miércoles, 18 de noviembre de 2009

Museo Thyssen-Bornemisza


Foto: Raúl Jiménez

Durante un par de jornadas, por motivos laborales, he tenido la oportunidad de asistir como invitado (acompañando a dos grupos de discapacitados psíquicos) al Museo Thyssen-Bornemisza. Desde esta casa es mi deber felicitar a todos los que han hecho posible esas visitas que acercan el mejor arte a grupos de personas que de otro modo no podrían hacerlo. Agradecimiento especial a los trabajadores del Museo por el inmejorable trato humano recibido y a nuestra guía preferida, Teresa Núñez, que se armó de paciencia para aplicar las mejores y modélicas fórmulas en la enseñanza del arte.

3 comentarios:

Marino Baler dijo...

Este tipo de entradas dice mucho de ti.

Un saludo.

La Rata Paleolítica dijo...

Gracias a todos los que haceis los días de los que les tocó vivir así un poco mejores.
Buntfu.

Jesús.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Todos tienen derecho a deleitarse con las maravillas creadas por el hombre...incluso a quienes la ciencia les da una carátula de discapacidad. Felicito la iniciativa.

Saludos afectuosos, de corazón.