Ir al contenido principal

MANN, VISCONTI, FELLINI, MAHLER...


Foto: Luis López

Accidentalmente llegamos a Lido, ciertamente no era nuestra intención, al menos en ese inesperado viaje desde San Marcos al atardecer, pero… justo en el Arsenal la decisión estaba tomada. No había vuelta atrás viendo a mis espaldas Venecia desde otra perspectiva. Atravesando  en línea recta, desde la estación del vaporetto en Lido hasta la playa,  mi primera y única incursión en el Adriático, grupos de personas bronceadas atiborraban todas las terrazas situadas a derecha e izquierda de la calle, por momentos, por su manera de vestir, por su aspecto, me recordaron que paseaba por el Sardinero cuando apenas tenía diecisiete o dieciocho años. Ya en la playa, reconocí la esbelta figura del Hotel des Bains. Tomas Mann se alojó allí, con su mujer y su hermano, durante el verano de principios del siglo pasado. Allí se obsesionó con un niño de 11 años llamado Wladyslaw Moes, que pasaba sus vacaciones con su madre, polaca, y sus hermanas, inspirando a Tadzio, el enigmático adolescente de la novela La muerte en Venecia, escrita en 1912.  Visconti, en 1971, trasladó el libro de Mann a la gran pantalla. Muerte en Venecia, se convirtió  en un mito. Cuando llegué a España lo primero que hice en casa fue escuchar a Gustav Mahler rememorando la película.
La ciudad de Venecia debe mucho a Visconti ya que dotó a la ciudad de un aire romántico. Más tarde, en  1954, el director rodó el comienzo de su largometraje Senso en La Fenice. Durante la tarde siguiente a visitar Lido nos perdimos por los alrededores del teatro La Fenice (Ave Fénix). Canales, mucho más tranquilos que en la zona de San Marcos o Rialto, desembocan en una calle muy comercial donde  están situadas las tiendas de las primeras marcas italianas de grandes diseñadores. La Fenice, que cuenta con 223 años, creo, se quemó en 1836 renaciendo de sus cenizas. En 1996 volvió a arder, intencionadamente, quedando intacta, tan solo,  la fachada principal.  En este barrio conocí las osteries (tabernas) donde se toma el vino ombra y las famosas tapas venecianas a base de bacalao, sardinas… Luego vino el atardecer con sus góndolas plagadas de japoneses y las voces de barítonos que llenaban con sus cánticos todos los rincones de los canales.
La noche anterior, regresando de Lido a Piazzale Roma, donde se encontraba mi hotel, pude hacerme una idea de la laguna iluminada por tenues luces que daban a conocer la parte más intima de Venecia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba