lunes, 10 de diciembre de 2007

ESCLAVOS DE SU CUERPO


El otro día me puse un poco pesado con mi viaje a Rumania en la época del dictador Ceaucescu. La eminente –y no menos bella- Ana de la Robla dejó un comentario en dicha entrada sobre nuestro orbe civilizado y democrático asegurando (estoy con ella) que las cosas por aquí tampoco son muy halagüeñas que digamos.
Hablaba del aeropuerto JFK de Queens, New York y de lo que podías encontrarte allí sin buscártelo. Mi cuñada es filóloga de inglés y viaja todos los años con sus alumnos de su Instituto a Nueva York. Cuando cuenta anécdotas de ese maldito aeropuerto se te ponen los pelos como escarpias. En una ocasión en la aduana un policía le preguntó si hablaba inglés y contestó: a little (un poquito). Cuando se enteraron que era la profe de inglés del grupo se las hicieron pasar canutas.
Ana comenta asimismo que vio unas fotos y leyó que en Tailandia, un gobierno supuestamente democrático (donde está prohibido hablar en público de los Reyes, por ejemplo) obligan a los niños a prostituirse. No lo sé pero al menos hacen la vista gorda. Durante casi un mes visité Tailandia y Camboya. Tras un sensacional viaje en las lujosas líneas aéreas Thay –el viaje más confortable que he realizado- entre la norteña y montañosa Chiang Mai y Phuket, me establecí en Kata (cercana a la playa que destruyo la tsunami recientemente). Allí alquilábamos un taxi y todas las noches nos desplazábamos a cenar marisco y pescado reciente a Phuket Town. Era delicioso elegir personalmente el género todavía vivo. En pleno centro de la ciudad había instalados, en una alameda de gran extensión, unos garitos con grandes terrazas. Constaban de bar y zona de exhibición del material –humano- sexual al aire libre. Allí se ven situaciones grotescas. Hombres europeos y norteamericanos de 50 a 90 años caminan por la calle con jovencitas (y jovencitos) tais de 14 y menos años. Por lo general, estos hombres tienen la típica nariz roja de beodo y un aspecto que hace sospechar que en sus países nunca entraron en las listas de los físicamente atractivos. Sin embargo las muchachas son muy hermosas, con caritas infantiles aunque muy delgadas. Por sus características étnicas son de baja estatura, entre 1.55 y 1.40, por lo que parecen mucho más jóvenes de lo que son, en tanto que los varones americanos y europeos sobrepasan fácilmente el 1.85 y en sus panzas podrían albergar varios barriles de cerveza, o a la niña de turno con dos de sus amigas. El resultado es que la parejita que va de la mano parece la de una bestia antediluviana de 200 kilos con una dulce bella de doce años.
Cuando estuve en la isla habían desembarcado marines estadounidenses. Permanecieron allí durante la misma semana que yo. Eran los típicos tiarrones que vemos en las películas, con mucho músculo, variados tatuajes y poco cerebro. Todos los días frecuentaban esos garitos que estaban en el centro y a la vista de todos los paseantes. La mayoría estaban borrachos o drogados. Otros paseaban diligentemente con efebos que no llegaban a los quince años hacía una habitación cercana para satisfacer sus más bajos instintos.
Estoy en contra de la violencia pero viendo la manera de actuar de estos descerebrados hubiera cargado contra ellos -pobrecito de mí- y les hubiera recordado, si poseyeran la facultad de conocer, analizar y comprender, los derechos internacionales de los niños y de los seres humanos en general.
Me avergüenzo de la poca dignidad que tienen algunas personas ¿no tendrán hijos, familiares de esa edad? Mejor no seguir. Anuski me sentí muy triste cuando te referiste a Tailandia en tu comentario y me siento ahora aún más triste al recordar esta historia que no podré olvidar. El problema es que todo sigue igual y al parecer no podemos hacer nada. Mierda.

9 comentarios:

Miguelo dijo...

bufff un tema duro donde los haya. es una autentica verguenza. y el gobierno que no hace nada unos bastardos.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Gracias por tu comentario, mi querido Luis. Y por tu sensibilidad. Es una lástima. El mundo podría ser hermoso, ¿verdad?
Un beso.

Luis López-Cortés dijo...

Miguelo, los gobiernos no son bastardos, simplemente son políticos.

Querida Ana, el mundo puede ser hermoso dependiendo del lugar donde hayas nacido. Hay dos clases sociales: los ricos y los pobres. Cierto, podría ser hermoso y, seguramente, sea menos difícil de lo que creemos. Otro beso para ti.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Primer comentario en esta bitácora...el primero de muchos, espero.

No sé si apreciar lo que para nuestros cánones occidentales es salvajismo en otras culturas (por ejemplo, el trato a las mujeres en los países islámicos) cuando hasta en nuestros barrios no hacemos nada para impedir que una mujer sea agredida por su pareja, a veces con resultado de muerte.

Ciertamente que lo que sucede con niños en el Sudeste Asiático es horrible...que gente se haya aprovechado de la orfandad que dejó el Tsunami de hace un tiempo para satisfacer intereses carnales mediante la corrupción de autoridades.

¿No podemos hacer nada? Claro que se puede hacer algo...quizás sean pasos muy pequeños, pero querer es poder y se va a ir logrando crear conciencia mayor al respecto. Saludos cordiales.

Luis López-Cortés dijo...

Bienvenido Luis Alejandro. Estoy seguro que pueden darse pasos pequeños, en ello estamos, pero realmente son las autoridades y los poderes de todo tipo los que tienen la "sartén por el mango"- Es bueno concienciar a la sociedad pero hay que dar pasos más concretos y más contundentes. A por ellos.
Saludos.

Luis López-Cortés dijo...

L. Alejandro gracias por añadirme a tus favoritos. Haré lo propio.

Raquel dijo...

Sí, es mucha pena. El caso es que no es sólo ni en Rumanía ni en Tailandia y lo sabemos.
Un abrazo

C.C.Buxter dijo...

La hipocresía en la que vivimos: que muchísimos turistas occidentales ejerzan como pederastas ocasionales no preocupa mucho, pero que Houellebecq escriba una novela sobre eso es totalmente inaceptable y hay que demandarle

Luis López-Cortés dijo...

Raquel, tienes razón esto es una plaga que ocupa el universo.

Javi, Houellebecq es un provocador y vive de eso. Es totalmente inaceptable lo que escribe pero que se ocupen otros de él ¿no te parece?.

Saludos a ambos.