lunes, 3 de diciembre de 2007

DIARIO Y CAFÉ


Me gusta el café solo. No es que sea adicto pero me apetece tomarlo después de cada comida. Nunca me ha quitado el sueño. Algo distinto me pasa con la coca cola, si la tomo a partir de las seis de tarde me desvela, aunque rara vez tomo colas.
En alguna ocasión he coleccionado fascículos, libros o cd´s que acompañan a los diarios nacionales, es muy latoso adquirir algo por obligación, hay días en que lo que menos te apetece es leer el periódico, salir de casa o desplazarte hasta el quiosco más cercano para comprar tu coleccionable. En ocasiones y por variados motivos se te olvida, no ha llegado o se ha agotado. Total un fastidio.
De nuevo he caído en la tentación. La promoción trata de una colección de paquetes de café de 200 gramos de varios países cultivadores de dicho estimulante: Brasil, Colombia, Kenia, Indonesia, jamaica… Acompañan al diario El País todos los sábados y domingos durante unas semanas. Añadiendo un euro más al coste del periódico obtienes el paquetito.
El pasado sábado me encontraba en la Comunidad Valenciana y me acerqué a un quiosco para comprar El País. Cuando pedí al afable vendedor el café se quedó estupefacto. Era la primera noticia que tenía. Sabía de promociones de muñecas, relojes, cromos, miniaturas, pero lo del café era nuevo para él. Indagamos en la última página del diario y, efectivamente, había bonos para comprar una serie de cosas con El País aunque sobre café no aparecía nada.
Me personé en cuatro o cinco establecimientos de venta de prensa -incluso de otra localidad cercana- pero todos los vendedores se extrañaban. El último me dio una pista: Seguro que es una promoción de la que está exenta esta comunidad autónoma.
El caso es que me perdí el café de dos países aunque, al menos, no tendré que pedir por teléfono, como en otras ocasiones, el fascículo no adquirido. Simplemente me perderé el aroma de dos países cafeteros. No tiene importancia, pase lo que pase mi favorito seguirá siendo el café de Colombia.

4 comentarios:

Miguelo dijo...

vaya... todo un cafetero jjj
te voy a contar lo que me pasa con el café. siempre pido cafe solo, y siempre siempre me preguntan extrañados ¿solo?. ¡si solo!

no se porque les extraña tanto???

ANA DE LA ROBLA dijo...

Tampoco Guatemala está nada mal.

Anónimo dijo...

En un negocio de café, en Alcalá de Henares, me dijiste que el café de Jamaica superaba al de Colombia ¿entonces?

C.C.Buxter dijo...

Yo me desenganché del café hace tiempo, básicamente porque me quitaba el sueño. Sin embargo, he vuelto a caer en el vicio, y ahora después de comer me tomo una taza de capuccino descafeinado...

Curiosa colección, tampoco había oído hablar de ella; aunque a estas alturas, a mí cualquier cosa que me digan que se colecciona, ya sea uñas de animales, aire de ciudades europeas o los diferentes alfabetos (por decir las primeras tonterías que me vienen a la cabeza), me lo creo. Yo sólo colecciono una cosa: puntos de libro.