por el Festival,
la Exposición Fotográfica “Camerinos” goza de la más alta valoración por el noventa y
cinco por ciento de los encuestados.
Blanca Portillo y Chusa Martín
Directoras del Festival

FIESTAS DE SANTANDER 2011

Caballos pastando bajo la lluvia en el Seminario de Corbán

Hacia muchos años que no estaba en Santander  por Santiago.  Ahora han introducido nueva terminología en las fiestas de toda la vida de la ciudad.  Se llama, copiando a los vecinos del este, “Semana Grande”, proliferan las peñas,  que tampoco existían cuando yo era más joven y el pregón se hace llamar “chupinazo”, igual que en Pamplona. Poca personalidad, como puede apreciarse.  El domingo por la tarde nos acercamos al Sardinero y  aunque faltaban cuatro horas para los fuegos artificiales en la segunda playa tuve que aparcar en la avenida de los Castros, a algo más un kilómetro de los campos   de Sport.  Cuando finalizaron los fuegos, a eso de las once y media de la noche, se formó tal atasco que tardamos  tres cuartos de hora en llegar a Corbán.  Ya el viernes pude percatarme del embotellamiento universal de Cantabria. En la autopista, entre Los Corrales  de Buelna y Torrelavega, había otro atasco  que me retuvo, dirección Santander, más de una hora.  El día anterior, todavía en Soria, trataba de convencer a mi amigo Vicente (va a Cantabria con frecuencia ya que tiene un hermano en Suances) para que viajara a mi tierra y quedar para comer, pero él estaba obstinado en la idea de que iba a llover. Al despedirme le dije: me acordaré de ti cuando esté en la playita dándome un baño.

Volviendo a las fiestas, el domingo a las ocho y cuarto estábamos  bien situados en una de las casetas que ofrecen comida y bebida a turistas y residentes, concretamente en la de la Casa de Aragón. Luego visitamos la de Galicia, dando buena cuenta del pulpo y los pimientos de Padrón (curiosamente todos sin picar) . Visitamos las atracciones de las ferias, alucinando con algunas por su  extenuante meneo.  Finalizamos la visita  en la atracción que más ha gustado siempre a  mi familia: la del vino dulce de Aragón con su barquillo. 

Antes de los fuegos, quisimos tomar un café pero fue tarea imposible, en todas las cafeterías (Cormorán incluido)  habían desenchufado las cafeteras. Creyendo que en el Chiqui nos aseguraríamos  un trago caliente nos pusimos en camino y aprovechando el lugar veríamos desde allí los fuegos.  Tiene dos cafeterías, en una había un colapso total y, además, estaba atendida por una sola camarera. En la otra, sólo  daban bebidas a base de combinados y cócteles. Nuestro gozo en un pozo. Nos conformamos con un helado  de las furgonetas de “La Polar”.

El lunes salí algo más tarde de lo habitual con dirección a Soria para evitar el intenso tráfico. Nada más entrar en la autopista hacía Torrelavega me esperaba “tremendo atasco” que me acompañó hasta cerca de Aguilar de Campoo.  Juré no volver a Santander en el puente de Santiago.  Al día siguiente, mi amigo Vicente me esperaba para preguntarme por el tiempo. Le contesté que había acertado de lleno con no ir. Al mal tiempo, lloviendo domingo y lunes, se había añadido el intenso tráfico, haciendo infernal la ida y el regreso. Una sonrisa vencedora apareció en el semblante de mi amigo mientras me dirigía a tomar una sauna y un jacuzzi para relajarme de lo que había sido un intenso fin de semana.   

jueves, 21 de julio de 2011

WOMEN WITHOUT MEN



Música

Silueta oscura sobre horizonte azul

Una mujer se asoma al infinito

Cielo nublado, tejados insolentes

La mujer se despoja de su túnica   y va  deslizándose  hacía el suelo

“Ahora se producirá el silencio, …el silencio… y nada más”

“Sólo tenía una cosa en mente, la única forma de liberarse del sufrimiento  es  liberarse del mundo”.

Niebla alrededor de los árboles.

martes, 19 de julio de 2011

CRÓNICA PERSONAL DEL FIB 2011

Cuando regreso del FIB a la normalidad me cuesta olvidar  todos los registros retenidos.  Indago sobre los grupos que he visto y les escucho una y otra vez. Es difícil borrar de la memoria momentos vividos tan intensamente. Convivir con cerca de cuarenta mil personas  es tarea compilada.  Sin embargo,  para un joven tan mayor como soy yo, es impactante ver a miles de chicos y chicas con grandes dosis de felicidad vestidos como les viene en gana.  Los británicos,  cada vez  en mayor  porcentaje sobre el resto  de nacionalidades, están pletóricos:  libertad, sol, playa, sexo, mucha cerveza y sus cantantes favoritos en los escenarios ¿Alguien da más?  Visten de manera similar, extravagante, y, sobre todo, con ropa muy cómoda para soportar los calores estivales.  Las chicas llevan diademas de margaritas y los chicos sombreros para todos los gustos. Generalmente tienen entre 18 y veintipocos años.  Viajan desde las islas en avión y en coches particulares. En esta edición me ha llamado la atención  los cientos de vehículos aparcados en  las inmediaciones del recinto con matricula británica. Seguro que se juntan cinco y les sale más barato el coche que el avión. A última hora van cargaditos,  aunque no todos, claro. Cuando salí del concierto de The Strokes y me dirigía andando por el camino hacía el pueblo, cientos de ellos hacían lo propio hablando en voz baja y exquisita educación. No se puede catalogar a todo el personal por el mismo rasero.  Durante el concierto de The Strokes, el que congregó a más “fibers”,  me encontraba junto a un grupo de británicos  muy original y variopinto. Todos iban “calentitos”. Lo formaba una chica que danzaba como una peonza con atuendo  gótico, otra chica rellenita con vestido de hada,  un chico fuerte que se asemejaba al lagarto Juancho y otros dos chicos  más.  De repente, la gótica quitó el sombrero a un chico que pasaba por allí . No pude ver exactamente lo que pasó.  El caso es que tanto el chico como la chica iban gritando mirándose y escupiéndose  las caras.   El lagarto Juancho se acercó y los separó pero el del sombrero seguía gritando. Pensé para mis adentros ”esto acaba en pelea”.  Desde mi posición independiente  y enteramente libre de intoxicaciones diversas (más tarde un control de alcoholemia garantizó dicha predicción),  me di cuenta que la chica gótica devolvía al chico un sombrero de paja roto por la parte superior y se quedaba con otro nuevo.  El sombrero nuevo ahora lo lucía la que vestía de hada.  El chico incomodado lanzaba una y otra vez arengas hacía la gótica y el sombrero roto hacía el resto de espectadores, al cabo de pocos segundos la chica  regresaba con él y se lo ponía en la cabeza al chico.  Total que cada vez  se sentía más ofendido.  Todo ello estaba durando  cinco o seis temas de The Strokes. De repente, apareció otro chaval del grupo y tras discutir por un periodo de media hora con “sombrero roto” (yo pensaba, ahora empieza el combate),  sorprendentemente, se dieron un apretado, cálido y largo abrazo.  Luego llegó el resto del grupo y rodearon a los dos abrazados, continuando el resto del concierto atados todos por los brazos.  Se convirtió en el osito de peluche del grupo. Increíble.  Una vez finalizado el concierto,  en multitud nos dirigimos a la puerta de salida teniendo cuidado de no pisar a los centenares de “espectadores” que estaban por los suelos junto a los miles de vasos de plástico por allí tirados.  Un  británico, con el torso descubierto, exhibía un cartel en inglés solicitando “acid”. Ya en el exterior, cientos de personas hacían botellón.  Una vez en mi ccche  sintonicé Radio 3 para continuar escuchando el resto de  conciertos en directo.   A la altura de “Les Playetes”, lugar exclusivo donde veraneaba Aznar cuando era Presidente,  ya en el término municipal de Oropesa, un control policial paró al mercedes blanco que llevaba delante, para hacerlo posteriormente conmigo y los otros cinco o seis coches que llevaba a rebufo.  Yo salí de allí nada más soplar pero ninguno del resto de automóviles pudo seguir.  En Peñíscola eran las cuatro de la madrugda cuando llegué y el mar estaba calmado. Mi larga jornada “fibera” finalizó, como pueden suponerse, en chapuzón.

lunes, 18 de julio de 2011

MANDARINA NEWS

En el nuevo número de "Mandarina News" escribo sobre Leonard Cohen. Espero que os guste. Saludos.

domingo, 17 de julio de 2011

El día que conocí a ELBOW

Viernes, 15 de julio. Benicasim con luna llena. Acaba el concierto de Herman Dune en el escenario FIBERFIB y me acerco al escenario principal donde está actuando la banda inglesa ELBOW. Me fascinan (con la "c" haciendo de ese) Todos los británicos allí reunidos los conocen bien (no me extraña). Soy el último en enterarme que existen. Bendito el día.



martes, 12 de julio de 2011

TORMENTA DE VERANO

Casi todas las canciones recuerdan otros tiempos. Es inevitable. El atardecer mediterráneo no quiere brindarme hoy espectáculo de luz y color, así que me he decidido a emborronar un plano de Paris mientras escucho a Counting Crows. Es una versión acústica que me gusta  y me recuerda otros atardeceres con otros colores. No atardeceres como el de hoy, veraniego, sino otros mucho más fríos de temperatura pero gratos en ese rencoroso sistema que transmiten los sentidos. Dejo, por un momento, le Jardin de Luxembourg, el Montmartre de las odas de Nerval, las orillas del Sena de Paul Signac, la rue de Rivoli que habitó un joven León Tolstoy, los personajes de Alejo carpentier, el Marais de Baroja y los paisajes urbanos de Monet,  regresando a la visión sedante  de un mar tranquilo con esa temperatura, para mí perfecta, que son los 26 grados centígrados. Mi vecino Ariel pasea a su perro ya no tan cachorro. Está inmenso (el perro). No sé de qué raza es pero es precioso. Debe tener algo de perro de caza. Counting Crows no cesa. Es la música ideal para éste preciso momento que me hace recordar, por cierto, que dentro de tres días regresaré al FIB. Tendré el placer de ver, entre otros, a mis queridos The Stranglers (también de muchos recuerdos)  y a The Strokes,  en su regreso tras un largo paréntesis. El directo les hizo grandes a los neoyorquinos y estoy seguro que en Benicassim lo bordarán  el viernes. Allí estaré. Suena, otra vez, CC con mi tema favorito suyo: Mr. Jones. Se hace de noche en mi sólido hogar mediterráneo. La luz reverbera en el mar con tonos morados y un barco velero atraviesa mi visión y las modulaciones del leve oleaje , recordándome (va de evocaciones la tarde) que pronto veré mucha obra del gran Paul Signac. Discúlpenme,  repito Mr. Jones y me despido de ustedes con la alegría que    produce (ahora sí) una vista increíblemente hermosa. Truena y tal vez llueva.  Las vacaciones tienen esas cosas. No importa.     

miércoles, 6 de julio de 2011

MUJERES CON SONRISAS DIFERENTES

La sonrisa de Christine Lagarde, primera mujer en la cúspide financiera mundial, siempre me ha parecido forzada. Creo que tiene 55 años y que ha sido campeona de Francia en “Sincro”. Sustituye a Strauss-Kahn (DSK), ese socialista, también francés, que ha escandalizado al mundo. Christine,   exministra, va a tener un salario base inicial de 323.000 euros, además de otros 58.000 euros en concepto de gastos y dietas de representación, sin obligación de justificar.  La directora gerente del FMI hizo su presentación en sociedad con un traje de falda oscuro  y una estrella de mar a modo de broche.
A DSK, antecesor de Christine, la de la estrella de mar, le ha salido otra detractora que le denuncia por intento de violación en 2003. Tristane Banon, periodista y escritora, se citó con Strauss-Kahn a fin de hacerle una entrevista para un libro: “Era un apartamento casi vacío, con una máquina de café, una biblioteca sin libros, un sofá… Saqué la grabadora y él me pidió que fuéramos al sofá y que le diera la mano… Luego me atrajo hacía él, caímos al suelo, peleándonos”.
Carme Chacón (léase Carma)  estuvo de visita en Uganda donde su ministerio ha dirigido durante los últimos 15 meses la misión de la UE para formar militares somalíes. En una foto de Emilio Naranjo para la Agencia EFE, Carme, con camisa azul clara y pantalón vaquero ceñido, observa a los soldados africanos empuñando sus armas. Están concentrados en el supuesto enemigo, mientras la ministra, apartada vilmente por su partido a la candidatura a la Presidencia del Gobierno, sonríe con una pose digna de la mejor modelo. ¡Más madera, es la guerra!

Mujeres con sonrisas diferentes, mujeres con apuestas desiguales que son noticia. Apuesto por la mejor Christine en el FMI, por  el fallo judicial  contrario a Tristane y por la desaparición  de la política, en menos de dos años, de Carme.  Todo seguirá en manos de los hombres, incluidas las armas de los militares somalíes, pero, mientras tanto, algunas mujeres,  seguirán demostrando al mundo que son tan buenas o mejores que los hombres. Si es por demostrar la igualdad que sigan adelante.  Esa es  mi mejor apuesta.  

domingo, 3 de julio de 2011

PARIS ESPERA

Cuando preparo un viaje ya estoy participando de la primera etapa.  Si tengo tiempo suficiente me gusta ir avanzando  sobre contenidos relativos  al lugar elegido.  A mediados de agosto visitaré Paris durante una semana. He visitado en alguna ocasión Paris pero nunca se acaba de conocer bien, “no se acaba nunca” como dijo Vila-Matas. Es una ciudad   que seduce  y envuelve a la vez. Yo quedé atrapado de su belleza cuando la descubrí  a mis dieciocho años.  Después vinieron muchas otras ciudades con grandes encantos como Londres, Budapest, Lisboa, La Habana, Marrakech, Praga… pero Paris tiene, desde mi perspectiva personal, una luz y unas peculiaridades que te enamoran de manera insaciable. 
Conozco muchos de los lugares más populares: el Louvre, el Museo Pompidou,  la Tour Eiffel, el Sena y sus islas, el Barrio Latino,  el Arco de Triunfo , Montparnasse, los Campos Elíseos,  los grandes bulevares, Notre Dame,  Sacre Coeur, Montmartre, etc. así que podré dedicarme a conocer (o, al menos, intentarlo) sitios por los que siento especial atracción. Dejar a un lado lo más turístico y dedicarme a disfrutar de lugares más alejados del flujo turístico.  Itinerarios más secretos  pero sin dejar de visitar  lo imprescindible que me queda por conocer.  Entre mis prioridades de ese segundo bloque están:  el museo Carnavalet;  el d´Orsay; el FIAC; el barrio de Saint Germain des Prés, en la orilla izquierda del Sena;  el cementerio donde están enterrados famosos de la talla de Victor Hugo o  el cantante de los Doors, Jim Morrison. En cuanto a otras visitas menos ambiciosas artísticamente, tengo especial interés en: descubrir galerías y pasajes cubiertos de la ciudad; conocer “le Marché de Creation Paris Bastille”; visitar la Galería de arte (Jardin d´Art)  de un amigo argentino en Montparnasse; tomar una cerveza en el Café “Les DeuxMolins”, localización de la película Amelie; comprar algún libro antiguo en los puestos de los “bouquinistes” instalados en más de tres kilómetros a lo largo del Sena y que fueron  declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; pasear por la Plaza de Abbesses y ver el mural que contiene 50 formas de decir “te quiero” a partir de 511 baldosas… y, sobre todo, dejarme seducir por la belleza de sus calles, por su arte, por los largos paseos del Sena,  sin estar tan pendiente, como otras veces, del maldito reloj y el apresurado discurrir del tiempo.  Y, claro, dejar testimonio gráfico  de mi estancia en la Ciudad de la Luz.  Lo haré gustosamente. 

sábado, 2 de julio de 2011

MIS OBRAS FAVORITAS.- 1

"¿sabes cómo se llama un cuadro que es de una cafetería toda de cristal que se ve a la gente que hay dentro?"

40 AÑOS SIN JIM

Hoy se cumplen 40 años de la muerte de Jim Morrison. Sus restos se encuentran en el cementerio del Père-Lachaise de Paris junto a los del escritor Oscar Wilde, la soprano Maria Callas o el compositor Frédéric Chopin. Dentro de unas semanas tendré el placer de visitar su lecho.