Ir al contenido principal

CAROLINA MARÍN, UNA NIÑA QUE TENÍA 4 AÑOS EN 1997

Foto: Llegada al Aeropuerto de Bangkok 1997
Foto: Carolina Marín tras ganar el Open Toyota. Bangkok 2021

Hoy me levanté a las 6 de la mañana para ver la final del Toyota Open 1000 de Bádminton que viene celebrándose en Bangkok. Carolina Marín juega la final contra la número uno mundial, la china de Taiwán Tai Tzu Ying. Es un partido con una audiencia mundial tan amplia como el mejor encuentro de fútbol o de básquet, sin embargo, a pesar de estar anunciado para esa hora tan madrugadora no comenzó hasta las 8,15 hora española. Nuestra televisión pública, tan conocedora de deportes mayoritarios en nuestro país, no tiene ni idea del desarrollo de las finales en el deporte olímpico de raqueta, por ello anuncia su programación cuando comienzan las finales y lo emite a una hora distinta a la anunciada. Deberían saber que a las 6 es la final de mixtos, luego las de dobles (tanto masculino como femenino) y, una vez finalizadas estas, se juegan los encuentros  individuales. Así son las cosas para los amantes del bádminton en España. No es la primera vez que me la juega la televisión española. 

Hay historias que son bonitas y que, incluso, acaban bien. Carolina Marín tiene 27 años, yo dejé el bádminton en el año 2001, después de viajar a Colombia.  Por desgracia no la conozco y, hoy por hoy, sin tener héroes a mi edad, me encantaría coincidir con Caro y decirle que es estratosférica, que jamás tendremos en España a una jugadora de su talento y, que, de alguna manera, es mi hija deportiva. Dediqué 17 años de mi vida al  bádminton cuando costaba dinero competir, desplazarse a los torneos por todo el país, organizar sin medios económicos competiciones a nivel regional y nacional, difundir un deporte en el que nadie creía... pero ahora es más fácil gracias a ti, Caro. Se agradece tanto esfuerzo, cuando, como ha sucedido hoy, pasas a la final del Toyota Open sin perder ningún set. Qué orgullo, qué satisfacción, Caro. 

Por motivos de seguridad, debido a la pandemia, el calendario se ha reducido a cinco  “Open 1000” y un máster final. Carolina, incluido el disputado hoy, ha ganado los cinco. El último en la capital de Thailandia. Es curioso, viajé a Thailandia en 1997, Caro tenía entonces 4 añitos. Estuve en Bangkok, donde ella hoy ha conseguido su último torneo, y viajé por todo el país: AyuthayaPitsanulokShukhotaiSrisatchanallLampang, Chiang Rai, Chiang Mai y Phuket. Gracias a Carolina he sacado mi álbum de fotos y lo he rememorado. Cuando estuve por allí era director técnico de la Federación de Bádminton de Castilla y León y alucinaba con la cantidad de practicantes de bádminton por todo el país, algo inaudito comparándolo con lo incipiente, entonces, del deporte en España. Y, precisamente hoy, en Bangkok, aquella niña que entonces tenía 4 años ha ganado a la número 1 del mundo. Lo que cambian las cosas en esos últimos años, todo un orgullo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba