domingo, 15 de febrero de 2009

CAOS CALMO


Casi toda la película trascurre en un parque. A la prematura muerte, por accidente, de su mujer, Nanni Moretti, interpretándose a sí mismo, decide pasar el mayor tiempo posible con su hija. Se sienta en un banco del parque y deja que el tiempo pase abandonando totalmente su trabajo de ejecutivo de una multinacional. Con el paso de los días va reconciliándose consigo mismo y adueñándose de su tiempo. Va observando (y es observado) a la gente que deambula por el parque. Pronto se convierte en algo cotidiano. Recibe visitas de colegas de su empresa, de familiares y amigos. Pero, durante la jornada diaria de colegio, siempre está pendiente de que su hija se asome a la ventana y llegué, por fin, la ansiada hora de salida para estar a su lado. Se trata de un drama sencillo, entrañable y con magistrales golpes de humor italiano (si es que el humor tiene nacionalidad). El film contiene una escena que fue muy polémica en Italia. Se trata de una escena de amor apasionado que, ciertamente, no tiene nada que ver con la trama.
El guión es una adaptación de la novela de Sandro Veronesi. El gran problema es que se hace larga. Su metraje es cercano a las dos horas de duración. Considero que se hubiera podido resumir más y no pasar de la hora y media. Hay escenas que se hacen muy pesadas por la inmovilidad de los personajes, por qué no pasa nada, hay diálogos reititerativos.

La banda sonora es excelente. Aunque se muestra de una manera poco organizada. Fue compuesta por Paolo Buonvino. Contiene temas de Rufus W, Radiohead, Stara y, como broche final, el temazo que coloqué en la entrada anterior, L, amore trasparente de Ivano Fosatti.

3 comentarios:

Only dijo...

Ma,
tú no ha pensato lavorare comme asesore musicale ? -di temazzos-

:)

C.C.Buxter dijo...

De Nanni Moretti vi hace tiempo "La habitación del hijo" y me dejó bastante indiferente, quizá porque esperaba más de ella. De "Caos calmo" tengo buenas referencias, pero la verdad es que todavía no la he visto.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Claro que el humor tiene nacionalidad...no la total propiedad de él, por cierto, pero estilos dependiendo de la idiosincracia. Lo que me llama la atención es cómo una canción de Radiohead termina formando parte de una banda sonora de una película italiana.

Por cierto, gracias por aclarar la interrogante del tema anterior. Saludos afectuosos, de corazón.