jueves, 26 de marzo de 2009

LUNA MENGUANTE


En una de esas, obligadas, incursiones nocturnas al baño, aprovechando que me encontraba junto al mar, me asomé a la terraza para contemplarlo. Cuando lo hago, rutinariamente, la visión que me produce siempre depara alguna sorpresa. Está vez, la luna con la forma característica de menguante total, se reflejaba dorada sobre el húmedo manto, formando un ancho camino entre el horizonte y la arena de la playa. Era el preámbulo de la llegada de la primavera que se produciría esa misma mañana. Me quedé varios minutos, que se me hicieron muy breves, examinando el espectáculo que tenia frente a mi. Cuando regresé a la cama, estuve escuchando el susurro que producían las olas al romper. Tenía la sensación de esa relajación que se origina tras el acto sexual. En ese estado me quedé dormido y soñé con profundidades desconocidas, sumergido en el fondo del mar. Matices ignorados, colores tintados con photoshop, peces inmensos e inéditos, placidez desmesurada… Desperté avanzada la mañana. Al abrir la persiana la luz cegó mis ojos. Ya adaptado a la nueva sensación, coloqué en mi aparato de música el disco “Orient Express”, de Alexander Schiffgen, grabado en 1905 y que recrea todo lo concerniente al mítico y legendario tren en su exótico recorrido. No recordaba a qué hora entraría la primavera ni falta que hacía. Para mi había entrado la noche anterior, hacía las cuatro de la madrugada, contemplando la luna reflejada sobre el Mediterráneo. Ahora, escuchando esa soberbia música, me doy cuenta que la primavera está aquí para quedarse. Celebrémoslo.

1 comentario:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

He perdido la fascinación por esas vistas desde las ventanas...aparte que mi cuarto sólo tiene un tragaluz, la ventana que da a la calle desde la sala de estar no tiene mucha visual que digamos.

Astronómicamente, claro, hay cambio de estación...pero a juzgar por lo que he visto este fin de semana en vuestros noticieros, el Invierno sigue dando la pelea. Por acá...un leve asomo de que el Verano parece querer irse, pero hay que confirmar la tendencia.

Ja...¿se podría decir que tuviste una especie de orgasmo visual? Saludos afectuosos, de corazón.