domingo, 19 de enero de 2014

POR MUY CHULO QUE SE CREA CONTRA EL PUEBLO NO HAY QUIEN PUEDA



Cuando todos aquellos jóvenes, y no tan jóvenes, comenzaban con las movilizaciones del 15 M pensé que llegaba a nuestro país la revolución que necesitábamos. Estaba pletórico y me sentía optimista y orgulloso de nuestros jóvenes. Con el paso del tiempo, todo se fue disipando por culpa de acaloradas y respetuosas conversaciones en las plazas de las ciudades en las que se enumeraban prioridades y nunca se llegaba a nada. Me esperaba algo como lo que ha pasado en el barrio obrero de Gamonal, con actuaciones, correctas o no, violentas o no, que desencadenaran el odio que tenemos casi todos a lo actualmente establecido, a los políticos, a los sindicatos, al gran capital,  al constante barrido de nuestros derechos… pero no, me decepcionaron los jóvenes, los mismos que están en paro, que no pueden ir a la universidad por culpa de las tasas,  que no pueden abortar por considerarse ilegal,  que tienen que pagar más caro las medicinas, los hospitales, la cultura, el ocio, la educación… Creo que sobraron palabras y faltaron hechos. Faltó leer a Ganivet que decía que si los de abajo se mueven, los de arriba se caen. Pero, al menos hoy, me siento orgulloso que “por muy chulo que se  crea, contra el pueblo no hay quien pueda”. Gamonal, gracias por devolvernos la ilusión de que las cosas mal hechas se pueden cambiar. Tenéis (tenemos)
tanto que aprender satélites del 15 M!!!!!

1 comentario:

Nube dijo...

Voy a disparar con empeño e ilusión la bala de la justicia social.