Ir al contenido principal

M, V y yo


M. vive en París, en el arrondissement (distrito) 17, cerca de los Campos Elíseos.  Es ingeniero y trabaja por su cuenta. Tiene un negocio  que asesora  a empresarios extranjeros que quieren comprar terrenos, pisos, fabricas… en Francia. Habla a la perfección cuatro idiomas: francés, castellano, alemán e inglés. Es elegante vistiendo y tiene  aspecto de galán italiano. Anoche, estuvimos juntos unas horas hablando de su país, tan querido para mi, y de todo lo que está pasando en España. Tomamos  buen vino, un Dinastía Vivanco, Rioja baja, exquisito. Conversamos sobre los buenos vinos (su favorito español es el Pesquera y la denominación Borgoña en lo referente a su país de origen) y sobre una tienda espectacular de vino en París que ambos conocemos. Degustamos la sabrosa cena fría que habían preparado en Mandarina, con motivo de su octavo aniversario, y luego bebimos un cava muy elegante.
V. vive en Lugano, cerca de la frontera Suiza con Italia. Tiene un cargo de responsabilidad en un afamado banco. Habla a la perfección cuatro idiomas: italiano, español, francés e inglés. Llevaba un vestido largo de noche. Algunos familiares y amigos, cuando acabó la cena, fuimos invitados por ella, a una zona más apartada, para tomar unas botellas de cava. Faltaban cinco minutos para que fuese su cumpleaños. Ha venido a España para celebrarlo con su padres, jubilados que pasan varios meses al año en Peñíscola, con su hermana y su cuñado.
Después de servirnos, estuvo todo el tiempo mirando  su iPhone. Cuando dieron las doce todo el mundo estaba despistado menos yo que seguía atento sus movimientos. Me acerqué y le di un beso, diciéndole: “siento ser yo el primero que te felicita”. Sonrió con complicidad. Luego se acercaron sus familiares y le cantaron el Happy Birthday.
M. al irse de la terraza donde se celebraba la fiesta me dijo que le llamara cuando fuera a París para comer juntos. Se queda unos días en una urbanización a unos kilómetros de Peñíscola pero va a estar muy liado ayudando a su padre reparando alguna cosa de su finca. A V. la veré hoy y mañana. Cuando me fui, hacía las dos, estaba bailando con la mente puesta en otro lugar.

 Ambos son de la misma generación, tienen 44 y 40 años, respectivamente. Viven lejos de España pero son unos enamorados de nuestro país. Están muy preparados como lo están muchos de nuestros jóvenes que, sin embargo, no tienen oportunidades. España ya no es lo que era, se está quedando fuera en la carrera por el empleo. Nuestros jóvenes, muchos de ellos tan   preparados como V. y M. si quieren labrarse un futuro tienen que marcharse. Anoche estuve mucho tiempo dando vueltas al tema y hoy me he levantado con esa sensación de malestar que produce ser objetivo en éste país que se está cayendo. El problema no es que se caiga, es que no sabemos cuando se levantará. Una vez más me siento indignado y nadie parece hacer nada.

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Hola querido y admirado amigo, siento tristeza al leer lo que escribes pero es una tristeza cierta.Los jóvenes no ven un futuro y los no tan jovenes dicen que para que van a estudiar.Esta generación de la mas preparada es la que peor tiene el futuro.Espero de corazón que todos y cada uno de ellos tengan la posibilidad de conseguir un trabajo que les permita una vida digna.Besos inmensos de luz.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a como es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia, Ávila,Valladolid y Palencia, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora y Salamanca. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi i

CASTELLÓN, LA SEGUNDA PROVINCIA MÁS MONTAÑOSA DE ESPAÑA

Siempre me ha parecido curioso que Castellón sea la segunda Provincia más montañosa de España. Acompaño un texto sacado de Wikipedia. He intentado saber cuál es la más montañosa pero no encuentro datos. Intuyo que será Cantabria, Asturias o, tal vez, Huesca, pero no lo sé. La provincia es montañosa en su interior, donde las estribaciones del Sistema Ibérico conforman las comarcas naturales del Maestrazgo por el norte y la Sierra de Espadán por el sur. Además, entre ambas encontramos al pico de Peñagolosa (que da nombre al macizo del mismo nombre) y que con 1813 msnm es la segunda cima más alta de la Comunidad. Otras alturas principales de la provincia son la Peña Salada (1.581 msnm), el Pina (1.405 msnm), el Encanadé (1.393 msnm) y la Muela de Ares (1.318 msnm). La provincia cuenta con una estrecha zona costera en la que destacan como accidentes geográficos la península de Peñíscola, el cabo de Oropesa y el entrante de Almenara. La mayor parte de la población habita en la franja c

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton