lunes, 27 de diciembre de 2010

POCAS "NOCHES BUENAS"


Es sorprendente como la mente retiene algunas imágenes. Durante la noche, cuando duermo, no suelo recordar los sueños, pasan vertiginosos sin apenas dejar vestigios. Sin embargo, la noche del 24, Nochebuena (hay muchas navidades pero muy pocas “noches buenas”, dice mi amigo zamorano Miguel), en mi sueño, había regresado a la edad que tengo en la foto que está colocada en una entrada reciente de mi blog. Tenía 16 años y me desplazaba por la santanderina calle Cádiz, que tanto caminé, al trabajo de mis padres en la calle Cuesta, ambas muy céntricas. Como no estaban, busqué un bolígrafo y les escribí una nota diciendo que me iba a casa de mis abuelos. Regresaba de la calle Cuesta a la estación de autobuses para tomar el primer bus a Corbán. En ese momento, eran las nueve cuarenta y cinco de la mañana del día de Navidad, un mensaje que entraba en mi móvil me despertó. Estaba muy a gusto en ese instante, había dormido fatal debido a la copiosa cena de esa noche, pero quería saber el contenido de ese mensaje tan madrugador. “Mis mejores deseos navideños y feliz 2011”. lo firmaba Berto, un amigo de la infancia, de aquella edad a la que corresponde mi foto. Berto vivía a escasos metros de la casa de mis abuelos en Corbán y sólo nos llamamos o nos escribimos en Navidad. Una vez más, los sueños y la realidad que fue, pero que está incorporada al disco duro del cerebro, se pusieron de acuerdo y, de nuevo, demostraron que existe una certera conexión telepática.

1 comentario:

Raquel dijo...

Muy cierto.
Disfruta tus vacaciones, las fiestas. Todo lo mejor para el nuevo año que ya casi comienza.
Un abrazo