jueves, 24 de enero de 2013

TOLDO, EL GATO DE RENZO LEZELLI



TOLDO. EL GATO DE RENZO LEZELLI- 2

Hay noticias impactantes sobre animales que recorren el mundo. Hace unas semanas, leí una noticia en Facebook sobre un gatito de tres años que visita a diario la tumba de su dueño. El fallecimiento de su exdueño ocurrió hace más  de un año en la Toscana italiana y, sin embargo, hace escasos meses todo lo concerniente al gato  Toldo ha recorrido el planeta mediante noticias recogidas en diarios, blogs y redes sociales.  Y, aunque, al principio fui escéptico a publicar algo sobre él en mi blog al final decidí hacerlo el día 14 de enero de este mismo año. No me parecía una noticia con mucho fundamento, sin embargo, hubo algo en ella que me tocó la fibra. Mi blog también recoge una historia real (animales desafiantes)  que siempre contaba mi abuela y esto me recordó un poco lo que yo plasmaba sobre un perro y un gato santanderinos. Quizás por eso incluí la historia de Toldo que ha conmovido a los habitantes de Marliana y al resto del mundo.

Pues bien, mi entrada titulada “El gato de Renzo Lezelli” está batiendo récords de visitas  en “Escritos en la cresta de una ola”.  No soy muy dado a  los datos estadísticos ni a analizar registros pero siempre es una satisfacción y una motivación especial  saber que mi blog está en crecimiento. 
Comencé a publicarlo en noviembre de 2007 y hasta septiembre de 2012 no pasó de las 300 visitas diarias. El 19 de abril de 2012 marcó récord de entradas, produciéndose 361.  “El gato de Renzo Lezelli”, fue el principal protagonista  para alcanzar ayer un nuevo registro que casi duplicó el anterior récord, nada menos que 618 visitas. Sin embargo, el nuevo registro de ayer tengo la seguridad que hoy mismo quedará obsoleto, a las diez de la mañana, mi blog ya contabilizaba 200 entradas.

Como homenaje a Toldo y sus números acompaño un par de fotos del minino.

Gracias por visitar mi humilde blog. Saludos.

miércoles, 23 de enero de 2013

BOTAS DE APRÈS-SKI


Hacía tiempo que no sacaba del armario situado al este, hacia el Moncayo, mis botas après ski. Tienen borreguito por dentro, y en días de hielo y nieve, como el de hoy, resultan imprescindibles.  Cuando me levanté, pasadas las ocho y media de la mañana, al salir de la habitación noté una oscuridad anormal y pensé que me había equivocado al poner el despertador, cosa poco probable, ya que mi personal despertar comienza a las siete y pico, cuando mis vecinos del BRIF (Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales) empiezan a estampanar las puertas de los armarios de la cocina, para, después, salir uno a uno, golpeando la puerta principal de su vivienda. A continuación, todos los días, una señora baja los escalones con sus sonoros tacones, y luego, los vecinos de arriba, multiplican por diez el ruido tan particular de sus persianas, subiéndolas poco a poco. Pero, sigamos por los derroteros del principio del texto, la poca luz era el preludio de lo que vino al asomarme a la ventana, una capa de nieve tan  densa que me obligaba, además de a ponerme mis botas,  calzar los neumáticos con esas “cadenas” de tela para que el coche no patine y se deslice sin control. Cuando me dirigía al coche, varios vehículos se salían de la carretera, la baja temperatura convertía la recién caída nieve en hielo. Por suerte, llegué al trabajo sin ningún tipo de incidencia. Cuando entré por la puerta, varios chicos y chicas esperaban al personal para intercambiar comentarios respecto a la nevada. Mi tutorizado Charli, que conoce todas las marcas de zapatos y zapatillas de deporte, pronto se fijó en mis botas. No se refirió a ellas como “mizuno” o “the north face”, que son las deportivas que habitualmente utilizo; tampoco las denominó “auténticos” (así llama a los zapatos de vestir), sino que con su desgarradora voz las llamó, no dando crédito de lo que veía, “botas de nieve”. Era nuevo para él que calzara ese tipo de bota.
El día continuó gris, carente de luz, y siguió nevando hasta mediodía, con temperaturas por debajo de los cero grados. Cuando salí del trabajo quité las “cadenas” ya que se había ido la nieve de la carretera. Una vez en casa, disfruté del paisaje que se contemplaba desde la ventana, se estaba a gusto con la potente calefacción y el pijama, el invierno había llegado con un mes de retraso. Mis botas après-ski ya reposaban en su estante recién limpias. Tal vez mañana me acompañen de nuevo, el temporal tiene pinta de seguir por unos días.

jueves, 17 de enero de 2013

¡NO HAGAS EL TARÍN¡




Muchas veces, cuando estoy leyendo, me entran unas ganas terribles de ponerme a escribir. Eso mismo me acaba de pasar. Leía algo sobre la presencia española en California mientras escuchaba de fondo la música de Grant Lee Phillips, tan sólo una guitarra y una voz suave, acústico con la voz de Grant, y algunas notas con la voz envolvente de una mujer. “Fools Gold” es el título de la canción que suena ahora. Creo que su significado tiene  algo que ver con los minerales amarillos (piritas) que los buscadores confundían  con el oro. Anteriormente a la lectura me sometía a una sesión repetitiva de inglés que versaba sobre los pronombres personales “I” y “You”. Hmmmm, me envuelve ahora el sonido de otro tema del disco cuyo titulo es “Bound to this World”. Pues eso, repetía conscientemente, “I, m a man. And you?” “I, m in the centre of Spain (ssssssspainnnnn). And you?””I, m in the centre of Spain (ssssssspainnnnn) too”, y fatigado por tanta tralla de Mr. Vaughan, cansado de tanta monserga, decidí aparcar la “sesson” para enfrascarme en el libro que leo actualmente y  me tiene enganchado.  Y fue entonces, al cabo de un rato, cuando decidí escribir.

El caso es que quería desconectar mi mente un rato, hay veces que uno tiene la cabeza a “pájaros” y hay  que despejarla de la mejor manera posible. Hablando de pájaros me ha venido a la mente una frase que utilizábamos en Santander cuando éramos niños. “No hagas el tarín”, decíamos, refiriéndonos a algo parecido a “no llames la atención”.  Y es que el tarín, pájaro que abundaba mucho en aquellos prados que ya no existen entre Corbán y la isla de la Virgen del Mar, con plantaciones de “mijotes” (maizales) que mi hermano y yo, algunas veces, confundíamos con ejércitos enemigos, cortando los supuestos cuellos con nuestras supuestas espadas ¡vaya sarracina!,  era para nosotros famoso por sus trinos y ese trinar especial llamaba mucho la atención.
 El tarín es más conocido por “lugano” (Carduelis spinus). Sigue un patrón extraño de migración, cada pocos inviernos se desplaza masivamente al sur por causas no del todo conocidas pero que tienen que ver con los factores climáticos y la disponibilidad de alimento. 

Dejo aquellos tiempo de moras con vino y pantalones cortos y me someto, de nuevo, a la música de Grant Lee. Ahora suena “Silent arrow” y  sobrecoge mi interior. Escribir ha reanimado mi espíritu, ahora me encuentro mucho mejor. Os dejo con la música.


lunes, 14 de enero de 2013

EL GATO DE RENZO LOZELLI


Renzo Lozelli era un habitante de un pequeño pueblo italiano que se llama Montagnana Pistoiese. Nunca fue famoso, sin embargo se le empezó a conocer a raíz de su muerte, ocurrida el pasado septiembre de 2012. Toldo, así se llama su gato, es el protagonista de historia. Durante el funeral de su dueño fue parte de los que siguieron el féretro. Sin embargo, esa situación no despertó el asombro de la viuda, fue al día siguiente, cuando acompañada por su hija hicieron una visita al cementerio y en la tumba encontraron una rama de acacia. “Pensé inmediatamente que era el gato”, manifestó. 
El gato fue adoptado cuando tenía apenas tres meses de vida y con la historia, que está recorriendo todos los rincones del mundo, se demuestra, una vez más, el amor que los animales pueden sentir por sus dueños. El felino visita todos los días la tumba de Renzo con ramas, toallitas de papel, vasos de plástico y todo lo que encuentra a modo de “regalo”. 
La historia del gato "Toldo" es conocida en todo el pueblo y muchos vecinos del lugar han sido testigos de las visitas diarias que el felino realiza a la tumba de su dueño. 
La viuda de Lozzelli, y ahora dueña del gato, reconoce que las visitas a veces las realiza en solitario y en otras ocasiones junto a ella y lo describe como "un gato especial, que no se puede dejar de querer".

jueves, 10 de enero de 2013

PATRICK WATSON - "Adventures in Your Own Backyard"




Patrick Watson es un pianista canadiense afincado en Montreal que lidera un cuarteto bajo su propio nombre. En su país natal obtuvo varios premios y nominaciones así como un disco de oro con el álbum “Close To Paradise”. 

Estudió piano clásico desde los 7 años y comenzó a tocar en pequeñas iglesias del oeste de Montreal con Debussy y Satie como referencias. A los 16 años formó su primer grupo pasando del ska a la música clásica contemporánea o a la electrónica más sutil. 


Adventures in Your Own Backyard es el nuevo disco del grupo que vio la luz en 2012.   Contiene música para relajarse, sin grandes  pretensiones, sin muestras de grandiosidad. Simplemente, los instrumentos que suenan, un buen equipo de grabación y muchas ganas de producir buena música han bastado a los chicos de Patric Watson para conseguir un álbum lleno de grandes armonías, ambientes y detalles de producción.

martes, 8 de enero de 2013

GOOD NEW YEAR!



Hoy he vuelto a la rutina tras dejar el mar en reposo y esa luz mediterránea que siempre inspira.  He vuelto a ponerme mi aguatado anorak negro,  estilo “michelín”, para combatir el frío, hoy nebuloso, soriano. He regresado cansado de hacer tantos kilómetros pero curtido por el sol, restablecido por el calor de los amigos y renovado por dentro para batallar en lo laboral, con más horas de trabajo, menos días libres y más ansias de libertad que nunca. Todo ello en un día de retorno que coincide con el sesenta y seis cumpleaños del gran David Bowie, el de mirada hipnótica. Se cree que Bowie tiene los ojos de distinto color y, sin embargo, ambos son azules. Lo cierto es que tiene asimetría en las pupilas (anisocoria), algo causado por una pelea a los quince años. A esa tempranera edad ya se creía suficientemente hombre como para batirse en duelo, con un compañero de su instituto, por una chica que ambos pretendían. Desde entonces, y tras varias operaciones, su pupila izquierda quedó dilatada de por vida. Precisamente hoy, tras una década sin publicar, ha presentado uno de los cortes del que será su próximo disco “The next day” y saldrá en marzo, con alusiones a su célebre época en Berlín, famosa por su trilogía: Low, Heroes y Logder.
A la salida del trabajo intentaré quemar calorías con el Strider y la máquina de remo. Después, practicaré un poco de inglés, al que he regresado como proposición disciplinar del nuevo año. Hace unos años estudié inglés durante tres cursos en la Escuela Oficial de Idiomas, aunque  tuve que dejarlo debido a  la exigencia horaria. Ahora, he descubierto el método Vaughan, un curso multimedia que se basa, sobre todo, en la buena comprensión auditiva. Sin ella, dicen sus autores, se rompe la cadena de la comunicación. Llevo practicadas  tres lecciones, correspondientes al nivel de principiante, y he de decir que se trata de un curso muy motivante y, sobre todo, práctico, muy práctico. Hablar un idioma con fluidez ha de ser algo instintivo
Para marzo, con seguridad, no podré traducir todavía el nuevo disco de Bowie pero, espero, que para mis vacaciones de verano pueda tener el nivel suficiente como para comunicarme algo mejor en mis viajes por el extranjero.
Good new year, dears.