jueves, 28 de julio de 2011

ESCAPULARIOS, PUBIS Y LA ESPAÑA DE CHARANGA Y PANDERETA

Blanca Portillo, directora del Festival de Mérida, que acoge con gran éxito la exposición 'Camerinos' de Sergio Parra, obligada a retirar de la misma un retrato de Asier Etxeandía
Mérida, 28 de julio de 2011.

Tras la recepción de varios correos electrónicos firmados por ciudadanos,
la Dirección del Festival de Mérida ha considerado oportuna la retirada de
una pieza de la exposición fotográfica “Camerinos” que, según dichos
correos, "atenta contra los cristianos". No obstante, desea hacer públicas
una serie de reflexiones que considera importantes:
-En el ánimo del Festival jamás ha estado ni estará la intención de
ofender, insultar ni vulnerar los derechos individuales o colectivos de nadie.
-El arte es siempre y por encima de todo un espacio de libertad cuyo objetivo nunca es
ofender sino mostrar y mover a la reflexión.
-La exposición fotográfica "Camerinos" no contiene precisamente una serie de posados o
fotografías "compuestas" por el autor, sino que este, simplemente se limita a ser
espectador, observador del trabajo de los actores en sus camerinos, por tanto la dicha
foto simplemente recoge un hecho que estaba sucediendo en el momento en que un actor
se estaba preparando para hacer su trabajo, un trabajo a las ordenes de un director de
escena que es quien decide cómo se viste y se maquilla el personaje (en el caso de la
dicha foto, Tomaz Pandur fue quien dirigió esta función, titulada "Infierno" basada en “La
divina comedia” de Dante Alighieri y representada en el teatro María Guerrero de Madrid)
-Retirar una pieza de una exposición supone romper una línea de trabajo diseñada por el
artista, lo cual es siempre una forma de destrucción de un discurso.
No obstante, entendiendo todos los seres humanos tenemos legítimos derechos y en
base a nuestro profundo respeto a ellos, com decía, hemos procedido a retirar la
fotografía. Así mismo, queremos hacer público nuestro agradecimiento al artista Sergio
Parra, por su colaboración y comprensión. Insistimos en que el Arte nunca tiene como
objetivo ofender y lamentamos profundamente que así haya sido percibido. Lamentamos
también que las personas que no se sienten ofendidas por esa fotografía tengan que
verse privadas de su contemplación, ya que, tras una encuesta realizada por el Festival,
la Exposición Fotográfica “Camerinos” goza de la más alta valoración por el noventa y
cinco por ciento de los encuestados.
Blanca Portillo y Chusa Martín
Directoras del Festival

2 comentarios:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Es tan complicado el tema de la expresión en el arte...tanto con las obras propiamente tales como con las opiniones de los artistas (le pasó a Lars von Trier en Cannes).

Pero lo hecho en Mérida es casi matar al mensajero...creo que, en estos momentos, hay cosas más importantes de las cuales la ciudadanía española ha de preocuparse que de molestarse ante una fotografía.

Los seres humanos tenemos derecho a disentir, pero no a prohibir la manifestación del otro. Es la dictadura de las minorías que, al verse superada en argumentos, recurre a un aspecto tan difícil de medir como la moral personal (de la cual muchos se olvidan tras la protesta).

Saludos afectuosos, de corazón.

Sir John More dijo...

El derecho al respeto religioso se define de la siguiente forma: que nadie haga lo que nosotros, la grey de Dios, no queremos que se haga. Punto y pelota. Particularmente estoy hasta los puntos y lo que no son los puntos de la gente que no se entera de que la religión es una cuestión personal y privada, y no social. El respeto es humano y social, la religión son creencias particulares, respetables sólo en cuanto cuestiones personales, pero que nunca deberían crear normas sociales. En fin, este tema cansa tanto... Y en este país no tiene solución. Un abrazo.