jueves, 18 de diciembre de 2008

JUAN GOYTISOLO. PREMIO NACIONAL DE LAS LETRAS ESPAÑOLAS



Juan Goytisolo fue galardonado con el premio Premio Nacional de las Letras Españolas hace unas semanas.

«Es una noticia, ni buena ni mala, sólo una noticia. A mi edad, ningún premio hace ilusión. Me lo han dado y punto. Igual me sentiría si hubiese sido el premio Cervantes. No soy grosero, ni tampoco quiero ser descortés, pero no me produce ninguna emoción recibir un premio. Acabo de llegar de México, y lo que realmente me apetecía en estos momentos era dormir un par de horas y darme un buen baño».

Así recibió el barcelonés Goytisolo (Rebelde e iclonoclasta. Un hecho decisivo en su vida fue la muerte de su madre en 1938, cuando él tenía sólo siete años, en un bombardeo en Barcelona por la aviación nacional, lo que probablemente ha influído en su rechazo de la España tradicional y conservadora. De esta forma realizó un autoexilio en el que vivió en Marrakech y París) el fallo del jurado del Premio Nacional de las Letras Españolas, presidido por Rogelio Blanco Martínez, director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, y con vocales propuestos por varias destacadas instituciones del mundo de la cultura. Este galardón premia toda una trayectoria de un autor español, sea cual sea el género al que se dedique, y lo tienen en su haber, entre otros, escritores tan reconocidos como Manuel Vázquez Montalbán, Martí de Riquer o Francisco Umbral. Además del reconocimiento social, el premio tiene una dotación económica de 40.000 euros.

Como era de esperar, las declaraciones del autor realizadas tras recibir el premio han dado mucho que hablar. Sirva como ejemplo el artículo que el crítico de cine Carlos Boyero firma en El País. Dice: «Qué bonito encontrarse a alguien que desprecia el galardón oficial a su arte. Y piensas en lo equivocado que estuvo el desesperado John Kennedy Toole al quitarse de en medio porque ni Dios quería publicarle su memorable novela La conjura de los necios.»

Tal vez Dios sea Juan Goytiolo y no nos habíamos enterado. No se les ocurra, señores del Jurado, darle nunca el Premio Cervantes. Está claro: prefiere una pastilla de jabón.

3 comentarios:

Only dijo...

muy bueno lo de la pastilla...

Pero a mí me encantaría saber qué destino le dará a los 40000 euritos; los despreciará también? los donará ?
ay, qué curiosidad...par Dieu

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

El mundo literato está lleno de estos rebeldes por fuera que aparentan desdén por los galardones...pero que igual los reciben porque tampoco son tan rebeldes (o saben que el ámbito de acción es limitado). Felicidades a Goytiolo.

Aunque fue designado hace semanas, hace pocos días se hizo entrega del Premio Nacional de Literatura al escritor chileno residente en Francia Efraín Barquero (acá, el premio incluye un monto de unos 18.000 Euros de inmediato y una pensión vitalicia de casi 1.000 Euros mensuales).

Saludos afectuosos, de corazón.

C.C.Buxter dijo...

Su reacción entraba dentro de la lógica, teniendo en cuenta la pose que es habitual en él. Aún así, y pudiendo discutir sobre la sinceridad o no de sus palabras (sólo él lo sabe), es bueno que haya un cierto distanciamiento hacia los premios: muchos, sin duda, son merecidos, pero no pocos de ellos van guiados también por el coleguismo político.