Ir al contenido principal

DIARIO Y CAFÉ


Me gusta el café solo. No es que sea adicto pero me apetece tomarlo después de cada comida. Nunca me ha quitado el sueño. Algo distinto me pasa con la coca cola, si la tomo a partir de las seis de tarde me desvela, aunque rara vez tomo colas.
En alguna ocasión he coleccionado fascículos, libros o cd´s que acompañan a los diarios nacionales, es muy latoso adquirir algo por obligación, hay días en que lo que menos te apetece es leer el periódico, salir de casa o desplazarte hasta el quiosco más cercano para comprar tu coleccionable. En ocasiones y por variados motivos se te olvida, no ha llegado o se ha agotado. Total un fastidio.
De nuevo he caído en la tentación. La promoción trata de una colección de paquetes de café de 200 gramos de varios países cultivadores de dicho estimulante: Brasil, Colombia, Kenia, Indonesia, jamaica… Acompañan al diario El País todos los sábados y domingos durante unas semanas. Añadiendo un euro más al coste del periódico obtienes el paquetito.
El pasado sábado me encontraba en la Comunidad Valenciana y me acerqué a un quiosco para comprar El País. Cuando pedí al afable vendedor el café se quedó estupefacto. Era la primera noticia que tenía. Sabía de promociones de muñecas, relojes, cromos, miniaturas, pero lo del café era nuevo para él. Indagamos en la última página del diario y, efectivamente, había bonos para comprar una serie de cosas con El País aunque sobre café no aparecía nada.
Me personé en cuatro o cinco establecimientos de venta de prensa -incluso de otra localidad cercana- pero todos los vendedores se extrañaban. El último me dio una pista: Seguro que es una promoción de la que está exenta esta comunidad autónoma.
El caso es que me perdí el café de dos países aunque, al menos, no tendré que pedir por teléfono, como en otras ocasiones, el fascículo no adquirido. Simplemente me perderé el aroma de dos países cafeteros. No tiene importancia, pase lo que pase mi favorito seguirá siendo el café de Colombia.

Comentarios

Miguelo ha dicho que…
vaya... todo un cafetero jjj
te voy a contar lo que me pasa con el café. siempre pido cafe solo, y siempre siempre me preguntan extrañados ¿solo?. ¡si solo!

no se porque les extraña tanto???
Anónimo ha dicho que…
Tampoco Guatemala está nada mal.
Anónimo ha dicho que…
En un negocio de café, en Alcalá de Henares, me dijiste que el café de Jamaica superaba al de Colombia ¿entonces?
C.C.Buxter ha dicho que…
Yo me desenganché del café hace tiempo, básicamente porque me quitaba el sueño. Sin embargo, he vuelto a caer en el vicio, y ahora después de comer me tomo una taza de capuccino descafeinado...

Curiosa colección, tampoco había oído hablar de ella; aunque a estas alturas, a mí cualquier cosa que me digan que se colecciona, ya sea uñas de animales, aire de ciudades europeas o los diferentes alfabetos (por decir las primeras tonterías que me vienen a la cabeza), me lo creo. Yo sólo colecciono una cosa: puntos de libro.

Entradas populares de este blog

Castilla la Vieja, León, Vascongadas, Murcia y Castilla la Nueva

La lectura de un libro me ha trasladado a la época que me tocó vivir en tiempos del dictador Franco. Todo ha surgido cuando se describía, en un capitulo de la novela, un mantel de plástico decorado con el mapa de España de entonces. ¡Qué recuerdos! La geografía de España durante esos años era algo distinta a cómo es ahora. La actual Castilla y León estaba dividida es dos regiones; por un lado, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, acompañadas por las actuales autonomías de Cantabria y La Rioja (esta división se denominaba Castilla la Vieja), y por otro lado estaba León. Esta región la componían León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia. Castilla la Nueva estaba formada por las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y la actual Comunidad de Madrid. Murcia era Albacete y la provincia de Murcia. El País Vasco se denominaba Vascongadas. El resto de las comunidades autónomas tenían la misma distribución que en la actualidad. Recuerdo que contando 14 o 15 años teníamos, en mi

SEMANA FATÍDICA PARA EL CINE

Semana fatídica para el mundo del cine. Ingmar Berg man , director sueco, falleció ayer a los 89 años de edad. Autor de clásicos del cine como "El séptimo sello " o "Fanny y Alexander ", se encontraba retirado en su casa de la isla del Mar Báltico desde hace años. Bergman llegó a firmar más de 40 películas, entre ellas "Fresas salvajes " (1957), "Gritos y susurros " (1972), "Escenas de la vida conyugal " (1974) o "Sonata de otoño " (1978). Su obra más conocida es, sin duda, "El séptimo sello", de 1957, cumbre del cine protagonizada por Max Von Sidow, entre otros. Bergman abordó, con una visión casi siempre trágica, las relaciones entre hombres y mujeres, la muerte, la existencia de Dios o el sentido de la vida. Buena culpa de ello tuvo su educación religiosa y severa, elegida para él por su padre, pastor protestante. Hoy, un día después de la muerte de Bergman, nos ha dejado otro maestro del cine, Michelangelo Anton

Chlöe's Clue - Carmín y Rubor

Tras dos discos a sus espaldas repletos de historias, llantos y celebraciones aderezadas con apasionados ritmos de baile y de belleza, Raquel vuelve con un nuevo trabajo en el que se aprecia un cambio en su libro de estilo que ahora abraza sin corsés y con total admiración la música latina, donde el Tango, la Bossanova o el Bolero, se presentan con una mezcla natural y abrazada sin excesos, con una gran dosis de valentía y respeto, que acompaña y complementa su acuñado sonido. Su firma ya es una de las más personales en el panorama musical de nuestro país, por su originalidad, por la pasión de sus composiciones y por la falta de necesidad de contextualizar su música en ningún estilo que esté marcando tendencia en la música de nuestro entorno más cercano, porque su libertad compositiva y el arte que lleva dentro, no necesita anclajes, solo dosis elevadas de creatividad y de expresión visceral, desde su más pura esencia. Por ello su tercer disco viene con algunos cambios respecto a traba