viernes, 10 de agosto de 2012

BRUJAS (Bélgica). Cerveza "Brugse Zot"


Brujas. Canal. Foto: Luis López 2012

   Maximiliano de Austria, viudo de María de Borgoña, fallecida en 1482 al caer de su caballo, enfrío su relación con  los habitantes de Brujas para, finalmente, abandonar toda la corte de Borgoña la ciudad. Los comerciantes de todo el mundo les siguieron. A mediados del siglo XIX, Brujas era una ciudad empobrecida después de haber pasado por un largo periodo de riqueza y prosperidad. Georges Rodenbach describió en 1892 a Brujas como una ciudad soñolienta, con un misterio singular. Su patrimonio fue redescubierto y esa secreta intimidad se convirtió en su gran trofeo. En el año 2000, el centro de la ciudad se reconoce como Patrimonio de la Humanidad.
    Hoy, debido a mi deseada visita a la cervecería “De Halve Maan”, la última fábrica artesanal de la ciudad, he probado una cerveza especial que se produce allí desde 1546 y que se llama “Brugse Zot” (el loco de Brujas). La marca ha tomado prestado el sobrenombre de los brujenses, “los locos de Brujas”, como les bautizó a sus habitantes Maximiliano de Austria. Cuando llegó a Brujas los autóctonos organizaron la bienvenida con un efusivo y extravagante cortejo. Meses más tarde, las autoridades le presentaron una petición para financiar un nuevo manicomio. La respuesta del Rey fue corta y muy contundente: “En esta ciudad sólo me he encontrado a locos. Brujas es un gran manicomio, simplemente, cierren las puertas”.
Mientras tomaba esa cerveza inigualable, nunca había probado nada parecido, pensaba que los habitantes de Brujas no están tan locos, han mantenido a la perfección el patrimonio de la ciudad, algo que muchos otros países, entre los cuales obviamente incluyo al nuestro, no han sabido hacer; son personas respetuosas, educadas, agradables en el trato y que, por tanto, con toda seguridad, Maximiliano, como muchos de nuestros actuales mandatarios,  se creen por encima de los demás y, sin embargo, están mucho más cerca de la paranoia que el resto de sus vecinos.