viernes, 17 de junio de 2011

ECLIPSE EN LA SIERRA SANTA ANA

Hacía mucho que no subía al parque del Castillo por la noche. La luna llena, eclipse incluido, fue la culpable de que lo hiciera. Retrocedí  en el tiempo y calculé que unos quince años atrás estuve en el mismo lugar, el día de San Lorenzo, viendo las lágrimas que a modo de estrellas fugaces iban descendiendo luminosamente del cielo. Anoche lo hice sosegadamente pero entonces nos juntamos seis o siete amigos,  subimos, con cierta dificultad, al tejadillo que forma parte de la piscina  con una nevera cargada de hielos y cervezas. Recuerdo que disfrutamos de lo lindo con grandes dosis de humor y alguna que otra estrella fugaz que veíamos tumbados con los ojos inundados de lágrimas por las constantes risas.

Anoche, una de esas noches cálidas, sin viento, sin humedad, se congregaron en el lugar, situado a mil cien metros de altitud,  centenares de personas. Parecía una peregrinación. El lugar, bastante oscuro, es  idóneo para disfrutar de los caprichos nocturnos de la naturaleza. A las 22,45 horas apareció luna tras la poética Sierra de Santa Ana y el bullicio se incrementó. La luna aparecía ocre con nubes negras por delante pero a medida que iba ascendiendo las nubes desaparecían. Una vez que empezó a reflejarse de nuevo la luz del sol en ella, de izquierda a derecha, el espectáculo fue incrementándose. Por debajo, se apreciaba nítidamente la ermita de San Saturio y las luces del paseo que acompaña al Duero. En otro sentido, la visión de la ciudad iluminada acompasaba la tranquilidad existente. De regreso a casa, de reojo ya que iba conduciendo, pude ver la luz azulada del puente de hierro por el que atravesaban  los trenes en otros tiempos menos modernos pero más prometedores para la ciudad.

La alegre y festiva música de Norton favoreció mi retorno  mientras pensaba y daba forma a lo que será la semana de vacaciones que hoy empieza. Rosa y Jesús, mis amigos malagueños, me esperan para cenar. Estoy deseando verlos. Salud.
Foto: VIAJEROS.BLOG

2 comentarios:

julia dijo...

¡Dios mio que foto mas bella¡.Me alegro poder volver a tu casa y saludarte.Besos de luz para ti y los que amas.Ah Pasalo estupendamente.

Luis Lópec dijo...

Besos, Julia.