Ir al contenido principal

MARÍA ALFONSO (Vino Volvoreta)


María Alfonso, además de joven y muy bella (con una mirada misteriosa que le hace muy interesante) atesora otras cualidades, es ingeniera agrícola y la más joven de los enólogos (as) de la denominación de origen “vino de Toro”. Quiero imaginar que, al igual que su padre Antonio, es soñadora y que muchos de sus sueños se han cumplido ya. Cuando habla de sus vinos se refiere a ellos como si fueran sus hijos y, de alguna manera, eso son. Ella es el alma de la bodega familiar con sede en el pueblo zamorano de Sanzoles. Cuida y mima las cepas para después elaborar vinos de la pureza natural de Volvoreta, “el primer vino salvaje de élite”. ¿Sus características? parto natural sin sulfitos añadidos para no dañar nada de su proceso. Según la familia Alfonso, retrocediendo dos mil años para aprender a utilizar la madera y el barro de barricas y tinajas.

María y su equipo recibieron, con su emprendedor proyecto en practicas sostenibles del viñedo, el Premio Nacional de la Biodiversidad, otorgado por el Ministerio de Medio Ambiente en 2009. Todas las guías vinícolas puntúan  sus vinos excelentemente y el gurú Parker los valora con 92 o 93 puntos. Sus aromas son, por lo visto, inimitables, siendo su particularidad principal la elegancia.
En 2008, la bodega es elegida para participar en un proyecto pionero de la Universidad de Barcelona dentro de sus investigaciones sobre el cáncer y el beneficio de los vinos Volvoreta por triplicar los niveles de resveratol, un potente antioxidante que se considera básico en el tratamiento de los procesos cancerosos.

En mayo, tuve el placer de visitar su stand en la plaza de toros de Toro, valga la
redundancia, en el día de la D.O. y quedé cautivado por sus conocimientos sobre el 
vino. El pasado sábado probé sus caldos en la feria ECOCULTURA de Zamora y hablé 
largo y tendido con su hermano. Posteriormente, visité la vinoteca propiedad de la 
familia, “El Buen Amor”, situada en la tradicional calle zamorana de vinos de Los 
Herreros y estuve hablando con su hermana. En ambos casos, tanto en Ecocultura 
como en “El Buen Amor” quedé prendado, una vez más, por la calidad de los vinos 
Volvoreta.


Enhorabuena, María y mucho éxito, te lo mereces. 

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Estimado Luis Lópec,
No te faltan razones ni te sobran palabras ....Tu historia con "Vovoreta" parece pues mi historia, la única diferencia es que yo no sabría escribirla como tú.
Creo que es un buen ejemplo de que cuando se hacen las cosas bien y con amor solo pueden salir de una manera....bien y con amor. Y en este caso y con mas razón "El Buen Amor"
Felicidades Maria!!
Luis Lópec ha dicho que…
Sergio, amigo, sobran las palabras cuando uno quiero hacerse escuchar... La familia Alfonso es un ejemplo de hacer las cosas bien y "El buen amor" es la razón principal ¿estamos de acuerdo????

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba