domingo, 26 de agosto de 2012

¿La "Roja" coja?


Va pasando el verano y con él innumerables recuerdos que quedan grabados para siempre. Una comida entre amigos, una partida de golf rústico, un paisaje verde con innumerables canales y vacas paciendo plácidamente, grupos de viajeros siguiendo al  guía que pasaban a mi lado deprisa y corriendo cuando yo paciente y relajado esperaba capturar una fotografía, un viaje en tren descubriendo nuevos escenarios, personas diferentes que siempre te resultan exóticas, el sol acompañándote, los atardeceres mágicos y las noches rodeadas de misterio. Va pasando el verano y los días se acortan recordándote que el otoño está más cerca. Y, aunque todavía me quedan algo más de tres semanas de vacaciones, vuelvo la vista atrás y me reconforta haber disfrutado de los viajes, de cada movimiento que rompe la rutina y me devuelve la ilusión de seguir conociendo otros senderos y otras formas de vida que, al mismo tiempo, ayudan a conocerte a ti mismo desde la perspectiva de la lejanía.


Ahora espero de nuevo regresar a la placidez que supone perder de vista los horarios preconcebidos, disfrutar de algún amanecer en el mar y muchos otros atardeceres lilas, malvas y esa amplia gama de colores cuyos nombres solemos desconocer los hombres. Y la música siempre a mi lado, acompañando en calidad de escudero el tiempo breve de los días de asueto. Mientras espero otra vez el regreso a la libertad que suponen las vacaciones, escucho nuevos sonidos que se preparan para acompañarme en ese siguiente viaje que finalizará con la entrada de un otoño más doloroso que los anteriores y que recortará muchas de las ventajas laborales que he ido acumulando con el paso de los años, treinta y cuatro ya de actividad, aunque con el objetivo marcado de luchar contra los que pisotean nuestros derechos. Por desgracia, me he enterado hace un momento que el Presidente del Comité Paralímpico español, se ha dirigido a los deportistas, que comenzarán a competir el próximo día 29 en Londres, como “La Roja coja”. Considero que en España los principales cojos son los señores y señoras del Gobierno y otros cargos políticos de responsabilidad de ese mismo signo. Es otro tipo de cojera que, además, va unida a la ceguera y a la ineptitud. Tal vez, ese tipo de deficiencia sea la peor.  Tendrían que aprender muchas cosas de esos “cojos” que luchan contra ellos mismos y por conseguir precisamente un trato más igualitario. Ya está bien, cada vez son más insoportables los populares que, por desgracia, nos gobiernan.  

2 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Luis Lópec dijo...

Gracias por la apreciación, Sr. Anónimo, pero sigo pensando lo mismo de la ineptitud de las personas, por suerte no tan anónimas como usted, que nos gobiernan y nos llevan hacía lo mas profundo del barranco.