domingo, 19 de enero de 2014

POR MUY CHULO QUE SE CREA CONTRA EL PUEBLO NO HAY QUIEN PUEDA



Cuando todos aquellos jóvenes, y no tan jóvenes, comenzaban con las movilizaciones del 15 M pensé que llegaba a nuestro país la revolución que necesitábamos. Estaba pletórico y me sentía optimista y orgulloso de nuestros jóvenes. Con el paso del tiempo, todo se fue disipando por culpa de acaloradas y respetuosas conversaciones en las plazas de las ciudades en las que se enumeraban prioridades y nunca se llegaba a nada. Me esperaba algo como lo que ha pasado en el barrio obrero de Gamonal, con actuaciones, correctas o no, violentas o no, que desencadenaran el odio que tenemos casi todos a lo actualmente establecido, a los políticos, a los sindicatos, al gran capital,  al constante barrido de nuestros derechos… pero no, me decepcionaron los jóvenes, los mismos que están en paro, que no pueden ir a la universidad por culpa de las tasas,  que no pueden abortar por considerarse ilegal,  que tienen que pagar más caro las medicinas, los hospitales, la cultura, el ocio, la educación… Creo que sobraron palabras y faltaron hechos. Faltó leer a Ganivet que decía que si los de abajo se mueven, los de arriba se caen. Pero, al menos hoy, me siento orgulloso que “por muy chulo que se  crea, contra el pueblo no hay quien pueda”. Gamonal, gracias por devolvernos la ilusión de que las cosas mal hechas se pueden cambiar. Tenéis (tenemos)
tanto que aprender satélites del 15 M!!!!!

EL TIEMPO


Foto: Luis López


Apartaba los ojos del libro que leía y pensaba en algo tan meramente existencial como es el tiempo y lo relativo que es en determinadas circunstancias de la vida. Comparaba, por ejemplo, la diferencia que suponen cinco minutos en la sauna  con cualquier otra actividad como puede ser la visión de una película. En la sauna, cada minuto es eterno, miras y remiras el reloj y la aguja parece que no se mueve; por el contrario, si una película te gusta te da la impresión que cuando anuncian el final han pasado pocos minutos. Luego regresaba al libro y leía cosas sobre la luna llena, disfrutando de la noche en buena compañía y champán, caviar, suite de lujo. .. y volvía a apartar la vista para dejarme llevar por la música que sonaba en mi Mac de manera desordenada, aleatoria. Mark Lanegan cantaba en francés una elegía un tanto fúnebre pero, en ese momento, pensando en aquella especie de orgia que disfrutaban algunos protagonistas de mi libro, quise desviarme de toda esa nube pasajera para enfrentarme a mis problemas cotidianos. Era viernes, pero el sábado por la tarde trabajaba, debía una jornada del pasado año a un compañero y me disponía a pasar la noche a más de trescientos kilómetros de mi casa para regresar a la mañana siguiente. Ahora sonaba Durruti Column y lo agradecí, al menos la música no era tan trágica como la anterior. El tiempo, esa cuestión compleja que comentaba al principio del escrito, vuelve a ser protagonista: mañana, tarde, ayer, año pasado… y como decía San Agustín, “si nadie me lo pregunta, lo sé, pero si trato de explicárselo a quien me lo pregunta , no lo sé”. La memoria de lo pasado permanece en nuestro espíritu y al pensar retomas de nuevo momentos desaparecidos. Pero, por ahora, no quiero filosofar más, vuelvo a mi libro, vuelvo a una habitación con flores, suspiros y gritos producidos por personajes que hacen el amor de manera placentera. La música continuará de fondo, mi escrito concluirá en breves momentos y mi mente seguirá haciendo conjeturas para ocupar un domingo que tenía otros objetivos.

lunes, 13 de enero de 2014

PARIS EN EL PENSAMIENTO

Foto: Luis López

Leo una carta insustancial, al menos para mi,  que escribió en 1983 Julio Cortázar a un amigo español que viajaba  a aquel, por entonces, mítico, luminoso y lejano París. Ese amigo que visitaba frecuentemente la Rue Martel, ese edificio que hoy menciona que allí vivió Cortázar, posteriormente escribiría “Tiempo de viajes y rayuelas” y se llama José Alías. Lo he leído en un blog de Jesús Machamalo, escritor y periodista que tengo agregado en Facebook en calidad de amigo. Es curioso que en una sociedad absorbida por esas redes difundidas por Internet no exista todavía una de enemigos, estaría bien saber quienes son los enemigos de tus amigos y los tuyos propios, y que de vez en cuando la propia red te recordara posibles enemigos a añadir.
Tal vez todo esto que he escrito sea tan insustancial, o más, que la carta de Alías a Córtazar, pero aderezado con The James Hunter Six, el “soulman” blanco que ha publicado “Minute by Minute”, que ahora escucho, han vuelto  a encauzarme en la escritura, una humilde escritura que hacía meses tenia abandonada y ahora, de repente, regresa para intentar expresar sentimientos, relajarme y, sobre todo, me sirva como terapia para adentrarme en mi interior y conocerme mejor.
En una investigación se pidió a un grupo de personas que escribieran durante tres días sobre sus problemas emocionales. Al comenzar a escribir se sentían peor pero a medida que iban haciéndolo notaban que se beneficiaban del ejercicio de la escritura. Pasados los tres días, los investigadores comprobaron que se sentían mucho mejor y su rendimiento diario había mejorado.  Reprimir las emociones negativas produce un estrés que afecta a la salud, tanto emocional como físicamente y escribir, lo sé por experiencia, es terapéutico y relajante.

He pasado días raros y angustiosos, motivados por una cadena de acontecimientos laborales (cada vez vamos perdiendo más derechos) que finalizaron con una lesión de brazo de la que me voy recuperando. La lesión me permite escribir y ayer mismo ya tuve ganas de leer. Con esas pequeñas cosas conseguidas ahora soy más optimista, deseando que la vida siga su curso de la manera más tranquila posible. Mientras tanto, sigo escuchando esa vitalidad que produce James Hunter. Escritura, lectura y música para una jornada triste de invierno con París en el pensamiento.

sábado, 11 de enero de 2014

10 DISCOS IMPRESCINDIBLES DE 2103



10 DISCOS IMPERDIBLES DE 2013

THE NATIONAL Trouble Will Find Me
JACCO GARDNER Cabinet Of Curiosities
OLA PODRIDA Ghosts Go Blind 
YO LA TENGO Fade
RIVERSIDE Shine of the New Generation Slaves
NICK CAVE Push The Sky Away
WOLF PEOPLE Fain
WILD HONEY Big Flash
KAKKMADDAFAKKA Six Months Is A Long Time 
THE PASTELS Slow Summits

jueves, 9 de enero de 2014

LUISLOPEZPHOTO



Empiezo el año publicando una nueva colección de fotos en mi blog de WORDPRESS sobre el Museo Guggenheim de Bilbao en dos entregas. Espero que sea de vuestro agrado.

¡FELIZ AÑO NUEVO!