lunes, 26 de febrero de 2007

VINOS DE TORO


Aproximadamente desde mediados del siglo XIX España ha sido tierra de vinos, varias han sido las regiones y luego las denominaciones de origen que han tenido y tienen viñedos, aunque hace poco más de dos décadas el único vino conocido fuera de nuestras fronteras era el Rioja. Los españoles consumíamos sobre todo vino de Rioja pero también Cariñena, Valdepeñas, Navarra, Jumilla, Bierzo, Toro…

Hace dos décadas se puso de manifiesto que la denominación de origen Ribera de Duero, con gran implantación en las provincias de Burgos y Valladolid, y algo menos en las de Soria y Segovia, iba a ser un duro competidor para los vinos de la región Rioja. Los vinos y bodegas castellanas empiezan a conocerse fuera de la nación...

Establecidas entonces estas dos zonas hegemónicas en estado español, el celebre crítico norteamericano Robert Parker, comentarista más poderoso del planeta, hasta tal punto que en Burdeos cada cosecha espera la bendición de Parker para poner el precio definitivo a sus vinos, visita a finales de los ochenta España y señala a los vinos de Toro, Jumilla y Priorato a ser los llamados a desbancar a los Rioja y los Ribera.

Toro es una denominación tradicional con un clima más duro y soleado que su vecino Ribera de Duero. Esto hace que sus uvas maduren con más rapidez. Antiguamente los vinos de Toro se utilizaban para mezclar con vinos más flojos y darles cuerpo. Las bodegas “de toda la vida” de la D.O. Toro son Fariña (Gran Colegiata), Vega Saúco y Muruve, entre otras. Siempre han hecho buen vino y fruto de ello, nunca mejor dicho, son, y han sido, los numerosos premios recibidos dentro y fuera de nuestras fronteras.

Desde hace diez o doce años pocos vinos han tenido en España el poder de atracción de Toro. Cuando Ribera de Duero estaba saturada, Mariano García, por esas fechas Director Técnico de Vega Sicilia, decidió buscar nuevos emplazamientos y eligió Toro. Mariano García compró las bodegas Mauro, vecinas a Vega Sicilia, elaborando en Toro su vino “San Román”. García es considerado el descubridor del potencial de Toro.
Desde entonces se fijan todas las miradas en tierras zamoranas y comienzan a desembarcar las grandes marcas nacionales y algunas internacionales.

Vega Sicilia sacó “Pintia” hace tres o cuatro cosechas y, obviamente, triunfa en las mejores catas del mundo. Las firmas Torres y Marqués de Riscal también se establecieron junto al Duero zamorano. El actor Gerard Depardieu que posee bodegas en Médoc (Burdeos), Norte del Ródano y Loira apuesta por Toro y saca su vino “Spiritus Sancti”. La bodega francesa de Burdeos, Flying Winemarkers, se establece y elabora el “Campo Elíseo”. Eguren de Navarra con “Numanthia” y luego con “Termanthia” consigue grandes puntuaciones entre los especialistas, se trata de dos de los vinos más caros de la denominación Toro, aunque se los quitan de las manos. Antonio Sanz de Rueda elabora “Orot” y la Bodega Dos Victorias de la misma localidad vallisoletana saca “Gran Elías Mora”. “Sobreño”, vino excelente, cuya casa está en la Rioja, es el vino oficial del Vaticano y de las líneas aéreas alemanas Lufthansa. “Villaester” es otro gran vino de unas bodegas navarras.
Sin olvidar a enólogos de la fama de Telmo Rodríguez con sus vinos “Gago” y “Pago de la Jara”. “Estancia Piedra” de un famoso financiero escocés y “Dehesa la Granja” de Alejandro Fernández, denominado también “el Pesquera de Zamora”, aunque no está acogido a la denominación de origen Toro.

Todos los vinos enumerados hasta ahora y algunos más como el “Gran Colegiata”
de Fariña, “Wences” de Vega Saúco, Bajoz, etc., son una pequeña lista de los vinos que han conquistado a enólogos nacionales y extranjeros.
En la actualidad más del sesenta por ciento de la producción se exporta al exterior, principalmente a Estados Unidos, Europa y Japón y todos ellos tienen premios en las mejores muestras internacionales.

No tan elegante en copa como el Ribera, los vinos de Toro tienen potencia, finura, personalidad, gran estructura, complejidad de aromas y un color extraordinario.

Además de Toro, que tanto ha cambiado en poco tiempo, el futuro de los vinos nacionales está ensanchando horizontes y abriendo caminos, conociéndose en todo el mundo denominaciones como Albariño, Rueda, Priorato, Jumilla, Valencia, Tarragona, Málaga, Jerez, Somontano…

Nuestro futuro en cuanto a vino se refiere, bebida tan saludable en su justa medida, está en buenas manos, esperemos que los precios no se disparen más y puedan conseguir conquistar adeptos dentro y fuera de España.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

ABAJO LA FIESTA NAZI-ONAL Y SUS DERIBADOS, QUE SIEMPRE FORMAN PARTE DE LO MISMO, HUMILLACION,TORTURA Y MUERTE DE LOS ANIMALES .

ASFOSO dijo...

??????????????????????????.
Todo puede ser válido dentro de un contexto, pero qué tiene que ver la tortura con los vinos de Toro?