jueves, 29 de marzo de 2012

miércoles, 28 de marzo de 2012

MAÑANA SERÁ UN DÍA ESPECIAL


Mañana será un día especial desde que nos gobierna la derecha popular. Ya lo fue el pasado domingo con la victoria del centro-izquierda del “socialismo” en Asturias y que, el siempre presente en las últimas elecciones en Andalucia, el “señorito” (pronunciado con la voz tan característica de Gracita Morales) Arenas no pudiera, una vez más, gobernar aquella tierra. ¿La cuarta será la vencida?
Mañana será otro día especial, pase lo que pase. Los españoles (con la “p” re-pronunciada) estamos convocados, por los sindicatos mayoritarios –por desgracia desaparecidos durante casi siete largos años- a una huelga general (¡hacía falta ya!). El movimiento 15-M y muchas otras asociaciones apoyan la huelga. Incluso se ha convocado, al margen de la laboral, otra huelga de consumo. Todo me parece fenomenal, ya era hora. Sin embargo, para mi desgracia, no podré secundarla ya que he recibido de mis superiores la pertinente comunicación para prestar servicios esenciales en mi trabajo. Y, aunque no soy optimista con el resultado, poco a poco, tenemos, entre todos los que nos consideramos progresistas, ir sentando las bases para que los derechos que creíamos adquiridos y que ahora pisotean los políticos (elegidos por todos, no nos olvidemos) permanezcan e, incluso, puedan potenciarse a pesar de la desagradable crisis que atravesamos.
Cuando el PP alcanzó la mayoría absoluta, por culpa de la ineptitud del PSOE, entre otras causas, me sentó fatal que los trabajadores, que muchos trabajadores con sueldos miserables, contratos tercermundistas, gente parada, colectivos degradados socialmente votaran a esa derecha tan recalcitrante. Y, claro, ahora viene Paco con las rebajas. Perdón, Paco no, ese era antes, ahora se llama Mariano. Mariano con las rebajas. Pensamos que los políticos ejercen el poder, pero no, los que lo ejercen verdaderamente son los que presiden las grandes empresas, los que gobiernan los bancos, la iglesia, las grandes fortunas que son cada vez más grandes … los políticos son sus marionetas y nosotros, los currantes, los tontos que mediante un voto elegimos la maquinaria para que todos sus deseos se lleven a cabo. Hay que cambiarlo todo, no se puede seguir así. Alguna vez más lo he dicho en este mismo blog. Disculpen la perorata pero me siento indignado por todo lo que está pasando en nuestra sociedad.
Mañana me desplazaré en bici al trabajo para prestar servicios esenciales (unos mínimos extraordinariamente abultados), no llevaré dinero ya que no gastaré ni un céntimo en nada mañana. Por la tarde no participaré en la manifestación con unos sindicatos que no han estado a la altura en tiempos de Zapatero, iré al cine (soy socio de un Cine-club, ya lo tengo pagado) y consumiré el mínimo posible de electricidad, agua… No servirá de mucho, pero, al menos me sentiré bien conmigo mismo. Soy lo más importante que tengo y he de cuidarme por dentro y por fuera.
Escucho ahora a Stone Roses, con esa fuerza tan eléctrica al tocar, con el deseo de trasladarla –la fuerza- a una sociedad que tiene que decir BASTA a lo que nos está sucediendo a la mayoría. No olvidemos que un pequeño porcentaje de individuos se está frotando las manos con lo que ocurre con la crisis. Bajémosles los humos. Feliz huelga, amigos… y mucha salud, como decimos en Navidad.     

viernes, 23 de marzo de 2012

CERCA DE MÍ

Close To Me by The Cure on Grooveshark

Ayer, regresando del Mediterráneo, con el nudo que siempre se produce en mi garganta cuando salgo de allí, disfrutando de la niebla adormecida en el valle que discurre entre Morella y Sorita, en Els Ports del Maestrazgo todavía castellonense, con mucha nieve en las cunetas, flores en los árboles y un sol recién salido, sonó en la radio de mi coche “Close to me”. Contemplando esa belleza, acompañada por la música de The Cure, se me pusieron los pelos como escarpias y disfruté, una vez más, de la belleza que puede aportar un paisaje determinado o una música que te haga soñar... Seguí conduciendo y seguí viviendo. No se puede pedir más tan "cerca de mí". 

  Existen dos versiones de "Close to Me", una con una sección de viento y otra sin ella. La versión sin la sección de viento es la que se contiene originalmente en el álbum The Head on the Door, mientras que la que suena es la que aparece en el sencillo. La sección de viento fue adaptada de una marcha fúnebre tradicional de Nueva Orleans. La remezcla extendida para el sencillo de 12 pulgadas contiene un arreglo extendido de dicha sección de viento. Las versiones con instrumentos de viento también contienen, al comienzo del tema, un sonido largo y chirriante de una puerta al cerrarse. Este sonido fue extraido del comienzo del vídeo musical que se grabó para este tema, en el que aparece la banda atrapada en un armario que cae de un acantilado y se hunde en el mar. La letra contiene las palabras "My head on the door" (inglés: mi cabeza en la puerta), que inspiraron el título para el álbum. 
FUENTE: WikipediA

jueves, 15 de marzo de 2012

LA ERA DIGITAL


Las personas de mi generación hemos vivido toda la evolución y los cambios referentes a las nuevas tecnologías. Algunos pensaban que podían dar la espalda a lo que iba llegando. Así, primero dijeron que ellos nunca tendrían un teléfono móvil,  ese artefacto sólo serviría para estar controlado y  nunca harían el "tarín" de hablar por la calle haciendo posturitas ridículas. Luego, apareció el ordenador de sobremesa, con un monitor gigantesco y más fondo que el Álvarez Cascos. Y, claro, más de lo mismo: eso no iba a servir para nada y con Internet llegaría todo lo malo y, además, se perdería el tiempo que se dedicaba a otros menesteres más tangibles y provechosos. Pero se confundían y el tiempo les ha quitado la razón. Incluso fue tanto el furor de estos nuevos artilugios que en la actualidad sería impensable vivir sin ellos. Ahora, pasados los años, me parece imposible que haya películas de cine en las que no aparezca un móvil o un ordenador. El furor del ordenador fue tal que pronto salieron los portátiles y esas mismas personas que renegaban de ellos, pero que sin embargo ya eran herramientas de uso común entre sus hijos, e incluso entre ellos, los que perjuraban no usarlos nunca, ya empezaron a entrar en la vorágine que suponía, y supone, la tecnología que no para de avanzar y evolucionar con los años.

Cuando aparecieron los primeros modelos de libros digitales me posicioné, aunque pareciéndome muy  interesante la nueva propuesta, con los que apostaban por seguir tocando el libro, oler sus páginas, recopilarlos, adorarlos, mecerlos… Poseo una colección de libros que me ha desbordado  y desde hace ocho meses tengo un Kindle que pedí directamente a EE.UU. con el consiguiente canon revolucionario del impuesto reglamentario. En ese tiempo he leído más de veinte libros, la mayoría muy voluminosos, el doble de lo que leía en papel. A principios de año dieron datos sobre las ventas en Estados Unidos de libros y, por primera vez, se habían vendido más digitales que de papel. Ahora, varias asociaciones luchan para que se quite el impuesto a los libros digitales para así potenciar la lectura.

Si he de ser sincero me da igual que la lectura se haga en el nuevo soporte o en papel, el caso es que la aventura que supone leer llegue a todas las personas, sean de la clase social que sean. Así, la sociedad será más educada y más libre. El problema es el de siempre: la cultura en general y los libros en particular siguen pareciéndome excesivamente caros. Todo es un negocio y aquí tampoco van a ceder. Vivimos tiempos en los que, por desgracia, hay aspectos mucho más importantes que el precio de los libros.




viernes, 2 de marzo de 2012

SE ESCUDRIÑA LA PRIMAVERA


Ya se vislumbra la primavera. Buena noticia si no fuera por la falta de lluvia que hace que todo esté tan extremadamente seco. Regreso de una visita al Mediterráneo, un compañero algo más tranquilo que mi verdadero mar, el Cantábrico, tan provocador y violento, a veces. Por aquellas tierras la primavera ya está afianzada, se nota en las ramas de los árboles plagadas de flores rosas y blancas; en sus gentes rezumantes de paz; en los cada vez más largos atardeceres y en los madrugadores amaneceres llenos de luz y calor.

He aprovechado para gozar con el silencio nocturno, reservando tan sólo algo de sonido a la magia que produce el mar acunándote. He dormido mucho y he leído otro tanto, acompañado siempre por mis últimas adquisiciones musicales, que se escuchan mejor junto al mar y en la armonía que origina estar relajado a todo lo que te rodea. He estado leyendo -y sigo en ello- un libro muy extenso, tanto en páginas como en contenido. Trata del paso del tiempo en un grupo de personas, unidos por la amistad, el trabajo y la familia. Situaciones cotidianas que se acercan a la realidad de cualquier persona. El amor en la universidad, los hijos, la distancia que establece en las relaciones el discurrir de los años, los trastornos de la separación… He bebido buenos vinos junto a los amigos, descubriendo nuevas zonas emergentes donde se están elaborando caldos excelentes, y, sobre todo, he dejado que el tiempo pasará sin yo proponer la medida, sin horarios ni condiciones. La soledad y el aislamiento también sirven para innovar pensando y para intentar olvidar esa ola imperante de pesimismo que han producido los políticos.

A mi regreso, he agradecido que el frío haya desparecido en la tierra soriana y he regresado al Duero, con sus márgenes más regeneradas, para poder contemplar la belleza del río a su paso por el este de la ciudad. Regreso renovado, con mi interior calmado y muchas ganas de disfrutar de la alegría y libertad que produce un tiempo ahora más templado y reconfortante.