miércoles, 23 de julio de 2014

NO CREO QUE A NADIE LE IMPORTE

No creo que a nadie le importe lo que escribo en el blog. Tampoco creo que a nadie le importe mucho lo que coloco en mi Facebook. Ni siquiera considero que a nadie le importe yo, o como mucho a dos o tres personas… Sin embargo, me quiero mucho y disfruto con lo que hago, aunque solo sea de mi interés. No me importa la soledad mientras haya un buen libro que leer, el mar esté a mi lado latiendo a cada momento, pueda correr, nadar y andar en bicicleta, elegir un sitio a donde ir o mi bello se erice escuchando “Right Out of Your Hand”.  Me da igual que nadie se interese por mí si puedo escuchar bellas melodías, descubrir por la mañana el horizonte rayando con el cielo, respirar aire puro o contemplar las nubes desplazándose hacia un lado. No consigo encontrar un amigo entrañable, todos se perdieron con el paso del tiempo, y no quiero buscar más, ya me cansé. Quiero refugiarme en mi interior y seguir avanzando por la ruta imprescindible que supone descubrirme. Me gustaría analizar mis errores, aprender a comportarme mejor, ser más tolerante, no enfadarme por pequeñeces, conseguir mantener mi organismo en un estado sosegado y que nada ni nadie pueda alterarme. Es difícil pero he aprendido a discernir entre lo importante y lo superfluo,  he conseguido rodearme de cadencias musicales que acompañan mi espíritu. Estoy aprendiendo a estar bien conmigo mismo. Seguiré mi senda intentando encontrar lo bello de las cosas… la vida misma.

3 comentarios:

Campurriana Campu dijo...

Luis, es lo que tiene el paso del tiempo. Uno aprende a valorar más su tiempo. Si a ti te importa lo que escribes, sigue escribiendo. Las cosas debemos hacerlas por nosotros mismos, por los que realmente las merecen.

Pocos y buenos amigos. Me da igual que sean pocos. Incluso, uno solo.

Un abrazo y disfruta de tus momentos. Todos tenemos derecho a, al menos, "un momento nuestro" al día.
:)

Nube dijo...

Acabo de leer esto después de que, sin comerlo ni beberlo se han enfadado conmigo dos personas importantes en mi vida, me da igual, estoy aprendiendo a no sentirme culpable por hacer lo que yo considero justo. No es cuestión de disfrutar solo, porque nadie puede navegar sin personas entrañables, sin depositar las palabras en un alma que te deje el corazón libre de teatros.
En mi opinión me atrevo a decir que tu ser es grande y conducir tus sentimientos bajo la comodidad de no seguir descubriendo satisfacciones es castigar el árbol de la amistad desconocida y no avivar el fuego abatido por el egoismo del hombre.
¿Qué sucede? ¿Se ha llegado a cerrar también las herramientas que abren las puertas mágicas de la habitación que esconde el secreto de no temer al encuentro de las emociones amigables?.
No sé, a mi me pareces una persona tan grande... que quisiera no equivocarme ante la escasez de la humanidad sin baile.
No soy nadie más que una Nube que se a interpuesto en tu blog, pero creemé, para mí eres muy importante.
Un saludo porque si se habla de sinceridad quisiera darte un abrazo si realmente lo crees fiable.

Marino Baler dijo...

Vaya, vaya... ¿y ese pesimismo? Levanta el ánimo, hombre.

Un abrazo.