Ir al contenido principal

SESTIERE DE DORSADURO

                                                              FOTO: LUIS LÓPEZ

La última mañana en Venecia madrugué. A las siete ya estaba acomodado en la parte trasera del vaporetto apuntando con mi cámara  al amanecer, justo encima del Gran Canal. Desde  la fermata de Tronchetto disparé hacia el puente que parece la raspa de un gigantesco pescado. En Zattere, cerca de la estación marítima de Dorsoduro, me deleité con un gran velero atracado entre San Basilio y el ponte Lungo, luego decidí perderme por el intrincado de calles y puentes intentando seguir la ruta hasta Piazzale Roma. Llegué al corazón de la zona oeste del sestiere de Dorsaduro, donde los pescadores venden bogavantes y anguilas vivas en pleno Campo de Santa Margherita (en Venecia, las plazas, a excepción de San Marcos, se denominan “campos”) instalando sus puestos en plena calle, también fruta desde un barco atracado en el canal… Los comerciantes del “campo” limpiaban la plaza de restos nocturnos de botellas, copas, vasos de plástico, que indicaban que la “movida” se había instalado en la noche veneciana ¿se hará litrona en Santa Margherita? Los bares del sestiere estaban atestados de clientela tomando café y escuchaba desde el exterior cánticos a voz en grito. Me parecía estar en una de esas películas magistrales de Fellini. Seguía el rastro de las panaderías con los panes recién horneados, los más populares de la ciudad, mientras cientos de estudiantes de primaria caminaban frente a mi, todos impecablemente vestidos, para dirigirse al colegio. Minutos más tarde esos escolares cambiaban de edad para convertirse en estudiantes de secundaria. Se diferencian de los nuestros por tener menos sobrepeso. Desde el otro lado del río San Trovaso pude observan la construcción de las góndolas. Anteriormente, en un reportaje de   televisión pude ver cómo se construían, de esos talleres  tan sólo salen seis o siete al año.  En los últimos puentes, ya cerca de mi hotel, pensé lo poco que quedaba por disfrutar y recapitulé sobre lo acontecido en esos seis intensos días por el Véneto. Sin duda, mi primera impresión sobre Italia había culminado con un notable alto. A pesar de todo lo que supone la invasión turística, los italianos habían pasado con nota alta, digno de una nación tan maravillosa, intensa, histórica, fundamental, culta, musical y tantas cosas más como es Italia. Gracias por hacerme la vida tan fácil allí. Ya estoy deseando volver. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba