Ir al contenido principal

LA TIERRA Y SUS PERSONAJES. iMozas -TORO (Zamora




Dicen que cuando llegas a viejo nadie te ve y algo debe haber de cierto en ello. Hace unas semanas disfrutaba con mi cámara del atardecer que iluminaba la colegiata de Toro, con el sol entrando desde la capital zamorana después de  recorrer el Duero.   Un señor mayor,  un “elderly man” que dirían más educadamente los ingleses, se acercó a mi y me preguntó si había fotografiado “la torre borracha”.  No sé cual es la torre borracha, le respondí. Se conoce así popularmente (la torre del reloj) debido a que cuando la construyeron, en vez de ir a buscar agua al río -allá abajo-  para amasar, recogían el agua utilizada en la limpieza de las barricas del vino, era una operación más sencilla y menos fatigosa y el resultado era prácticamente el mismo. Iba vestido de domingo, repeinado hacia atrás y era portador de una amplia sonrisa. Luego empezamos a charlar sobre él y le pedí permiso para hacerle una foto. Se llama Jerónimo (con jota, apostilló) y tiene 86 años. Según me dijo, antes de jubilarse escribía sobre lo que ocurría en la ciudad de Toro con el seudónimo de “iMozas”.  Se anticipó, por tanto, a Apple con su generación de aparatos que comienzan por i (iPod, iPhone. iTunes). Estuve largo tiempo charlando con él, justo al lado  del paseo del Espolón y de su mirador hacía el río y la vega.  Me habló de sus hijas, no recuerdo si eran cinco o seis,  la mayoría de ellas vivía en Irún y, también, con cierta tristeza me confesó que se había quedado viudo hacía cuatro meses. Conoció a su mujer a los quince años y desde entonces no se habían separado. Me produjo una desolación tremenda, tal vez por eso le dejé hablar más. Historias de su padre que no conoció debido a que el barco en el que viajaba a Cuba se hundió en el océano cuando su madre estaba embarazada… y todo lo que pasó al quedar viuda.
Mi fotografía recoge la historia de un hombre herido. Las heridas de la vida que va transcurriendo sin apenas darnos cuenta,  que depara mil historias para ser contadas y que, sin embargo, no nos paramos nunca a escuchar. Todas esas personas que nadie ve tienen una historia plagada de anécdotas, de sabiduría, de tristezas y alegrías, esos queridos “elderly man” tienen todo el tiempo del mundo para contarnos sus relatos, están llenos de sabiduría que no debemos desperdiciar.
 Gracias por el rato, iMozas, y mucha salud. Nos veremos, sin duda, le debo una foto y mi agradecimiento por ese momento sucedido en ese lugar tan maravilloso que es su ciudad, Toro.


Comentarios

Campurriana ha dicho que…
Me ha encantado la entrada, Luis. Y esta fotografía de vida.
Nuestros mayores son, sin duda, un tesoro que debemos mimar.
Mariluz Arregui ha dicho que…
Chapeau por tu escrito de hoy.
Qué cierto lo que cuentas...nadie parece verles..y tienen tanto y tan interesante que contar..

Al menos alguien se fija, de vez en cuando..como tú.
Magnífica fotografía , además.

Gracias por compartirlo

Un beso
Luis Lópec ha dicho que…
Gracias a vosotras. Beso.
Tierra ha dicho que…
Los ancianos son por lo general fuente de riqueza (por eso hay tantos dichos, mi abuela tenía una mina de ellos) lo que pasa que no sabemos ver la sabiduría y la ternura.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba