jueves, 13 de septiembre de 2012

ISLAS COLUMBRETES


Llevo la friolera de diez años intentando visitar las islas Columbretes. Aprovechando unos días de vacaciones en Peñíscola,  antes de ir, busqué el teléfono en Internet de la empresa que organiza viajes al Parque Natural y reservé para el domingo día 10, anotando mi nombre y un teléfono de contacto.  Estando ya en Peñíscola me llamaron para decirme que el viaje lo adelantaban un día y me solicitaron estuviera en el puerto a las 7,45 del día 9, sábado. Valentín, vecino y amigo, me dejó unas aletas y unas gafas para hacer snorkel en L´Illa Grossa. Dos días antes de la fecha de embarque estuve practicando con el material para ir un poco adiestrado.   El día de la fecha de embarque me levanté una hora antes, a las 6,45, preparé un par de bocatas y metí en mi mochila todo lo necesario  para pasar el día en las islas sin olvidar mis prismáticos y bastante agua, las islas Columbretes están despobladas. A las 7,30 me desplacé en bicicleta hasta el puerto y esperé que llegara la hora. A las 8 allí no había nadie ni estaba abierta la cabina expendedora de billetes. Esperé un cuarto de hora y como todo seguía igual regresé por donde había ido con el consiguiente malestar. Pensaba, si han tenido que suspender el viaje por las razón que haya sido tenían mi teléfono para avisarme. Todo era muy raro. Al llegar a casa telefoneé a la compañía explicando lo que había pasado y la persona que me atendió perjuraba que a las 8 había salido el barco y que todo había trascurrido con normalidad. Cambiamos impresiones hasta que de repente me preguntó: ¿Desde dónde me llama? Desde Peñíscola, respondí. Ahora entiendo, me dijo, está hablando usted con Castellón y el barco ha salido de allí.  La empresa gestiona todos los viajes de la provincia a Columbretes, tengo entendido que además de Peñíscola salen de Alcocebre, Castellón y algún otro puerto. Cometí la equivocación de pensar que hablaba directamente con el puerto de Peñíscola y mi interlocutor daba por hecho que pensaba salir de Castellón.
Ahora espero que no pasen otros diez años para conocer Columbretes.