jueves, 11 de abril de 2019

COMARCA DE SAYAGO

    
Cuando estudiaba en Valladolid, un día me dio por intentar ir al Rally de Portugal. Ya saben, los estudiantes de pelo largo y sus anhelos de conocer mundo (finales de los 70). Como no tenía dinero decidí irme a dedo. Mi objetivo: Oporto. Mi tío Toño  había sido, en sus ratos libres, mecánico  de algunos equipos de rallyes en Cantabria, todos ellos muy humildes, y a veces, solía acompañarle a competiciones próximas a Santander. De alguna  manera fue el responsable de "meterme"  el veneno de la velocidad.
Supongo que tendría en aquellos momentos "saudade" de ver competición en el mundo del motor, y decidí volver a oler esos aromas  de carburante quemado tan especiales. No recuerdo bien los trayectos que realicé pero retengo que hice muchos kilómetros andando por tierras de Sayago. No pasaba por allí, con destino a Miranda do Douro, ni un puñetero coche. Eso sí, el paisaje me sorprendió gratamente por sus  abundantes bosques de robles, alcornoques y encinas... y por sus "cortinas", parte relevante del patrimonio etnográfico de la comarca sayaguesa. Las "cortinas" son kilómetros de paredes que delimitan los terrenos y protegen los cultivos y los rebaños. Es un territorio enormemente agreste en el que abunda la piedra de granito, entre otras. La comarca zamorana  ocupa un territorio de cerca de 1.500 cuadrados en  una población de cerca de 8.000 de habitantes, lo que indica una densidad de población de 5.51 hab/km², una de las más bajas de Europa.
Pasé la frontera andando y cuando atravesé Miranda do Douro,  me recogió una furgoneta que me dejó en el cercano pueblo de Duas  Igrejas. Ya estaba atardeciendo y me acerqué a  la cantina de la estación para tomar algo caliente. Luego busqué uno de esos trenes que están permanentemente aparcados en la vía, saqué mi saco de dormir y me acosté sobre un mullido asiento que nada tenía que ver con las camas de los wagon-lits, tan cómodas ellas. Me despertó el sol recién salido y desayuné en la misma cantina de la estación de Duas Igrejas, mientras pensaba que mi viaje finalizaba en ese pueblo de Tras-Os-Montes. Realmente no tenía un duro, ni tampoco idea de cuales eran las etapas del Rally de Portugal, ni siquiera por dónde pasarían. Esas cosas de cuando uno tiene diecinueve años. 
De vuelta a Miranda do Douro compré un par de botellas de Vinho do Porto que al cabo de unos días cayeron en mi habitación de estudiante del barrio vallisoletano de "La Rondilla". Habíamos quedado para estudiar pero, ni que decir tiene, que nos cogimos un pedal pistonudo. Desde entonces vuelvo con asiduidad a Portugal, a comprar, entre otras cosas el dulce vinito de Oporto... y sigo sintiéndome privilegiado de pasar por esa comarca tan diferente y bella que es Sayago.

lunes, 1 de abril de 2019

NILÜFER YANYA. "Baby Blu"





Nilüfer Yanya, de origen turco, irlandés y de Barbados, reside en Londres. La joven intérprete, nominada al BBC Sound 2018, fue reconocida como una de las perlas del soul de raíces indie que surge en los suburbios de la capital inglesa (King Krule, Jamie Isaac, Jerkub). Su debut es una extensa muestra de sonidos camaleónicos que incluyen el electro pop, el indie rock, el jazz… Todo esto guiado por su -a priori- tímida pero exuberante voz.
“Miss Universe” es un LP de 17 temas en el que Nilüfer Yanya nos muestra no sólo sus influencias sino sus principales obsesiones juveniles. 

LA REVUELTA DE LA ESPAÑA VACIADA





La fotografía del alcalde de Torrubia de Soria, en compañía de una burra, que aparece junto al texto de muchas publicaciones en los medios sorianos, me recuerda aquella visión de la España esperpéntica del franquismo, digna de los años más grises de la dictadura. El objetivo de Raimundo, así se llama el alcalde, es llegar el domingo a Calatayud para coger el AVE que le lleve hasta Madrid para asistir a la manifestación de 'La Revuelta de la España Vaciada' el 31 de marzo, convocada por Soria ¡YA! y Teruel Existe, para denunciar el abandono de la provincia soriana (y de todas las zonas despobladas de nuestra querida nación).

Raimundo recuerda a Sánchez Gordillo, el alcalde de Marinaleda, luchador progresista por los derechos de los más humildes; sin embargo, Raimundo es del PP, partido que, entre otros,es el principal responsable de que Soria esté como está en la actualidad. Resulta, al menos, paradójico. Gobiernos de la Junta de Castilla y León, presididos por los sorianos del Partido Popular Lucas y Posada, son responsable directos de todas esas reivindicaciones que se realizarán en la manifestación del próximo domingo en Madrid.
Mientras tanto, Alfredo Landa, digo Raimundo Martínez, acompañado de la burra Margarita, y posiblemente con un cheque del Ayuntamiento del municipio que preside para pagarse todos esos gastos que generará su peculiar viaje a la capital, estará, junto a sus compañeros del PP y otros sorianos “de pro”, reivindicando todo eso que tan mal ha hecho su partido y que no tiene vuelta atrás salvo hacérselo ver en las urnas. La España profunda vuelve.

Foto: Europa Press