viernes, 19 de septiembre de 2014

FLORENCIA 2

Madrugamos y esa mañana fuimos de los primeros en subir al Campanile de Giotto. Tiene una base cuadrangular de más de catorce metros y una altura de ochenta y cinco metros, quedando, no obstante, seis metros por debajo de la cúpula. Está revestido, como toda la catedral, por mármol toscano blanco, verde y rosa. Tiene cinco niveles y se hace necesario descansar en cada uno de ellos y comprobar la vista de Florencia a medida que se va ascendiendo. Una vez en lo alto, con la fatiga que supone subir los cerca de quinientos escalones, se hace imprescindible respirar el aire puro para intentar reponerse. La panorámica en las cuatro direcciones es espectacular. Vas reconociendo todos y cada uno de los edificios monumentales de la ciudad, fotografías las vistas y regresas, con mucha paciencia, por la hilera de visitantes que te encuentras, en dirección contraria, en todos los tramos de descenso, bajando los cerca de quinientos escalones que te llevan a la salida. Objetivo cumplido con sobrecarga muscular incluida. 
Ya se va notando el calor cuando atravesamos Ponte Vecchio. Las dependientas están abriendo sus pequeñas tiendas de joyería colgantes, con vistas al río Arno. Ponte Vecchio es el puente de piedra más antiguo de Europa. Aquí se han rodado escenas de películas tan conocidas como Hannibal (Ridley Scott. 2001) o Cosi de Alberto Lattuada y como protagonistas, Marcello Mastroianni o Nastassja Kinski. Atravesamos el puente y nos introducimos en el barrio de Oltrarno (al otro lado del río Arno) para dirigirnos al monumental Palacio Pitti y a los jardines de Bobolí. La entrada cuesta 23 euros y, por fortuna, hay muy pocos turistas en la cola. El Palacio es el complejo museístico más grande de Florencia, con 32.000 metros cuadrados. Construido en 1458, fue la residencia del banquero Lucca Pitti y albergó a los Duques de la Toscana, tras ser adquirida por la familia Médicis en 1549. Se divide en Galería Palatina, con las más famosas colecciones de los Médicis; los Apartamentos Reales, con una gran colección de retratos de los Médicis; la Galería de Arte Moderno; Museo de la Plata; Museo de la Porcelana; la Galería de trajes y Museo de carruajes. La subida hasta la tercera planta (Galería Palatina) acabó de destrozar mis doloridas piernas. Nos conformamos con ver la Galería Palatina, la Galería de Arte Moderno, los Apartamentos y una colección de joyas. Saliendo del claustro, una empinada cuesta nos dirige a los Jardines. Me recuerdan un poco a los de la Granja de San Ildefonso. Los jardines de los Médicis están situados en una antigua cantera que aprovechan para crear un teatro exterior con graderío. 
Allí se representaron las primeras óperas de la historia. Hay dos recorridos principales: uno recto (el que hice yo) en el que nos encontramos un ninfeo, el teatro , la fuente de Neptuno y una estatua de la diosa Fortuna y otro, en zigzag, en el que se encuentran varias grutas y numerosas estatuas de diversas épocas. Il Giardino di Bobolí se abrió al público en 1766. Tiene una superficie de casi diez hectáreas que le sitúa entre los más grandes de Europa en el interior de una ciudad. Fue el primer jardín construido en terrazas, ejemplo imitado, algo más tarde, por grandes palacios como el de Versalles. Nuestras piernas ya no responden después de pasear por Bobolí, sin embargo, nos queda ver el interior de Il Duomo y nuestra entrada caduca ese mismo día. Cuando llegamos a la catedral hay una cola de 400 metros pero comprobamos que se accede con velocidad. Al cabo de unos quince minutos estamos dentro. En la puerta, dos empleados de seguridad obligan a las mujeres y a las niñas a cubrirse los hombros. Muchos varones tienen problemas también con sus pantalones cortos. Varias rumanas hacen el agosto vendiendo pañoletas. Durante la visita a Il Duomo me sorprende ver a casi todas las niñas cubiertas de la cabeza a los pies. La Catedral Santa María del Fiore es descomunal, caben allí dentro 20.000 personas. La cúpula de Brunelleschi, la más alta levantada sin armazón, tiene 45 metros de diámetro. Es una de las más bonitas del mundo (he de decir que personalmente me impactó). En el interior de la cúpula se contempla una vista espectacular del fresco de “El juicio final” de Vasari.