lunes, 27 de agosto de 2012

EL PUEBLO SOBERANO


Los que hemos tenido la desgracia de vivir los  años de infancia y adolescencia en la época de Franco estamos preparados para no asustarnos tanto como la gente más joven de lo que pueden hacer los políticos y los partidos en el poder. Muchos jóvenes de familias obreras o de clase media, esa clase que se van a cargar los del actual gobierno, hinchaban el pecho diciendo que el PP era la mejor opción; muchos trabajadores pensaban que votando al PP saldríamos de la maldita crisis, mientras las clases pudientes, los banqueros, las grandes fortunas, los militares y la iglesia, es decir los que verdaderamente cortan el bacalao, se alegraban de que las clases  medias y  bajas fuéramos tan estúpidos y votáramos a los suyos.  Han pasado los meses y se han cargado lo poco que quedaba por cargarse. Estoy de acuerdo que el gobierno Zapatero fue un desastre, pero tengo la certeza absoluta de que no tuvo la culpa, como piensa la derechona más recalcitrante, de la crisis mundial, ni siquiera de la europea o de la crisis nacional. Escuché estupideces a algunos militantes del Partido Popular que si estuviera gobernando otra vez Aznar la crisis española duraría tres meses y que cuando gobernara Rajoy duraría seis meses. Han pasado los meses y estamos hundidos en la miseria, con recortes en sectores tan importantes como la sanidad, la educación y la cultura; pagamos más por todo; hay más paro y, sin embargo, ahora mismo me cuesta encontrar, en el medio social en el  que me desenvuelvo, a alguien que haya votado al PP. Asombrosa sociedad la nuestra.

El 25 de septiembre, y antes, el 15 del mismo mes, tenemos que llenar las calles de personas indignadas que hagan recapacitar a un gobierno que se está cargando lo poco que nos queda. Conozco a mucha gente que desde Soria se desplazará a la capital de España, muchos de ellos dispuestos a casi todo. El 25 de septiembre, no me cabe la menor duda,  pasará a ser una fecha importante en nuestro país, de las que hacen historia. No podemos perder   la oportunidad. Todo dependerá de las fuerzas represoras, de su actitud ese día. Tengo entendido que se unirán a la masa social. De no ser así, ellos tienen orden de cargar contra ¿el enemigo?, será un día luctuoso que marcará de otra manera dicha fecha. Tengo la seguridad de que el 25 se iniciará la carrera hacia una sociedad más humana, más digna y mucho más reivindicativa. Fuerza y a por ellos. Ánimo, ya queda menos.

1 comentario:

Mariluz Arregui dijo...

Ya ampliaré mi opinión,
pero d emomento quería decir que desde mi punto de vista todos, todos( los políticos), son unos sinvergüenzas, independientemente del color. Todos han sido cómplices de este desastre en nuestras vidas, y en las vidas de la siguiente generación.

Yo, desde luego, no se lo perdonaré jamás.
Arrieritos somos, y en el camino nos encontraremos. Les llegará su hora.

Besos para tí y saludos