martes, 8 de enero de 2013

GOOD NEW YEAR!



Hoy he vuelto a la rutina tras dejar el mar en reposo y esa luz mediterránea que siempre inspira.  He vuelto a ponerme mi aguatado anorak negro,  estilo “michelín”, para combatir el frío, hoy nebuloso, soriano. He regresado cansado de hacer tantos kilómetros pero curtido por el sol, restablecido por el calor de los amigos y renovado por dentro para batallar en lo laboral, con más horas de trabajo, menos días libres y más ansias de libertad que nunca. Todo ello en un día de retorno que coincide con el sesenta y seis cumpleaños del gran David Bowie, el de mirada hipnótica. Se cree que Bowie tiene los ojos de distinto color y, sin embargo, ambos son azules. Lo cierto es que tiene asimetría en las pupilas (anisocoria), algo causado por una pelea a los quince años. A esa tempranera edad ya se creía suficientemente hombre como para batirse en duelo, con un compañero de su instituto, por una chica que ambos pretendían. Desde entonces, y tras varias operaciones, su pupila izquierda quedó dilatada de por vida. Precisamente hoy, tras una década sin publicar, ha presentado uno de los cortes del que será su próximo disco “The next day” y saldrá en marzo, con alusiones a su célebre época en Berlín, famosa por su trilogía: Low, Heroes y Logder.
A la salida del trabajo intentaré quemar calorías con el Strider y la máquina de remo. Después, practicaré un poco de inglés, al que he regresado como proposición disciplinar del nuevo año. Hace unos años estudié inglés durante tres cursos en la Escuela Oficial de Idiomas, aunque  tuve que dejarlo debido a  la exigencia horaria. Ahora, he descubierto el método Vaughan, un curso multimedia que se basa, sobre todo, en la buena comprensión auditiva. Sin ella, dicen sus autores, se rompe la cadena de la comunicación. Llevo practicadas  tres lecciones, correspondientes al nivel de principiante, y he de decir que se trata de un curso muy motivante y, sobre todo, práctico, muy práctico. Hablar un idioma con fluidez ha de ser algo instintivo
Para marzo, con seguridad, no podré traducir todavía el nuevo disco de Bowie pero, espero, que para mis vacaciones de verano pueda tener el nivel suficiente como para comunicarme algo mejor en mis viajes por el extranjero.
Good new year, dears.

2 comentarios:

Mariluz Arregui dijo...

Ou yeaaah: )

My best wishes for you too: )

Marino Baler dijo...

Yo llevo en una academia de inglés desde abril, más o menos. Me apunto a tu propósito del año para aprenderlo este año. Siempre ha sido mi espinita clavada que por distintos motivos nunca pude quitármela hasta ahora... A ver que tal se nos da.
Suerte.