Ir al contenido principal

23 F


Hace treinta y un años corrió la voz como la pólvora. En Valencia habían salido los tanques del ejercito y en Madrid un tal Tejero tomaba el congreso. Son momentos que te quedan marcados para siempre. Lo mismo pasó con el ataque aéreo a las torres gemelas neoyorquinas o con el atentado de la estación de Atocha en Madrid. Casi todos, con cierta exactitud, sabemos dónde nos encontrábamos en cada caso.
Hace treinta y un años, tal día como hoy, estaba haciendo el servicio militar obligatorio en Ferrol. Me obligaron, además, a hacer el curso de cabo monitor y, al finalizar, me enviaron a una base naval. Ese día, yo era el responsable de la puerta principal y de todos los marineros que hacían guardia repartidos por todas las dependencias. La noticia me hizo temblar por la responsabilidad y especular sobre el futuro que nos esperaba a todos los españoles, en general, y a mí, personalmente, por encontrarme en el peor lugar que se podía esperar ante un golpe de estado. Ni que decir tiene que, junto a mi compañero, también cabo y cántabro, Eulogio, estuve siguiendo todas las noticias que daban la radio y la televisión. Cuando los diputados salieron del Congreso y el Rey se dirigió a la población respiré aliviadamente. Con el paso de los días, por suerte, aquella locura dentro del surrealismo que supone estar encuartelado se fue disipando.
Fueron días muy intensos y desesperantes. En aquella base se podía haber rodado una gran película, no sé si de terror o una comedia, pero con un buen director y el guión que marcaron mis días allí hubiera sido exitosa con seguridad.
Uno de los marineros que comentaba anteriormente, de los que se distribuían por las dependencias de la base, tenía que vigilar las 24 horas un mástil de bandera que un día de vendaval cayó, con tan mala suerte de hacerlo sobre el cuerpo de un oficial. Para que no volviera a ocurrir, o para inculpar al pobre marinero de guardia en caso de repetirse el suceso, aquel mástil siempre estaba vigilado.
En el cuarto de guardia disponíamos de los nombres y, en algunos casos, las fotografías del personal que estaba arrestado y, por tanto, no podía salir del cuartel. Entre ellas la de un perro, ya no recuerdo el nombre, que estaba arrestado y no podía cruzar la línea que marcaba la delimitación del recinto con el exterior. Al parecer, el can había mordido a un sargento y tenia que cumplir el castigo. Recuerdo que algún día de guardia el cabrón de él se nos escapó al pueblo y nos trajo de cabeza hasta que pudimos devolverlo al interior del recinto.
El Dyane-6 de mi propiedad, que me acompañó a aquella locura, también estuvo arrestado 6 meses. Pude verlo durante ese periodo pero no tocarlo. Desde su interior un descerebrado llamó “hijoputa” a un policía naval. El pobre “Soviet”, así se llamaba el vehiculo, nada pudo hacer en su defensa y acompañó durante todo ese tiempo al perro y al palo de la bandera en su privación de libertad.
“Puta Mili”, que diría Maquinavaja.

Comentarios

Fer ha dicho que…
Genial, genial...

Saludos.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a como es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia, Ávila,Valladolid y Palencia, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora y Salamanca. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi i

CASTELLÓN, LA SEGUNDA PROVINCIA MÁS MONTAÑOSA DE ESPAÑA

Siempre me ha parecido curioso que Castellón sea la segunda Provincia más montañosa de España. Acompaño un texto sacado de Wikipedia. He intentado saber cuál es la más montañosa pero no encuentro datos. Intuyo que será Cantabria, Asturias o, tal vez, Huesca, pero no lo sé. La provincia es montañosa en su interior, donde las estribaciones del Sistema Ibérico conforman las comarcas naturales del Maestrazgo por el norte y la Sierra de Espadán por el sur. Además, entre ambas encontramos al pico de Peñagolosa (que da nombre al macizo del mismo nombre) y que con 1813 msnm es la segunda cima más alta de la Comunidad. Otras alturas principales de la provincia son la Peña Salada (1.581 msnm), el Pina (1.405 msnm), el Encanadé (1.393 msnm) y la Muela de Ares (1.318 msnm). La provincia cuenta con una estrecha zona costera en la que destacan como accidentes geográficos la península de Peñíscola, el cabo de Oropesa y el entrante de Almenara. La mayor parte de la población habita en la franja c

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton