martes, 11 de febrero de 2014

ANTES DEL ANOCHECER

Normalmente, después de ver una película, visito la web FilmAffinity para leer alguna de las criticas relacionadas con ella. Se caracteriza porque analizando las películas que has votado, de entre todos los usuarios obtienen lo que llaman “almas gemelas”  que se supone tienen afinidad cinéfila contigo.
La última película que he visto me ha parecido un bodrio y por eso acudí a ver las clasificaciones de mis “almas gemelas”  para comprobar cómo la valoraban. Se trata de “Antes del anochecer”, película americana de 2013 dirigida por Richard Linklater y que en la actualidad está valorada por los usuarios de FilmAffinity con 7,4 puntos sobre 10, con 10.266 votos. Aparecían 8 de mis supuestas almas gemelas valorándola con una puntuación que estaba comprendida entre 7 y 9 puntos. Seré raro…

Sin embargo, entre la multitud de criticas había varias que coincidían con mi parecer. Tengo que reconocer que una de ellas me produjo una gracia desmedida alegrándome la tarde,  hacía meses que no me reía de esa manera. Intentaré resumirla aquí, tiene interés.

El usuario utiliza una frase muy literaria para titularla: ¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor?. Se trata del título de una colección de relatos del escritor estadounidense Raymond Carver, fallecido en 1988 y que estuvo adscrito al llamado Realismo Sucio (“Dirty realism”). Movimiento que se desarrolló sobre todo en los años 70 en EE.UU. pretendiendo reducir la narración, sobre todo el relato corto, a sus elementos fundamentales, una derivación del minimalismo con características propias (sobriedad, precisión y una parquedad extrema).

…¿es posible hacer una película interesante (excluido el genero de comedia, con las dosis de mordacidad que se deseen) sobre personajes que no tienen interés alguno? Julie Deppy (la protagonista femenina) insiste, en su único registro como actriz, en su detestable personaje; esta vez enriquecido con dosis de un feminismo rancio que ya no se ve ni en los telefilms vespertinos de Antena 3 de los sábados; pues no va la dama y le pregunta a su caballero ¿cómo se llama el pediatra de tus hijas?. Dado que el pobre Ethan (Ethan Hawke, protagonista masculino y marido) lo ignora, el esquematismo de la dama sentencia: MACHISTA. Imagino que con alborozo de la gran mayoría de la platea femenina, y parte de la masculina que debe pedir perdón por su condición y el peso de la historia. Pero me estoy yendo de la película (Dios mío, a ver si voy a haberme contagiado de esta logorrea...). En cuanto a él, la verdad es que vivir en París tiene su aquel, pero si es al precio de compartir domicilio con ella, preferiría vivir en Alicante, lo que ya es preferir...
Desde luego, en esta historia se habla más que en todo el cine iraní de la historia, todo junto. Se habla más que en una película argentina; se habla más que en una discusión entre Agustín Jiménez y Leo Harlem; Messi no hablará en toda su vida ni la mitad de lo que habla Delpy en cinco minutos de esta película. Esta señora me ha dejado la cabeza como un tambor de Calanda. Además, tiene mérito; tanta palabra, y ni media idea interesante.


En cuanto a quienes hayan visto intensidad en esta histeria no puedo estar más en desacuerdo. Les preguntaría como Torrente, ¿te gustan las pistolitas?, ¿te apetece ver salvajismo emocional, hard core sentimental?, ¿quieres ver dónde de verdad se hace la gente pupita duodenal?. Desempolva, por ejemplo, "La heredera"; o rescata la obra final de Bergman, "Saraband", y verás barbarie de verdad; y no en las aburridas cuitas de dos mequetrefes que no se soportan entre sí, y a los que no sé cómo los soporta el público. 7´4, no doy crédito...
Por cierto, la realización es menos que mediocre; la localización de exteriores, (¿¿??) inexistente; la fotografía, sin interés; la música, por el estilo...