viernes, 6 de noviembre de 2009

HABITACIÓN DE UN HOTEL


Hopper es un maestro en representar en sus pinturas los estados de ánimo. Algunos estudiosos del pintor americano le tachan de carecer, sus obras, de sentido del humor. No había caído en ello hasta ayer. Visité la colección permanente del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, con la suerte (nunca es una garantía) de contar con una guía. Anteriormente, había visitado las salas que contienen la obra permanente en diez o doce ocasiones. Me encantan, sobre todo, las salas dedicadas al modernismo.
Habitación de hotel (1931) es una de mis obras favoritas de la Thyssen. Hopper, su autor, también es uno de mis pintores predilectos. Las escenas de sus obras, llenas de luz, reflejan personajes que recogen la manera americana de concebir la existencia. Seres solitarios que manifiestan la realidad del hombre moderno: soledad, incertidumbre, melancolía…


Paloma Alarcó, crítica de arte, define a la perfección la temática de “Habitación de hotel”-“En una anónima habitación de hotel, una muchacha reposa al borde de una cama. Es de noche y está cansada. Se ha quitado el sombrero, el vestido y los zapatos, y sin apenas fuerzas para deshacer las maletas, consulta el horario del tren que habrá de tomar al día siguiente. La soledad de las ciudades modernas constituye uno de los temas centrales de la obra de Hopper. En Habitación de hotel, la pared del primer término y la cómoda de la derecha constriñen el espacio, mientras que la gran diagonal de la cama dirige nuestra mirada hacia el fondo, donde una ventana abierta nos convierte en voyeurs de lo que sucede dentro. La figura femenina ensimismada contrasta con la frialdad de la estancia, en la que predominan las líneas netas y los colores brillantes y planos, avivados por la fuerte luz cenital”.

Se trata de un lienzo de gran formato. Podría ser la trascripción pictórica de alguna de las historias narradas por sus coetáneos Hemingway, Dos Passos o el poeta Robert Frost, que generalmente hablan de la vida privada de las personas en un lenguaje sencillo. Por el comentario escrito por el artista en 1939 y recogido por Goodrich (1993), sabemos que Hopper estaba en esa misma línea: "Se debe ser cauteloso al referirse a la experiencia humana, pues existe el peligro de confundirla con la anécdota superficial".


Según Alarcó El encuadre de la figura con los pies cortados y la perspectiva ascendente, de diagonales acentuadas, nos remiten a Degas. Con la utilización de una fuerte diagonal, Hopper logra que nuestra mirada pase a desviarse de forma inmediata desde la chica hacia el fondo, donde una ventana semiabierta, que sirve de punto de fuga de la composición, nos revela la negrura de la noche. La soledad de interiores vacíos con ventanas abiertas para aludir a sentimientos de frustración, era frecuente en la literatura romántica, a la que Hopper era tan aficionado. También existen precedentes en las representaciones de interiores de la pintura holandesa del siglo XVII, en especial las de Vermeer de Delf, otro artista que inevitablemente recordamos al contemplar las pinturas de Hopper. La ventana abierta produce además un efecto de inversión y de esta forma Hopper introduce al espectador en su obra, convertido en voyeur”.

7 comentarios:

Marino Baler dijo...

Por eso yo nunca entenderé de pintura. Hacer un análisis como esta crítica ha hecho es algo muy complejo para mí. Si me sacan de Velázquez, Goya y Sorolla me encuentro perdido.

Un saludo.

La Rata Paleolítica dijo...

Cua'nto me gusta esa pintura, por su sencillez, realidad, y lo que me evoca.

Uni'endome a Marino en cuanto al entendimiento sobre pintura, me he le'ido varias veces el an'alisis. Me parece curioso y muy interesante, la capacidad de desmenuzar una obra, aparentemente tan sencilla, que teneis los que s'i entendeis.
Abrazos.

Jes'us.

leo dijo...

Pienso como Marino: esos análisis tan intensos me parecen "grandes cosas para mis pequeñas manos".
Pero, eso sí, los cuadros de Hopper, en especial, me cuentan relatos al oído.
Es uno de mis autores favoritos y me ha encantado encontrarlo aquí. Y con la excusa te mando un saludín, Luis.

Ritmo Rancio dijo...

Enhorabuena Luis por esta entrada.
Hopper es efectivamente el pintor de la soledad...

Un dato: no hay soledad mas triste que la de permanecer solo en una habitación de un hotel.
El índice de suicidios es destacadamente elevado en habitaciones de hoteles.

Hay que procurar viajar acompañados...

Un abrazo

Mariluz Arregui dijo...

Hopper me atrae mucho y me encanta, pero la frialdad de su luz y esa visión de la soledad me inquieta...

Me parece estupenda la crítica de Paloma Alarcó, gracias por ponerla aquí.

Y una pequeña confidencia: precisamente esta obra tiene un especial significado para mí..:), pero eso es otra historia:)

Saludos y un beso

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

¿Es que se debe de tener sentido del humor para ser artista? También la mirada más seria ha de tener su espacio...y estamos hablando de una pintura de 1931; quizás por todo lo que implicó el Crash del 29, Hopper resultó ser un adelantado.

No seré un experto en pintura ni mucho menos...prefiero ser de la sabiduría campesina donde aplico algo de sentido común. Saludos afectuosos, de corazón.

Anónimo dijo...

hay otra interpretacion del cuadro, si miras la pintura veras que la mujer esta viajando lo importante es pensar en la epoca, pocas mujeres viajaban solas en ese tiempo pues no habia una liberacion femenina en terminos de la migracion laboral y por su equipaje y su figura se puede desprender que es una mujer de clase media/alta con recursos para viajar y para poseer maletas y todo aquello que la rodea, ademas de poder rentar un cuarto de hotel, entonces que hace en esa habitacion sola... y mas importante que es lo que acaba de leer, pues ya no lo esta leyendo... (fijate en la linea hacia donde apuntan sus ojos y como el papel apunta hacia arriba y no hacia ella)... dicen que esta mujer habia escapado de su hogar con un amante, y este la ha abandonado dejandole una explicacion en la carta que acaba de terminar de leer, ella esta sentada esperando... en un tiempo muerto ... su vida acaba de tomar un giro inesperado y ella simplemente esta pasmada ante el hecho, el devenir de su vida se ha hecho prescencia....
esta me parece una interpretacion del cuadro mas acabada en cuanto al relato que se genera en la imagen... sin embargo pueden haber muchas interpretaciones mas... pero me parece que esta es realmente sobrecogedora.

saludos y espero disfruten el relato.