jueves, 18 de enero de 2007

BILLY WILDER


Como he comentado en el tema anterior estoy asistiendo a un ciclo de cine sobre el genio Wilder.

Samuel Wilder (1906-2002) nació en Ducha, una zona de Polonia que en esa época perteneció al Imperio Austrohúngaro. Su madre había pasado una temporada en EE.UU. donde había conocido el show de Búfalo Bill y empezó a llamarle cariñosamente Billie (ignorando que era la forma femenina del nombre). Cuando estalló la Gran Guerra su familia se trasladó a Viena, tras vivir en Cracovia. Los Willer eran miembros de la
Minoría judía en Austria.
Billy empezó a estudiar derecho en Viena pero abandonó sus estudios, según se dice, por un desengaño amoroso al descubrir que su enamorada era prostituta. Comenzó la carrera de periodismo consiguiendo trabajo de reportero, incluso entrevistó al director de orquesta de jazz (una de sus pasiones) Paul Whiterman, al que acompañó en su gira hasta Berlín. En esta bella ciudad alemana se quedó a vivir y escribió sus primeros guiones, participando en la película alemana “Gente de domingo” (1930). Continúo realizando guiones, pero casi todos ellos incluían varias canciones y esto a Billy no le gustaba. En el año 1933 Hitler es nombrado Canciller de Alemania y debido a su condición de judío Willer abandona el país y se refugia, con su novia, en Paris. Ese mismo año colaborará como director en “Curvas peligrosas”. Más tarde es contratado por Columbia viviendo tiempos de estrecheces al caducar su visado de turista en EE. UU., tiene que salir del país para irse a México, lugar en donde permaneció poco tiempo al sellarle rápido los papeles para volver a EE.UU.
Su carrera empezó a encauzarse al ser contratado por la FOX. En 1938 la Paramount le contrata para realizar el guión de la “Octava mujer de Barbazul” de Ernst Lubistch para a continuación hacer junto a Brackett la obra maestra de Lubistch “Ninotchka” .
En 1942 dirigió “El mayor y la menor” con gran éxito, luego cambió de genero y realizó “Cinco tumbas al Cairo”, más tarde su obra maestra “Perdición”, “Días sin huella” y todas las demás hasta su despedida, involuntaria, con “Aquí un amigo” (1981).

Wilder no pudo hacer más películas, durante casi dos décadas Hollywood se permitió desaprovechar el talento del mayor genio que había pasado por allí. Wilder murió en Beberly Hills el 27 de mayo de 2002 pero sus películas siempre permanecerán vivas.

Cuando Fernando Trueba recogió su Oscar por la exquisita “Belle Epoque” dijo algo por todos nosotros: “Creemos en Billy Wilder”.

Junto a Groucho Marx y Woody Allen ha sido el mayor creador de citas, replicas y anécdotas sorprendentes. Aquí algunas:

-“Me gustaría morirme a los 104 años a causa de un disparo del marido de mi jovencísima amante”

-“Una vez me preguntaron si era necesario que un director supiera escribir. Yo contesté que no, pero que si era útil que al menos supiera leer.”

-“Tengo 10 mandamientos. Los primeros 9 dicen: no debes aburrir. El décimo dice: tienes que tener derecho al montaje final”.

SI BILLY WILDER NO HUBIERA EXISTIDO DEBERIAMOS HABERLO INVENTADO.

2 comentarios:

C.C.Buxter dijo...

Recientemente he hecho una entrada recopilando frases célebres de las películas de Wilder. Si interesa...



http://laciudaddorada.blogspot.com/2007/02/simplemente-billy-wilder.html

ASFOSO dijo...

Creo que es de mucho interés para todos los amantes de Wilder.
Gracias C.C. Buxter.