domingo, 11 de mayo de 2008

DISMINUIR EL PASO




Esta mañana tomaba un café en un bar de Zamora mientras leía el periódico local. A mi lado, en la barra, se encontraban una señora y dos hombres. La señora informaba a sus acompañantes que su marido era autodidacta. Como estaba algo apesadumbrado, minutos antes había depositado mi obra para una exposición en Italia, aparté los ojos del diario y fijé mi atención en la conversación de al lado (pensé que el marido de mi vecina de barra era artista y me llamó la atención). Estaba equivocado, después de autodidacta la mujer dijo que su marido hacía la comida, limpiaba, fregaba, pasaba la aspiradora… vamos todo un ejemplo. Yo también soy “autodidacta” pero no voy proclamándolo por todos los rincones. Uno es cómo es: “autodidacta”, faltaría más.

“Disminuir el paso” es algo que no solemos hacer. Cada uno cuando camina lleva su paso, generalmente rápido, aunque hay veces que debemos acomodarnos al paso del compañero de viaje. Cuesta pero no queda más remedio.
“Disminuir el paso” es el título de un cortometraje que se estrena hoy en Soria. Se trata del primer trabajo del director Iván Hermes. Junto a actores de primera fila como Hugo Silva, Eduardo Velasco, Jordi Vilches y Natalia Abascal participa un elenco de actores desconocidos, pero no por ello menos valiosos que los nombrados. Entre ellos se encuentran mis alumnos Gerva, Choncho, Álvaro y Esme, que junto a otros discapacitados psíquicos protagonizan la historia de Daniel, un chaval autista que encuentra su forma de expresión en el atletismo. Un corto humanitario que reproduce con valor las adversidades con las que se enfrenta día a día cualquier discapacitado.

El corto se basa en hechos reales ocurridos en las olimpiadas para discapacitados de Seattle (Estados Unidos), donde los atletas esperaron a un compañero que se había caído en la salida para ayudarle y entrar todos juntos en la meta.

Yo que tengo la suerte de trabajar a su lado puedo decir que esas situaciones se dan cotidianamente. La solidaridad y el apoyo a sus compañeros son parte del día a día, parte de una rutina que siempre me produce una pasión indescriptible y muy entrañable. Y es que, en ocasiones, disminuir el paso proporciona situaciones excepcionales. Mejor entrar siempre juntos a la meta. Lo importante siempre es llegar.

6 comentarios:

sallopilig ref dijo...

Afortunado.

only dijo...

Es lo más bonito que has escrito nunca.
Jo Luis,
.

Luis López-Cortés dijo...

Gracias amigos. Un saludo.

Raquel dijo...

Ayer me acordé de ti mientras escuchaba a un grupo de discapacitados que tienen su propio grupo musical. Antes de que salieran al escenario había estado hablando con dos de las personas del grupo. Hoy, cuando dices eso de Disminuir el paso, lo entiendo un poco mejor.
Un abrazo

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Es que el uso del castellano y sus diversos vocablos da para todo; me gustaría saber si el citado "autodidacta" estaría de acuerdo con que su señora proclamase su gracia por todos los rincones.

Soy de andar rápido...no como el Presidente Truman (de quien he leído caminaba a 120 pasos por minuto), pero sí de un tranco firme; de todos modos, puedo adaptarme a otro tipo de andar ameritándolo las circunstancias.

Sobre el cortometraje, el deporte de hoy implica alta competencia y una lucha constante por llevarse los honores...sin embargo, de cuando en cuando hay ejemplos que nos recuerdan lo que realmente debe de ser. Y como dice la canción, "no hay que llegar primero sino hay que saber llegar".

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Y hay una actriz en el corto que no has puesto, la que fue productora del corto y que consiguió todo para hacer el corto. sin ella no hubiera sido posible hacerlo. Se llama Cristina Serrato y es soriana. Ella sí que disminuye el paso a diario ayudando, en todo lo que puede a los demás.