lunes, 14 de diciembre de 2009

¿GORRONES SIN FRONTERAS? ¿O NO?

Acompaño un artículo, polémico (¿cómo no?), del presunto residente en Soria.


EL LOBO FEROZ|FERNANDO SANCHEZ DRAGO

Gorrones sin fronteras
08.12.2009 PUENTE LARGO.

Remoloneo en la cama. La tele dice que los misioneros sin crucifijo, pero con chalecos de coronel Tapioca, secuestrados en Mauritania siguen en paradero desconocido. Mi mujer, que es japonesa, exclama: ¡Menudo chollo! Los españoles pagáis al contado y, encima, convertís en héroes a esos pijos. Razón lleva. Pijos, caraduras, gilipollas y gorrones, añado. ¿Acció solidaria? No. Acción mamaria (de mamoneo). Lo de esa gubernamentalísima organización no gubernamental es como para clamar al cielo en el que sus frailes no creen. Pijos, porque basta verlos, saber quiénes son sus papis y pasar lista a los enchufes de los que viven. Caraduras, porque jeta de granito hay que tener para asegurar que es la misericordia -solidaridad, la llaman. Jerga progre- lo que los mueve. ¡Oh, cuánto sacrificio! ¡Qué entereza de ánimo la que los lleva a arrostrar las penalidades del turismo de aventura! Gilipollas, porque lo es en grado sumo todo el que piense que con unos cuantos camiones cargados de alubias, chocolatinas y preservativos va a sacar de apuros a millones de personas gobernadas por sinvergüenzas. Son éstos quienes se quedan con el cepillo. Y aunque así no fuese, ¿no sería más lógico cargar la ayuda en un mercante y entregarla en los puertos de destino a cualquier institución solvente (si existiera, lo que es dudoso) o depositarla en las huchas del Domund? Tres cuartas partes, como mínimo, del dinero recaudado por las oenegés laicas van a parar al pozo de los gastos de gestión y al sumidero de la corrupción. Añadan a eso los del viajecito de treinta y tantas personas -¡treinta y tantas!- enviadas desde Cataluña, a todo tren, a tan lejanos parajes y echen cuentas. ¿Es que no hay aquí pobres sin intermediarios a la vuelta de cualquier esquina? Y si el donante los prefiere de raza negra o circuncisos y con chilaba por mor del exotismo, no han de faltarle. En cuanto a lo de gorrones… Yo también me pongo a veces ridículos chalecos de coronel Tapioca, pero los pago de mi bolsillo. Si cruzo el Sáhara para revolcarme en las dunas y me descalabro o me voy al Índico a pescar atunes y doy en hueso, es sólo asunto mío o de los míos. ¡Ojalá los chupópteros sin fronteras regresen ilesos a sus camitas, pero confío en que lo sucedido sirva de escarmiento a esos tontainas y a quienes les consienten los caprichos! ¡Qué buenos son los politicastros mendicantes que nos llevan de excursión! Nunca viene mal una colleja propinada en el momento justo.

www.sanchezdrago.com

7 comentarios:

Raquel dijo...

Por duro que parezca, la verdad es que creo que tiene razón en varias cosas. Pero hay tanto desajuste en tantas cosas que nunca se sabe muy bien cómo encontrar el camino más directo para ayudar a crear mejores condiciones de vida desde la base. No sé.

farregui dijo...

Por supuesto, ni aporta ni ejerce ninguna solución.

La Rata Paleolítica dijo...

Jartito estoy de ver a estos pijos jetas chanchulleros procelosos salvadores de la humanidad corretear por Africa con sus extrañas vestimentas y equipamientos ridículos (eso sí, todo carísimo de la muerte, que no se diga oyes, yo reparto mi chocolatina con estilo eh?). Normalmente son incapaces de abrir luego una navaja, "no se me valla a desafilar sabe usted, además, no sé".
Estoy totalmente de acuerdo con el artículo, de la primera a la última letra; Sólo decir que me parece algo blando por la seriedad de los temas implicados.
Recuerdo a alguien que alardeaba de ecologista diciendo que para moverse por Barcelona fué la primera persona en usar biodiesel en su 4x4. Agrodiesel atontao, de bio no tiene nada. Y par que coño necesita nadie un 4x4 para moverse por Barcelona, so ecológico de pacotilla.
Paro porque acabaría escribiendo otro tanto. Me has dado la idea Luis, algún día escribiré una entrad sobre experiencias con estos jetas.
Pero lo que yo me pregunto es, de dónde han salido? Cómo hemos criado semejante fauna? Porque en el fondo, alguien los ha criado así...

Jesús.

Mariluz Arregui dijo...

No me extrañaría nada que tuviera razón en lo que dice en este artículo, pero....:

He intentado saber algo más de esa ONG, pero su web sólo se puede leer en catalán, y como no 'lo parlo', me he quedado con las ganas.

Lo cierto es que existe muhco listillo, capaz de aprovecharse de la generosidad y buena voluntad de los demás para vivir del cuento. Ni los primeros, ni los últimos, serán.

Y respecto a Dragó, acabé un poco saturada de su gato...la verdad. Otros ni pueden llorar a sus muertos, y mantienen siempre su dignidad.


Ea, buena entrada, polémica,

Ah, y no creo que esté bien llamar gilipollas

("Gilipollas, porque lo es en grado sumo todo el que piense que..." )


a los que aún crean, de buena voluntad.Posiblemente sería más efectivo explicar cómo funciona el timo, con nombres y apellidos.Y quién sabe, a lo mejor son más gilis los que compraron la novela de su gato...

Una de mis frases favorita: "nada es lo que parece".



un beso ,
y este sí es lo que parece :)

la primera dama dijo...

hablando de jilipollas..... creo que el es el primero ya que no sabe de lo que habla y tampoco parece ser que le interese.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Me recuerda cierta condescendencia con la que gentes acomodadas actúan...es lo que graficaron Los Prisioneros casi un cuarto de siglo atrás en su canción "Por Qué Los Ricos".

Cierto es que tenemos pobres a la vuelta de la esquina y ante los cuales, muchas veces, desviamos la mirada...pero con un poco de empatía, entenderemos también que se puede ser solidario de verdad en ambos frentes en la medida de nuestras chances.

También se dirá que no dan abasto para tanta necesidad en tantos lugares alrededor del Mundo...y que por eso las ONG´s deben de cumplir la labor donde nadie más se quiere meter. Cierto...pero tampoco es para dárselas de héroe.

El tono usado por Sánchez Drago es polémico...al final, muchos se preocupan más de la forma que del fondo: vidas humanas que, por lo que sea, están en peligro...y debieran de importar tanto como las que se pierden por el hambre en Africa.

Saludos afectuosos, de corazón.

a las cosas por su nombre dijo...

Que no es "solidaridad", que es "misericordia", o "conmiseración" ... Lo que proclama el Evangelio, vamos. ¡Qué manía con la dichosa palabrita!

farregui (15 de diciembre de 2009 00:49). Debe ser que estás poco acostumbrado a leer, porque sí ofrece una idea para una solución cuando dice que el problema de esa gente, y de esos países, son los sinvergüenzas que los gobiernan. Pero para solucionar eso no bastan las soflamas giliprogresiles, ni las pancartas, ni los chalecos de Coronel Tapioca, ni la ñoñería de las ONG (Organizaciones que Niegan Ganar ... pasta, claro).

Menos ideologías y más honestidad, por favor.