domingo, 14 de agosto de 2011

RECOMENDACIONES

En mi último viaje, que ha discurrido por Zamora, Oporto, Braga y Aveiro, he aprendido que no se puede  confiar en recomendaciones ajenas.  Como hago siempre, antes de reservar un hotel leo las anotaciones que han realizado los usuarios en la web Tripadvisor.  Después, con grandes dudas, haciendo caso omiso de clientes de hoteles de Oporto, opté por alojarme en el Ipanema, en la calle Campo Allegre, cerca de algunas facultades y de la conocida Avenida Boavista. En mi anterior visita me alojé en el Sheraton debido a una promoción “tres noches por el precio de dos”, pero en ésta ocasión, tratándose de principios de agosto, los precios eran muy elevados. Para los usuarios de Tripadvisor, el Sheraton es el segundo más recomendado y el que yo había elegido se encontraba en el lugar treinta y nueve de los hoteles analizados en la ciudad del bajo Duero. Después de leer comentarios tales como: “se trata de un hotel viejo renovado”; “las habitaciones tienen menos decoración que la terraza de mi casa”; “está muy lejos del centro”; “encontré una mancha sospechosa en la sábana”; “no tiene rampa para descender los tres peldaños a la cafetería”; “el desayuno es escaso”… dudé en hacer la reserva pero, sin embargo, mi sentido común, conociendo la zona donde se ubica el hotel, decidí reservar a sabiendas de  poder equivocarme. Al llegar, una de las recepcionistas anotó todos mis datos y le pedí, si era posible, que nos alojara en una habitación “con vistas”. Nos dio una habitación de la zona más alta, indicándonos que se trataba de habitaciones para fumadores y en el supuesto de que no nos gustara por el olor a tabaco nos cambiaría a otra zona del hotel. Cuando abrimos la puerta el ambiente era irrespirable, al tratarse de habitaciones con moqueta el olor a tabaco era intenso. Nos dio otra habitación en la zona para no fumadores con la que estuvimos conformes. A los cinco minutos de instalarnos, la recepcionista nos llamó para saber si nos gustaba, todo un detalle por su parte.
La habitación, con grandes ventanales al exterior, era amplia, limpia, muy iluminada, con un armario correcto, frigorífico y un baño  en perfecto estado. Me sentí muy reconfortado con mi elección.  Era la hora de comer y decidimos visitar un restaurante que estaba justo enfrente del hotel. Comprobamos, también, que había una parada de autobús al lado del hotel, la recepcionista ya nos había indicado que los números 200 y 207 llevaban al centro.  El restaurante tenía una carta extensa y el servicio era rápido y profesional. Regresamos el resto de las noches a cenar allí. Cansados de caminar por las incomodas calles de Oporto llegar al “Capa Negra II” era una motivación especial.  El desayuno, escaso para algunos usuarios de Tripadvisor, era buffet libre y constaba de los típicos cafés, seis o siete clases de dulces, zumos de tres tipos diferentes de fruta, yogures variados, seis o siete tipos de frutas variadas, huevos fritos y cocidos, revueltos, macedonia, pan para tostar con mantequilla y mermeladas, quesos, embutidos etc. Un hotel de cuatro estrellas con ese desayuno incluido por 56 euros ciertamente me parece económico.   
Al día siguiente, descubrimos que a escasos cuatrocientos metros detrás de nuestro hotel había un centro comercial muy bien provisto de todo tipo de tiendas. Sin lugar a dudas, todo reunía las condiciones adecuadas y, una vez más, comprobé que no puedes hacer caso de la generalidad. Muchas veces, el sentido común puede ser más realista que los comentarios que hacen, muchas veces al azar,  personas que nada tienen que ver contigo y sólo ven las cosas desde su punto de vista, no con la racionalidad que hay que escribir un comentario cuando cientos de usuarios van a hacer uso de él.    

3 comentarios:

julia dijo...

Hola Luis,mi amigo¡que razón tienes¡.Algo parecido pero al contrario le ha pasado a una amiga y su marido.Buscando hotel vieron que uno de ellos tenia tres comentarios fabulosos,y los otros apenas lucian su brillantez.Bien se marcharon a ese y ya estan de vuelta,dicen que un asco y que jamas se fiaran más de lo que lean y les digan.En verdad yo creo que eres tu mismo el que debes decidir pues esto es como los médicos,a unos les va bien y a otros no.Me alegra visitarte,mi amigo,recibe besos de luz para ti y los que amas.

El Sentir del Poeta dijo...

Querido amigo, es cierto eso.
Yo por lo general cuando viajo lo hago por medio de una agencia de viaje amiga que nunca me falló, siempre que viajé me encontré con lo que me habian ofrecido y mas también.
pero siempre se aprende algo, la próxima ves vas a informarte mas.
espero que igualmente hayas disfrutado de ese viaje.
besitos para ti, que Dios te bendiga.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

¿Y en quién confiamos, entonces? No hay una receta mágica para ello...comentarios anteriores, consejos de gente que dice saber del tema o el propio instinto; la última opción fue la que escogiste y pareció funcionar.

Saludos afectuosos, de corazón.