martes, 14 de septiembre de 2010

ONZE DE SETEMBRE


Estamos a 11, Díada de Cataluña, y a pesar de seguir de vacaciones estoy enfermo desde el pasado día 1. Mala suerte. Me resfrié, posiblemente en Mandarina a consecuencia del aire acondicionado, o tal vez en mi visita al Castillo, en bici, a la inauguración de la exposición fotográfica de mi amigo José Ramón Miguel. El caso es qué, hasta la fecha de hoy, he padecido un proceso atípico de la enfermedad: mucosidad extrema los tres primeros días; catarro perruno sin fiebre en ningún momento y un dolor desconocido del conducto traqueal que me ha obligado a visitar al médico. Además, he decidido cancelar un viaje a Málaga previsto para mañana. Todo sea por la salud que ataca cuando menos lo esperas.
Escribo ésta crónica negativa, tumbado en mi sofá viendo el mar verde-azulado qué, por suerte, anima mi estado adormilado a la espera de poder disfrutarlo cuanto antes. Todo puede esperar.

3 comentarios:

RITMO RANCIO dijo...

Que te mejores
Un abrazo

Mariluz Arregui dijo...

May day, may day....
Sistema Inmunitario de Luis, por favor , póngase a trabajar y deje que se recupere ya :))),

Cuídate, ponte en órbita cuanto antes, y disfruta, vale?

Besos


PD:
como soy una discutidora nata, te diré, de paso, que no estoy de acuerdo con eso de que 'todo puede esperar'..:),
pero cmprendo que tus neuronas no pueden estar aún al 100%,,,:)))


Más besos,
recupérate pronto,

Rose Holiday dijo...

Esperemos que esa frase final así sea..
;)
Bonitas letras.