viernes, 11 de junio de 2010

SAMARUC


Hay un pez en la costa del Mar Mediterráneo que siempre ha provocado mi curiosidad. Tiene un nombre muy sonoro: Samaruc. Se le puede encontrar en marjales y manantiales de agua limpia, especialmente en la Comunidad Valenciana, aunque está amenazado debido a la destrucción de hábitat por la feroz especulación urbanística, hasta tal punto que se ha llegado a afirmar que sólo se le podía encontrar en tres zonas, por suerte una de ellas es el marjal-sangonera de Peñíscola, verdadero santuario para la especie. Obviamente, se le considera en peligro de extinción por la legislación nacional española (Real Decreto 439/1990) y la autonómica valenciana (Decreto 265/1994).
El Samaruc apenas llega a los 8 cm. Tiene una boca de dientes mandibulares y un color entre el marrón claro y el amarillo. Fue pieza de acuario en algunos hogares, pero la dificultad de encontrarlo, la regulación legal y la aparición de otras piezas exóticas provenientes de otros continentes, han sido los detonantes para que el Samaruc ya no se considere especie de pecera.
Afortunadamente, hoy en día, gracias, entre otros, al Centro de flora y fauna de El Palmar, se puede considerar que ha desaparecido el riesgo de extinción de la pequeña especie que constituyen los Samarucs, ya que se conoce perfectamente su biología reproductiva, criándose en cautividad sin ninguna dificultad. Gracias, sobre todo, a la regeneración o recreación de varias surgencias y puntos de agua que han resultado muy interesantes, no sólo para el mantenimiento del Samaruc sino también para la flora y las aves acuáticas.
Mi deseo es que podamos seguir disfrutando en Peñíscola de esta especie única, no sólo porque seguirá vivo, sino también como señal de que el municipio respeta las normas más básicas de convivencia entre animales y seres humanos. No hay que olvidar que de todos los ecosistemas del mundo, los humedales, son con mucha diferencia, los más degradados. Y, ese compromiso, ineludible para conservar nuestro hábitat, no sólo ha de ser un problema individual sino, más bien, de toda la sociedad, especialmente de los representantes políticos más cercanos a nosotros.

1 comentario:

Mariluz Arregui dijo...

Ohhhhh...qué bonita entrada....y qué 'a propós' del nuevo look de Escritos..-parece diseñado para tí ! Precioso.
Si algún día cambias d e nombre podrías llamarlo Samaruc, como el pececillo..

Preciosa entrada,
precioso pececillo.


Un beso, precioso :)