martes, 25 de junio de 2013

GUSTAVO MARTÍN GARZO Y EL NIÑO QUE LLEVAMOS DENTRO.

Me gusta mucho la columna de opinión que de vez en cuando publica “El País” los domingos, escrita por mi profesor de psicología Gustavo. Siempre habla de historias reales, contextos mundanos con esa cadencia de cuento infantil.  El pasado domingo escribió sobre las peculiaridades de la publicación de su primer libro y un par de anécdotas muy divertidas. Su editorial le invitó a firmar libros en la Feria de Madrid y, tan sólo, firmó dos, ya estaba advertido, era un auténtico desconocido. Por allí, por su caseta, pasó uno de sus escritores favoritos, Mario Vargas Llosa, y ni siquiera ojeó su libro. Sin embargo, y a pesar de ser un desconocido, al día siguiente presentó su libro en la FNAC encontrándose lleno el salón de actos. Habló sobre su libro (ya le hubiese gustado a Paco Umbral) pero comprobó que la audiencia no mostraba el más mínimo interés. Cuando acabó su alocución le informaron que todo ese público se había congregado allí para coger sitio, con tiempo, y así poder ver de cerca al director y a alguno de los personajes de una nueva película que se presentaba en ese mismo lugar cuando acabará la presentación Gustavo.
En su columna habló, de nuevo, de los niños y yo volví a comprobar que sigo llevando un niño en mi interior. Decía que el niño quiere vivir rodeado de sus cosas, de las cosas que ama y se refería a su primera editora, Esther, diciendo que entonces vivía rodeada de perros, libros y preciosas figuras modernistas. Yo creo que a todos nos pasa lo mismo, de una u otra manera todos nosotros vivimos rodeados de cosas que vamos adquiriendo con el tiempo y que van formando parte de nuestra personalidad. Tengo que admitir que soy un enamorado del arte, de la música, de la literatura y de objetos que he ido recopilando en mis viajes, unos con más valor que otros, que forman parte de mi universo íntimo. Así, tengo más de dos mil discos de vinilo y cedés, alrededor de cincuenta o sesenta obras de arte, casi todas de gran valor sentimental y algunas incluso con un valor económico interesante, libros que no me caben ya en ninguna estantería, miles de revistas, piezas de madera, metal o de algún otro tipo de mineral,  adquiridos en mis viajes por Europa, África, América y Asia… por no hablar del contenido archivado en el disco duro de mi Mac. En algún lugar leí que la sociedad actual tiene (tenemos) el síndrome  de Diógenes al guardar todo tipo de cosas en el ordenador sin desprendernos de nada. Qué razón tiene. Volviendo a los niños, Walter Benjamin habló de la sabiduría de la mala educación, señalando que la verdadera razón de la mala educación es el fastidio del niño por no poder vivir una vida marcada por lo excepcional.  Esther, la editora de Gustavo Martín Garzo, pensaba que el niño que se siente querido está más  preparado para enfrentarse a los problemas del crecimiento y la vida.  “Yo no me sentí querida y me he pasado la vida mendigando amor”. Por eso le gustaban los animales porque le daban ese amor sin medida que necesitaba.
Mi infancia estuvo plagada de perros y de mucho amor, creo que nunca lo he tenido que mendigar, y, sin embargo, abrazar a alguien, aunque  sea un animal, es una de las mayores satisfacciones que da la vida. Mi niño sigue saliendo a relucir, a pesar de mi edad, y siento que es una parte muy importante de mi personalidad. No puedo decir que mi infancia estuviera marcada por lo excepcional ya que tuve muchas carencias, sin embargo, el amor que me dieron los míos, además del placer y muchas alegrías por parte de una fauna formada por perros, gatos, puercoespines, pájaros y la gallina Lola han sido incuestionables para ser como ahora soy, un niño grande.






domingo, 23 de junio de 2013

CONCIERTO DE DIANA KRALL EN DONOSTI 2000



Algunas veces, donde menos esperas, aparece un recuerdo. ¡Hace nada menos que 13 años! Fuimos al concierto desde Santander, fue memorable, como todos los de la "Trini". Al salir se nos cortó el rollito, varios ertzaintzas nos hacían el pasillo, vestidos de ninjas y apuntándonos con sus armas a la cabeza. Pensábamos quedarnos por los clubes de jazz de Donosti pero optamos por regresar a nuestra tranquila Santander. En Cañadío, tomando unas copas, nos relajamos.

miércoles, 19 de junio de 2013

VINOS DE TORO



La aerolínea española Iberia ofrece a sus pasajeros uno de los vinos producidos por la empresa zamorana Bodegas Fariña, adscrita a la Denominación de Origen Toro. El vino de alta gama de Fariña, el Gran Colegiata Campus, puede encontrarse en las salas ‘vip’ de Iberia y en los aviones de la compañía, en la carta de la clase business.
Además, el Gran Colegiata Campus ‘Viñas Viejas’, uno de los vinos más premiados de Bodegas Fariña, será durante el mes de julio el vino del mes en la compañía aérea, cuya revista, 'Ronda Iberia', le dedicará un reportaje. Asimismo, ofrecerá un díptico con información del vino a los pasajeros y en parte de su flota se incluirá un vídeo promocional para «dar a conocer más de cerca el vino estrella de Fariña de la mano de su progenitor y alma mater de la bodega, Manuel Fariña», según indicaron fuentes de Bodegas Fariña.
«No es la primera vez que los vinos de Fariña se degustan en una compañía aérea. La rusa Aeroflot seleccionó dos de sus elaboraciones, el Roble Francés y el Colegiata blanco, para servirlos en sus aviones», puntualizaron desde la bodega toresana.
93 puntos
Por otra parte, la prestigiosa revista norteamericana 'Wine Spectator', uno de los referentes del mundo del vino en Estados Unidos, acaba de otorgar 93 puntos a otro de los productos de Fariña, el Gran Dama de Toro. La revista lo define como un vino «estructurado y potente, con poderosos taninos». Dicha puntuación es la más alta conseguida por los vinos españoles catados en ese número de la revista.

RAY LAMONTAGNE- "Empty"



VACÍO

Ella se levanta la falda hasta las rodillas. 
Camina riendo por el jardín con los pies descalzos. 
Yo nunca aprendí a enumerar mis virtudes, en lugar de eso, 
elijo ahondar en mis defectos.
Continúo mi camino bajando la colina, atravesando la hierba ya crecida, alta y marrón. 
Y todavía por alguna razón, sigue siendo difícil dejar marchar mi dolor. 
Dejarlo en el pasado junto al amasijo de hierros de ese viejo Cadillac solitario, que recoge lluvia en este campo. 
Me sentiré siempre así, tan vacío, 
tan distanciado! De estas salvajes puestas de sol rotas; De estas blancas, frías y húmedas mañanas en las que he crecido, estoy cansado. 
Y aunque a través de mis labios agrietados y 
polvorientos del “todo a cien” salieron en voz alta estas palabras, parece que nadie las escuchó. 
Deja la blusa sobre la silla. Deja caer las flores de tu pelo y bésame con esa zona de tu boca tan pura. 
Afuera la lluvia golpea ligeramente en las hojas y a mi me parece que nos están aplaudiendo, 
por la delicada forma de hacer el amor. 
Me sentiré siempre así, tan vacío, tan distanciado! Ya ves, vi mis demonios frente a mis ojos, me tendí desnudo boca abajo y te dije destrózame, hazlo como mejor sepas.
Ya ves, he ido y he vuelto al infierno tantas veces que debo admitirte que me aburre. 
Hay muchas cosas que pueden matar a un hombre. Hay muchas maneras de morir. 
Sí, y algunas ya muertas te acompañan. Hay muchas cosas que no entiendo. 
Porqué hay tanta gente que miente. 
Bueno, supongo que es el dolor que escondes lo que desata los fuegos dentro de ti.

EL DESASOSIEGO SE APODERA DE TODO

Cuando la tristeza invade  lo cotidiano nada ayuda a reconciliarme con la realidad. Parece que no hay nadie fuera, la luz es apagada y gris y el desasosiego se apodera de todo. No existe la esperanza, no hay donde guarecerse. Si no fuera por la música que marca con su ritmo la tristeza no merecería la pena existir… solos la música y yo. Me gustaría saber qué dice en este momento Ray en su tema "Empty" que se repite y se repite hasta la saciedad. Acompaña, como nadie, mi desazón sin salida. Luego escucho, inevitablemente, "una hora, tres minutos y veinticinco segundos", una recopilación que no dejaba de sonar en una habitación, allá en lo más alto, celda crepuscular añorada. Mi mente parece vacía y no deja de dar vueltas a las mismas cosas, a extrañas y surrealistas sucesiones de realidades ya pasadas. Pesa mi cuerpo y me inquietan los sentimientos. Nunca más se repetirán las escenas que fueron pasando como si de una película se tratara. Sigue sonando “Forever, for now” y recuerdo que cuando la escuché de verdad, cargada de realidad, ocupaba una cama desecha intentado copiar la portada de un disco para una foto. Tantos recuerdos me traen estas canciones que me devuelven a aquel paraíso compartido y, ahora, no puedo más, todo se agolpa y no puedo evitarlo… y tal vez lo disfrute de otra manera, siendo consciente que todo eso sucedió algún día o ¿se trata de otro sueño? No tengo fuerzas para seguir escribiendo, prefiero dejar volar la imaginación escuchando, en la profundidad de mi ser, “She goes on”.  Algún día saldrá el sol y borrará esta luz apagada y gris mientras el desasosiego se apodera de todo. 

lunes, 10 de junio de 2013

LA TIERRA Y SUS PERSONAJES. iMozas -TORO (Zamora




Dicen que cuando llegas a viejo nadie te ve y algo debe haber de cierto en ello. Hace unas semanas disfrutaba con mi cámara del atardecer que iluminaba la colegiata de Toro, con el sol entrando desde la capital zamorana después de  recorrer el Duero.   Un señor mayor,  un “elderly man” que dirían más educadamente los ingleses, se acercó a mi y me preguntó si había fotografiado “la torre borracha”.  No sé cual es la torre borracha, le respondí. Se conoce así popularmente (la torre del reloj) debido a que cuando la construyeron, en vez de ir a buscar agua al río -allá abajo-  para amasar, recogían el agua utilizada en la limpieza de las barricas del vino, era una operación más sencilla y menos fatigosa y el resultado era prácticamente el mismo. Iba vestido de domingo, repeinado hacia atrás y era portador de una amplia sonrisa. Luego empezamos a charlar sobre él y le pedí permiso para hacerle una foto. Se llama Jerónimo (con jota, apostilló) y tiene 86 años. Según me dijo, antes de jubilarse escribía sobre lo que ocurría en la ciudad de Toro con el seudónimo de “iMozas”.  Se anticipó, por tanto, a Apple con su generación de aparatos que comienzan por i (iPod, iPhone. iTunes). Estuve largo tiempo charlando con él, justo al lado  del paseo del Espolón y de su mirador hacía el río y la vega.  Me habló de sus hijas, no recuerdo si eran cinco o seis,  la mayoría de ellas vivía en Irún y, también, con cierta tristeza me confesó que se había quedado viudo hacía cuatro meses. Conoció a su mujer a los quince años y desde entonces no se habían separado. Me produjo una desolación tremenda, tal vez por eso le dejé hablar más. Historias de su padre que no conoció debido a que el barco en el que viajaba a Cuba se hundió en el océano cuando su madre estaba embarazada… y todo lo que pasó al quedar viuda.
Mi fotografía recoge la historia de un hombre herido. Las heridas de la vida que va transcurriendo sin apenas darnos cuenta,  que depara mil historias para ser contadas y que, sin embargo, no nos paramos nunca a escuchar. Todas esas personas que nadie ve tienen una historia plagada de anécdotas, de sabiduría, de tristezas y alegrías, esos queridos “elderly man” tienen todo el tiempo del mundo para contarnos sus relatos, están llenos de sabiduría que no debemos desperdiciar.
 Gracias por el rato, iMozas, y mucha salud. Nos veremos, sin duda, le debo una foto y mi agradecimiento por ese momento sucedido en ese lugar tan maravilloso que es su ciudad, Toro.


jueves, 6 de junio de 2013

HASTA SIEMPRE, AMIGO SANCI.


Recordaré siempre a Sanci bailando concentradamente en la pista de la discoteca santanderina Caracol. Estaba bastante claro que, al igual que nosotros, había fumado algún canuto y se dejaba llevar con la música que ponía Regino, en aquella época sublime de la sala de la calle Guevara. Eran los años 70, entre el 73 y el 76, y solía sonar lo último de los Rolling, John Mayall, Tangerine Dream, Leon Russell, Allman Brothers… Aprendí mucho de música gracias a Regino. Cuando libraba lo sustituía el segundo disc-jockey “El Tigre”, que  pinchaba música algo más comercial y nos ponía enfermos. Eran tiempos en los que iba descubriendo aspectos de la vida en una juventud recién estrenada, nunca lo olvidaré. Como tampoco olvidaré la manera de moverse de Sanci, su vestuario hippie, su físico  que me recordaba al nadador Mark Spitt. Entonces, él vivía en una comuna, en un chalet muy espacioso cerca de lo que eran las cocheras de los Autobuses Muñoz, en el barrio “La Gloria” de San Román de la Llanilla. Por allí había chicas preciosas y al pasar en el autobús hacia la casa de mis abuelos en Corbán,  intentaba sentarme en los asientos de la derecha para ver lo que pasaba en la comuna. Las chicas vestían de esa manera tan peculiar, con mucho colorido, sin sujetadores, con flores… y, claro, a los 16 años que tenía en esa época, envidiaba el amor libre que experimentaría Sanci con tanta belleza a su alrededor.
Durante los veranos coincidíamos en la campa de la isla de Virgen del Mar. Todos los jóvenes nos juntábamos a tomar el sol en la parte alta que da al “pilón”. Yo llevaba mis libros para estudiar lo que me había quedado para septiembre. Sanci era maestro y trabajaba en el liberal y pijo colegio Tagore. Se desplazaba en bicicleta y era un tipo solitario pero yo me acercaba a él y charlábamos durante buenos ratos. Le preguntaba qué leía, de alguna manera creo que era mi modelo y quería saber lo que hacía para intentar imitarlo, ya saben, cosas de adolescentes. Cuando coincidíamos por Santander presumía de ser su amigo.
Hace pocas fechas, hablando con mi madre, me comentó que Sanci había tenido un accidente de bicicleta en Santiurde de Toranzo, falleciendo en el acto por el impacto contra un árbol, por lo visto no llevaba casco. Se me agolparon muchas imágenes de nuestra juventud compartida y pensé lo cruel que es la vida. Durante mi juventud santanderina tuve mucha relación con Maribel, su hermana. Salíamos juntos mi amigo Cuco, Ella, Ana, su amiga de la que estaba enamorado, y yo. Coincidí hace 6 o 7 años con Sanci y Maribel en el seminario de Corbán en la presentación de la Coral Santa Catalina, su madre y la mía eran componentes de la coral. Comprobé que Sanci había envejecido, pero claro ya habían pasado muchos años desde la última vez que nos vimos. Lo encontré triste,  abstraído, parecía enfermo. Me saludó cordialmente, nos despedimos y, curiosamente, fue la última despedida. Descansa en paz, amigo y gracias por tus enseñanzas.





                                                                                                                         


miércoles, 5 de junio de 2013

X FESTIVAL DE JAZZ DE PEÑÍSCOLA



La X edición del Festival Internacional de Jazz de Peñíscola se celebrará, del 4 al 26 de julio, con actuaciones en tres grandes espacios: el Palau de Congressos de Peñíscola, el Mandarina Jazz Club y la plaza Santa María de Peñíscola.


En el Palau de Congressos de Peñíscola tendremos grandes personalidades del mundo del jazz. Carmen Lundyserá la encargada de abrir la sección oficial del certamen, el viernes 5 de julio. Ganador de ocho premios Grammy tendremos a Chucho Valdes con los Afro Caribbean Jazz Messengers, el viernes 12. El viernes 19 de julio, actuará Bill Evans  con más de 20 años como artista y el viernes 26 de julio clausurará el festival , Benny Golson Quartet.
Al igual que en las pasadas ediciones, las actuaciones gratuitas que forman parte del ciclo Jazz a la serena tendrán lugar las noches de los jueves: la formación especializada en música dixieland, Jazz Street Marching Band actuará el 4 de julio. Benjamín Leon Hammond Trío, actuará el 11 de julio.  Organic Collective, actuará el 18 de julio, y Mc Latin Jazz Project, tocará el 25 de julio. Las actuaciones de este ciclo tendrán lugar en la plaza Santa María.
Además, disfruta de los conciertos gratuitos en el Mandarina Jazz Club, con las actuaciones de Cor de Fusta Quartet (6 julio), Kike Angulo & Dave Mitchell Duet (13 julio),Jazztrambotic Quartet (20 julio).
El festival se completa con un seminario compuesto de tres clases magistrales que estarán impartidas por Kike Angulo & Dave Mitchell (13 julio), Marcos Pin (18 julio) y Yoel Páez (25 julio).
Por último, la Street Marching Band ofrecerá los ya tradicionales pasacalles durante las tardes de concierto en el Palau de Congressos.

martes, 4 de junio de 2013

VIVIAN MAIER. STREET PHOTOGRAPHY. EXPOSICIÓN EN VALLADOLID




Siempre he sido seguidor de los fotógrafos de la prestigiosa Agencia Magnum, fundada en 1947 por los reporteros de guerra Robert Capa, David Seymour, Henri Cartier-Bresson, George Rodger, Maria Eisner, Rita y Bill Vandivert.  Por la Agencia han pasado muchos de los mejores fotógrafos de la historia y, en la actualidad, son socios activos alrededor de cien miembros pertenecientes a países de todos los continentes.  Por suerte, he tenido la oportunidad de ver expuestas muchas de sus fotos en salas de exposiciones de Praga, Madrid, Barcelona, Soria, Valladolid… y siempre me han conmovido y me han demostrado que la fotografía es el arte que documenta el paso del tiempo, la vida, la cotidianidad, las escenas que marcan una época.  
He visto, en la Sala San Benito de Valladolid, varias exposiciones sobre fotógrafos de la Agencia Magnum y siempre me han deslumbrado, convirtiéndose en uno de mis favoritos Josef  Koudelka, alguna de sus fotografías han documentado dos o tres  entradas en mi blog. El pasado domingo tuve la suerte de ver en la misma sala vallisoletana la enigmática exposición de Vivian Maier, un selección    de 120 fotografías espontáneas en las que captó las maravillas y peculiaridades de la América urbana de la segunda mitad del siglo XX con su cámara Rolleiflex.
Esta niñera (1926-2009) llenó varios armarios con cosas encontradas en la calle, libros, recortes, pasquines políticos y otras fruslerías, así como miles de negativos sin revelar. Acabó sus días sumida en la pobreza, sin conocérsele amigos o familiares, siendo ayudada únicamente por los hijos Ginsberg que había criado durante 20 años. Para cubrir deudas, los Ginsberg empeñaron sus muebles guardados en un almacén, apareciendo una vez vendidos, esas ingente cantidad de negativos sin revelar que había ocultado ahí durante toda su vida. En 2007, fue descubierta parte de esa obra en una casa de subastas de Chicago. A partir de ese momento, John Maloof recopiló casi todo el material que se había dispersado entre los compradores que habían acudido a la subasta. Por suerte, a día de hoy, se ha recuperado cerca del 90% del archivo fotográfico.
La obra de Vivian se inscribe dentro de la historia de la fotografía y ya figura al lado de los grandes nombres de la Street Photography, junto a Helen Levitt, Lissete Model, Diane Arbus o Walker Evans.
La exposición de Vivian Maier ha sido una de las mejores que he visto sobre fotografía, impacta desde la primera a la última fotografía y por encima de otras tiene a su favor la limpieza de las fotos al estar sus negativos impolutos. Considero que se trata de una de esas sorpresas mágicas que, a veces, nos depara, de manera brillante, la vida. Gracias, Vivian, ha merecido la pena que salga a la luz  tu reservado secreto. 

domingo, 2 de junio de 2013

WILD HONEY - "BIG FLASH"




BIG FLASH, el nuevo disco de WILD HONEY, está grabado en su propia casa con un equipo de lo más sencillo  y con la colaboración de muchos amigos, entre ellos Tim Gane de STEREOLAB, pero mezclado en Nashville por Brad Jones (Josh Rouse).
El pop de los años 60, las armonías vocales del pop de la costa oeste americana y las melodías sencillas y directas son algunas de las armas de Wild Honey, cuyas influencias comprenden un amplio abanico que va desde los Beatles a la tropicalia.