miércoles, 28 de marzo de 2012

MAÑANA SERÁ UN DÍA ESPECIAL


Mañana será un día especial desde que nos gobierna la derecha popular. Ya lo fue el pasado domingo con la victoria del centro-izquierda del “socialismo” en Asturias y que, el siempre presente en las últimas elecciones en Andalucia, el “señorito” (pronunciado con la voz tan característica de Gracita Morales) Arenas no pudiera, una vez más, gobernar aquella tierra. ¿La cuarta será la vencida?
Mañana será otro día especial, pase lo que pase. Los españoles (con la “p” re-pronunciada) estamos convocados, por los sindicatos mayoritarios –por desgracia desaparecidos durante casi siete largos años- a una huelga general (¡hacía falta ya!). El movimiento 15-M y muchas otras asociaciones apoyan la huelga. Incluso se ha convocado, al margen de la laboral, otra huelga de consumo. Todo me parece fenomenal, ya era hora. Sin embargo, para mi desgracia, no podré secundarla ya que he recibido de mis superiores la pertinente comunicación para prestar servicios esenciales en mi trabajo. Y, aunque no soy optimista con el resultado, poco a poco, tenemos, entre todos los que nos consideramos progresistas, ir sentando las bases para que los derechos que creíamos adquiridos y que ahora pisotean los políticos (elegidos por todos, no nos olvidemos) permanezcan e, incluso, puedan potenciarse a pesar de la desagradable crisis que atravesamos.
Cuando el PP alcanzó la mayoría absoluta, por culpa de la ineptitud del PSOE, entre otras causas, me sentó fatal que los trabajadores, que muchos trabajadores con sueldos miserables, contratos tercermundistas, gente parada, colectivos degradados socialmente votaran a esa derecha tan recalcitrante. Y, claro, ahora viene Paco con las rebajas. Perdón, Paco no, ese era antes, ahora se llama Mariano. Mariano con las rebajas. Pensamos que los políticos ejercen el poder, pero no, los que lo ejercen verdaderamente son los que presiden las grandes empresas, los que gobiernan los bancos, la iglesia, las grandes fortunas que son cada vez más grandes … los políticos son sus marionetas y nosotros, los currantes, los tontos que mediante un voto elegimos la maquinaria para que todos sus deseos se lleven a cabo. Hay que cambiarlo todo, no se puede seguir así. Alguna vez más lo he dicho en este mismo blog. Disculpen la perorata pero me siento indignado por todo lo que está pasando en nuestra sociedad.
Mañana me desplazaré en bici al trabajo para prestar servicios esenciales (unos mínimos extraordinariamente abultados), no llevaré dinero ya que no gastaré ni un céntimo en nada mañana. Por la tarde no participaré en la manifestación con unos sindicatos que no han estado a la altura en tiempos de Zapatero, iré al cine (soy socio de un Cine-club, ya lo tengo pagado) y consumiré el mínimo posible de electricidad, agua… No servirá de mucho, pero, al menos me sentiré bien conmigo mismo. Soy lo más importante que tengo y he de cuidarme por dentro y por fuera.
Escucho ahora a Stone Roses, con esa fuerza tan eléctrica al tocar, con el deseo de trasladarla –la fuerza- a una sociedad que tiene que decir BASTA a lo que nos está sucediendo a la mayoría. No olvidemos que un pequeño porcentaje de individuos se está frotando las manos con lo que ocurre con la crisis. Bajémosles los humos. Feliz huelga, amigos… y mucha salud, como decimos en Navidad.     

2 comentarios:

Mariluz Arregui dijo...

Aparte de todo, esté rejuvenecida Mona Lisa..


Salud:)

Luis Lópec dijo...

La moda es la monda, ya sabes¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡