martes, 13 de enero de 2009

EMOCIÓN




Con el paso de los años cada vez te sorprenden menos cosas. Es como si lo hubiéramos experimentado todo. Pero, por fortuna, nunca acabas de aprender, siempre existen situaciones desconocidas, descubrimientos, nuevas sensaciones. Tal vez la monotonía- la rutina- sea, muchas veces, la responsable de no sorprenderse.

No recuerdo si era veintinueve o treinta de diciembre del pasado año (hace pocos días, vaya). Estaba en Santander y pasaba en un autobús por el Ayuntamiento. No había olvidado, claro, que el señor Claudio, “Claudillo” para los amigos, había volado de la plaza. ¡Ya no estaba!. No podía creerlo. Era la primera vez que veía la plaza, por cierto antes llamada del Generalísimo (aunque nunca la llamé por el nombre oficial) y ahora plaza del Ayuntamiento, sin la estatua ecuestre de ese tipo tan “bajito” y puñetero. Nada más pasar la plaza me dirigí a mi acompañante diciendo: estoy emocionado. Ciertamente me emocioné de verdad. No puedo decir porqué pero sentía que la libertad, ese derecho tan trastocado y necesario, palpitaba en la ciudad. Luego, desde lo alto, viendo la bahía y, al fondo, las montañas nevadas, me precipité hacía tiempos en que la libertad era una batalla por ganar. Se trataba de una pequeña victoria: deshacernos de un símbolo que representó a un pasado triste, gris y trasgresor. No pude menos, desde allá arriba, que respirar profundamente unos aires que llegaban menos contaminados.

7 comentarios:

Only dijo...

Rutina? seguro?
jeje

Choca esos cinco por la música que has puesto ( ya era hora) es buenísimaaa.
T'as portao.je.

Only dijo...

I can't believe it... es casualidad, claro,
antes no estaba el nº 1!
telepatutía?
I repeat
I can't believe it
:)))
incredible,
pero yo lo puse antes....

Luis López-Cortés dijo...

It´s not a telepathy. It´s a trap.

Marino Baler dijo...

Un excelente paseo sin duda alguna. Lástima que haya tenido que pasar tanto tiempo para que retiren esa estatua.

Un saludo.

Raquel dijo...

Pues sí, creo que puedo imaginar ese respirar sintiendo el aire menos contaminado. Ya era hora, ¿no?

angela dijo...

A veces la vida nos sorprende y cuando son como esta mucho mejor...Santander, el paseo por el puerto...Una pequeña ciudad pero con mucho encanto de un pasado grande....Un saludo Angela

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Claro...si ves una imagen constantemente, con el paso del tiempo no te cuestionas el por qué está allí y qué representa; a menos que seas demasiado curioso y despierto (lo que pasaba con muchos disidentes soviéticos).

Me enteré de que la última estatua de Franco fue removida de una plaza pública, pasando a dependencias privadas del Ejército...una institución es libre, dentro de su autonomía, de hacer lo que quiera, pero que después no se queje de las reacciones en contrario.

Saludos afectuosos, de corazón.