domingo, 31 de julio de 2011

IRÈNE NÉMIROVSKY

Es difícil entender, supongo, lo que quiero explicar.  El tema de los sueños siempre es complicado. Los pocos sueños que  suelo retener, un porcentaje ínfimo, tratan de personas entrañables, paisajes que  han quedado  grabados en mi mente, situaciones que me han marcado…  Pues bien, hace unos días pedí por internet (no me  da la gana  ponerlo   con mayúscula) una Kindle a Estados Unidos. Era un jueves por la noche. El sábado siguiente recibía un correo electrónico  que me informaba de los códigos del producto, recién salido del horno americano para Europa, y hacer el seguimiento de  la agencia  de paquetería. El martes, a primera hora, descolgaba mi teléfono y un tipo, con acento extranjero de Centroeuropa,  me explicaba que mi paquete se encontraba en mi ciudad. Alucinante. En menos de cien horas  mi paquete había atravesado el océano.  Siempre  he leído, pero desde que tengo mi libro electrónico  se ha triplicado mi afición a la lectura. Es un verdadero placer.  Es tan sencillo y manejable que se aprovechan muchos momentos muertos. Pues bien,  la otra noche, camino de Oporto, soñé con él y ese acto hizo que me haya apropiado de él como algo familiar, de algo importante en mi vida. Y es así,  ya forma parte de mi equipaje, sin abultar mucho y siendo tan sumamente  practico. 
El primer libro que he leído es una auténtica joya que  recomiendo a mis lectores.  Se trata de “Suite francesa”, una obra de la ucraniana nacionalizada francesa    Irène Némirovsky (Kiev, 11 de febrero de 1903 - campo de concentración de Auschwitz, 17 de agosto de 1942), que creo  fue recomendada   en el blog del escritor zamorano José Ángel Barrueco.    El descubrimiento de un manuscrito perdido de Irène Némirovsky causó una auténtica conmoción en el mundo editorial francés y europeo. Novela excepcional escrita en condiciones excepcionales, Suite francesa retrata con maestría una época fundamental de la Europa del siglo XX. En otoño de 2004 le fue concedido el premio Renaudot, otorgado por primera vez a un autor fallecido. Imbuida de un claro componente autobiográfico, Suite francesa se inicia en París los días previos a la invasión alemana, en un clima de incertidumbre e incredulidad. Enseguida, tras las primeras bombas, miles de familias se lanzan a las carreteras en coche, en bicicleta o a pie. Némirovsky dibuja con precisión las escenas, unas conmovedoras y otras grotescas, que se suceden en el camino: ricos burgueses angustiados, amantes abandonadas, ancianos olvidados en el viaje, los bombardeos sobre la población indefensa, las artimañas para conseguir agua, comida y gasolina. A medida que los alemanes van tomando posesión del país, se vislumbra un desmoronamiento del orden social imperante y el nacimiento de una nueva época. La presencia de los invasores despertará odios, pero también historias de amor clandestinas y públicas muestras de colaboracionismo. Concebida como una composición en cinco partes —de las cuales la autora sólo alcanzó a escribir dos— Suite francesa combina un retrato intimista de la burguesía ilustrada con una visión implacable de la sociedad francesa durante la ocupación. Con lucidez, pero también con un desasosiego notablemente exento de sentimentalismo, Némirovsky muestra el fiel reflejo de una sociedad que ha perdido su rumbo. El tono realista y distante de Némirovsky le permite componer una radiografía fiel del país que la ha abandonado a su suerte y la ha arrojado en manos de sus verdugos. Estamos pues ante un testimonio profundo y conmovedor de la condición humana, escrito sin la facilidad de la distancia ni la perspectiva del tiempo, por alguien que no llegó a conocer siquiera el final del cataclismo que le tocó vivir”.  (Lecturalia)

4 comentarios:

Mariluz Arregui dijo...

Pues la rebeldía con las mayúsculas no ha llegado a tu nueva joyita, porque le has puesto una K mayúscula bien maja!!:)) joojo

Tranquilo, todos tenemos contradicciones, je

Apuntada queda la recomendaçao literaria.

Que disfrutes tu nueva kindle-ita:)

Luis Lópec dijo...

Mi nueva joyita es hipermegamayúslana. Qué conste.

Mariluz Arregui dijo...

oingg
jajaj

Mariluz Arregui dijo...

Hola de nuevo,

ahora totalmente en serio. Estoy terminando de leer tu recomendación, con pena, porque voy llegando al final , y no quiero!
Es un auténtico placer tenerlo entre las manos y disfrutar con cada capitulo,
gracias !!

Saludos y bisous

PD: yo, todavía, leo en papelín .:)