viernes, 9 de julio de 2010

CONDUCTAS INDESEABLES


Tuve la desgracia de pasar mi infancia y parte de mi juventud en la época de Franco. Por suerte, mucho ha cambiado desde entonces nuestro querido país, aunque algunas conductas sigan recordándome a aquel periodo oscuro de represión e incertidumbre. Sin ir más lejos, ayer, en el escenario del festival Internacional de Jazz de la ciudad de Peñíscola, concretamente en la Plaza de Santa María, dentro del reciento amurallado, unos gamberros tuvieron la desgraciada idea de “reventar”, en los últimos instantes, el concierto de Dimitri Skidanov Band. Estaba a punto de concluir su placentero y vanguardista recital, cuando cayeron sobre el escenario varios objetos que impactaron en algunos músicos. Eran botellas de plástico rellenas de agua que tiraron desde la parte alta de la muralla a la antigua Plaza de Armas. Los espectadores, indignados, no dábamos crédito a lo sucedido y a pesar de ponernos en pie para vitorear al magnifico grupo para que siguiera tocando, se fueron del escenario por miedo a sufrir otro incivilizado ataque. Con resignación y comentando la jugada, fuimos retirándonos poco a poco de la Plaza, furiosos por lo sucedido. La policía municipal se presentó a los pocos minutos mientras otros compañeros abatían la zona alta de la muralla intentando detener a los degenerados atacantes. Deseo que no vuelvan a repetirse ese tipo de actos que destrozan una actividad cultural en la que estamos implicados músicos, organización y público en general, con la única propuesta de vivir bellos momentos disfrutando del buen hacer de profesionales que trabajan para ganarse un salario dedicándonos su tiempo y su capacitación.
Hoy, sin miedo a ataques violentos, tendré el placer, en el reciento cerrado del Palau de Congresos, de asistir al primer concierto que dará en Europa, presentando su nuevo disco, el pianista Herbie Hancock, con cinco décadas musicales a su espalda y especiales reconocimientos a su trabajo (un Oscar y doce premios Grammy, entre otros). Como supondrán, a dos horas del esperado concierto, estoy emocionado por poder contemplar a uno de mis músicos favoritos.

1 comentario:

Mariluz Arregui dijo...

Que disfrutes a Herbie...mucho más que un poquet :)

Besos