Ir al contenido principal

EL TIEMPO


Foto: Luis López


Apartaba los ojos del libro que leía y pensaba en algo tan meramente existencial como es el tiempo y lo relativo que es en determinadas circunstancias de la vida. Comparaba, por ejemplo, la diferencia que suponen cinco minutos en la sauna  con cualquier otra actividad como puede ser la visión de una película. En la sauna, cada minuto es eterno, miras y remiras el reloj y la aguja parece que no se mueve; por el contrario, si una película te gusta te da la impresión que cuando anuncian el final han pasado pocos minutos. Luego regresaba al libro y leía cosas sobre la luna llena, disfrutando de la noche en buena compañía y champán, caviar, suite de lujo. .. y volvía a apartar la vista para dejarme llevar por la música que sonaba en mi Mac de manera desordenada, aleatoria. Mark Lanegan cantaba en francés una elegía un tanto fúnebre pero, en ese momento, pensando en aquella especie de orgia que disfrutaban algunos protagonistas de mi libro, quise desviarme de toda esa nube pasajera para enfrentarme a mis problemas cotidianos. Era viernes, pero el sábado por la tarde trabajaba, debía una jornada del pasado año a un compañero y me disponía a pasar la noche a más de trescientos kilómetros de mi casa para regresar a la mañana siguiente. Ahora sonaba Durruti Column y lo agradecí, al menos la música no era tan trágica como la anterior. El tiempo, esa cuestión compleja que comentaba al principio del escrito, vuelve a ser protagonista: mañana, tarde, ayer, año pasado… y como decía San Agustín, “si nadie me lo pregunta, lo sé, pero si trato de explicárselo a quien me lo pregunta , no lo sé”. La memoria de lo pasado permanece en nuestro espíritu y al pensar retomas de nuevo momentos desaparecidos. Pero, por ahora, no quiero filosofar más, vuelvo a mi libro, vuelvo a una habitación con flores, suspiros y gritos producidos por personajes que hacen el amor de manera placentera. La música continuará de fondo, mi escrito concluirá en breves momentos y mi mente seguirá haciendo conjeturas para ocupar un domingo que tenía otros objetivos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba