Ir al contenido principal

INVIERNO DE NIEVES


En multitud de ocasiones he viajado entre Peñíscola y Soria (y viceversa). Lo he hecho en todas las estaciones y durante todos los meses del año. Sin embargo, no había visto nunca tanta nieve como en el último trayecto. Ocurrió el pasado jueves. Regresaba de pasar unos días de merecido descanso en “La ciudad en el mar”. Me gusta el calor, llevar encima la menor ropa posible, bañarme en el mar en cualquier temporada. Esta vez nada de eso ocurrió. No se cumplieron mis deseadas expectativas. Los dos últimos días de estancia allí el aire venía helado, procedente de la cercana cadena montañosa del alto Maestrazgo. Nunca había pasado tanto frío en el mes de marzo y se me hacía raro. Durante el viaje de regreso, nada más abandonar el friso mediterráneo, se despejó la incógnita. A pocos kilómetros, tierra adentro, el paisaje estaba nevado. El terreno, en ese lugar, no llega a una altitud de cuatrocientos metros.

Ciertamente sólo tengo una anécdota referente a la nieve por tierras castellonenses. El invierno pasado, creo que era enero, regresando también a Soria, empezó a nevar pasado Morella (para mi uno de los pueblos con más encanto de la Comunidad Valenciana). Desde Morella, antes de adentrarse en tierras turolenses, se accede a Els Ports. Son varios puertos montañosos cuyas cimas se acercan (si no sobrepasan) a los mil quinientos metros. La nieve no me asusta, vivo en Soria, pero como he tenido en carretera muchas experiencias desagradables, me parece un riesgo añadido a lo que es, de por sí, la conducción. Accediendo al primero de los puertos los copos fueron agrandándose y una contundente capa de nieve cubría la calzada. En una de las curvas, a modo de paella, me bajé del coche para comprobar el grosor. Tendría unos diez centímetros y la capa más cercana al asfalto era puro hielo. Ni siquiera puse las cadenas. Di media vuelta y regresé a Morella. Me metí por otra carretera alternativa, en dirección al Santuario de la Balma, y tuve la suerte de sortear la nevada. Una vez en Aguaviva, ya en la provincia de Teruel, todo el paisaje quedó despejado.

En la frontera con Soria el ordenador de mi coche me fue informando pormenorizadamente del estado de las carreteras problemáticas a esa hora del día. Temía encontrarme con la nieve antes de llegar pero tuve la suerte a mi favor. Una vez en casa, comenzó a nevar vigorosamente. En menos de una hora las carreteras de la ciudad estaban impracticables. A pesar de la tensión acumulada por el inesperado viaje por suerte me encontraba bajo techo.

Comentarios

maria gemma ha dicho que…
Vine a visitarte, Luis... voy a por la manta, que me entro el frió... vaya invierno que llevamos... hacia tiempo que no veía uno igual... y los aldeanos dicen lo mismo...
Un abrazo
Anónimo ha dicho que…
Me hiciste sacar el Googlr Earth una vez más...tuviste que pasar por Zaragoza y Tarragona, ¿no?

Y parece que la nieve no se quiere ir de allá...joder, ¿por qué no mandan un poco de lluvia para este lado del Mundo? De todos modos, se agradece que hayas sido tan prudente en la conducción.

Saludos afectuosos, de corazón.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba