lunes, 16 de febrero de 2009

ARCO 09


Hacía doce años que no visitaba ARCO. Lo hice el sábado con dos amigos. Uno de ellos es pintor. Visitan la feria todos los años. Comentaban que siempre es igual, que no notaban diferencias sustanciales en relación a ediciones anteriores. Volviendo en autobús a Zamora, una chica explicaba a un conocido que venía de ARCO y que no le había gustado nada.

Mi punto de vista es distinto. Al faltar durante tanto tiempo he apreciado la evolución de la feria. La última vez que estuve no había prácticamente fotografía. Ahora lo es cerca del cincuenta por ciento de lo allí expuesto. Poco a poco, va tomando la importancia que merece. Ha dejado de ser un arte menor para incorporarse a la primera línea en cuanto a ventas y exposiciones.
Otra de las diferencias, a mi modo de ver mejoradas, es que las galerías han abandonado, casi por completo, los impactos fáciles para sorprender a los visitantes, utilizando medios audiovisuales o soportes tecnológicos avanzados, a cambio de obra más tangible.

Poder disfrutar de maestros de la vanguardia, en cuanto a imagen se refiere, como Ellen Kooi, Jan Fabre, Jonathan Meese, Marina Abramovic, Holzer, Mona Breede, Nitsch, Eduardo Nave, Juan Millas… es algo que no ocurre todos los días. La fotógrafa nórdica Ellen Kooi, que hace unos meses expuso en Madrid con gran éxito, se ha convertido en una de las artistas favoritas de las galerías -vi obra suya en cinco o seis-. Prácticamente conocía todo lo presentado. No me sorprendió.
Pude apreciar que están de moda los formatos panorámicos, fotografía en blanco y negro en soportes cuadrados, retratos en color, naturaleza en colores uniformes –a ser posible en verde o blanco-, paisajes urbanos, edificios y personajes en movimiento. Por ahí se mueven los nuevos tiempos fotográficos en los escaparates del negocio.

He de decir que he descubierto en ARCO 09 a Mona Breede. No recuerdo bien si la galería era estadounidense (creo que sí) o londinense. Casi todas las paredes estaban ocupadas con obra de Mona. Paisajes urbanos (de Nueva York) con figuras en movimiento. Su luz enseguida me recordó a Hooper. Me gusta la importancia que da al tono (más blanco o más oscuro que lo real -dependiendo de la imagen-) y la manera de componer los elementos de la fotografía, proyectando más realce al ambiente que a lo que acontece en cada obra.
En cuanto a galerías, la que más me gusto fue Marlborough. Presentó obras de grandes artistas con precios realmente elevados (me gusto mucho un Bacon en tonalidades amarillas). Me encantaron también las santanderinas Silió y Siboney. Brillaron a gran altura y fueron de las más visitadas de la feria.

Anoche, escuchando algún noticiario, dieron datos sobre ventas y visitantes. Había bajado un cinco por ciento el número de visitantes y en porcentaje similar las ventas. Los galeristas, por tanto, estarán contentos. La crisis había influido en ARCO algo menos que lo que ellos estimaban.
Unos carteles, a la entrada del pabellón diez, tenían la siguiente inscripción: “El arte siempre está en crisis”. Sin duda llegarán mejores tiempos

4 comentarios:

Only dijo...

Tu entrada ha sido mejor que muchas cosas que he leído en "periódicos" digitales.

Gracias!

Luis López-Cortés dijo...

Only, es, simplemente, una de las muchas maneras que podrían definir, de manera personal, todo aquel invento.
Gracias. ¿nos vemos en Almaraz?.

myself dijo...

Excelente entrada, luis, para mí el arte no solo tiene una función estética, sino que pienso que nos hace un gran bien.
Puede ayudarnos a encontrar esa paz interior contemplando una obra y a la misma vez conseguir desarrollar nuestra sensibilidad.
Un saludo.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Siempre gratifica más ver el vaso medio lleno en vez de medio vacío...después de todo, para dramas ya está la vida. La fotografía campea por sus fueros ocupando el espacio ganado en la última década, así como el ingenio en utilizar recursos tecnológicos.

Bien que siempre haya vanguardia...pero también hay que hacer el parangón con las influencias más clásicas para ir viendo cierta evolución.

Y acerca de la relación entre la crisis financiera y el arte...bueno, el arte y sus ejercitantes siempre han estado a medio morir saltando en cuanto a las finanzas; un cinco por ciento menos llega a ser algo marginal.

Saludos afectuosos, de corazón.